Navigation

Roche abre más esperanzas en la lucha contra el VIH

La nueva droga de Roche podría salir al mercado hasta el próximo año Keystone

La firma suiza Roche ha desarrollado un nuevo medicamento capaz de impedir la entrada del VIH a las células humanas. Su precio será elevado.

Este contenido fue publicado el 08 julio 2002 - 17:40

Se denomina T-20 y, según los resultados de las pruebas clínicas divulgadas este lunes, reduce considerablemente el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en la sangre de los pacientes.

Este primer inyectable del nuevo tipo de medicinas conocido como "fusión de inhibidores" saldría al mercado en la primera parte del próximo año.

El fármaco actúa de manera totalmente distinta a los de las terapias conocidas, porque ataca el virus antes de que éste entre a la célula. Esta particularidad acrecienta las esperanzas de los pacientes que deben someterse a la opción de tratamientos exhaustivos.

Las conclusiones de dos ensayos clínicos revelados en la Conferencia Mundial del SIDA, en la ciudad española de Barcelona, demuestran que los pacientes medicados con el T-20 y los viejos medicamentos duplicaron la reducción del VIH en su sangre, incluso hasta un nivel indetectable.

Los resultados fueron anunciados por Roche y la empresa biotécnica de Estados Unidos, Trimeris Inc.

Resistencia a la droga

"Es sorprendente y muchísimo mejor de lo esperado", sostuvo el renombrado científico, Bonaventura Clotet, al tiempo de recalcar que los pacientes tratados tenían graves problemas de resistencia a la droga.

En un 37% de los pacientes tratados en el primer ensayo con T-20, durante 24 semanas, dejó de aparecer el virus, mientras que eso fue notable sólo en un 16% de quienes siguieron una terapia con medicamentos antiguos. Un segundo estudio estableció en 20 contra 14 el margen de éxito.

Tras un leve respiro que permitió la introducción de cócteles de fármacos combinados, en 1996, reaparece el creciente problema de la resistencia a los medicamentes contra el SIDA, causados por la mutación del VIH.

Esas terapias basadas en un nuevo tipo de drogas denominadas inhibidores proteicos que por primera vez consiguieron controlar eficazmente el VIH/SIDA, en varios pacientes.

Los científicos esperan obtener un paso similar con la aplicación del T-20 y renovar las esperanzas de aquellos pacientes, cuyo organismo ya no responde positivamente al tratamiento con las drogas conocidas.

Roche y Trimeris piensan solicitar en Estados Unidos la autorización respectiva para producir el medicamento en la segunda mitad de este año. La petición será tratada con celeridad.

Medicamento caro

Las dos empresas no han revelado aún el costo de la nueva droga, aunque Roche admite que será cara.

Según David Reddy, jefe de concesiones VIH de Roche, T-20 es la proteína más complicada que Roche jamás produjo, porque el procedimiento de elaboración exige 106 pasos de síntesis química.

"Será más cara que otras drogas contra el VIH", precisó.

El T-20 es una larga cadena de proteínas y, por ende, deberá ser administrada por inyección subcutánea en vez de grageas, porque de no ser así no llegaría a la corriente sanguínea.

Este hecho podría limitar su uso, razón por la que los analistas predicen más bien ventas anuales modestas de entre 300 y 600 millones de dólares.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.