Navigation

Apoyo desde Suiza a cruzada sanitaria en Argentina

Carina Vetye-Maler conversa en Buenos Aires con swissinfo.ch ​​​​​​​ (Foto Norma Domínguez) Norma Domínguez

‘Amigos de Carina’ nació en Zurich hace 4 años, cuando un grupo de suizos se unieron para apoyar el trabajo que la farmacéutica Carina Vetye-Maler realiza en el centro de salud de 'Villa Zagala', uno de los barrios más pobres del Gran Buenos Aires.

Este contenido fue publicado el 07 junio 2018 - 11:00
Norma Domínguez, Buenos Aires

La labor de la ONG le ganó uno de los dos reconocimientos entregados este año por la Embajada de Suiza a los mejores Proyectos de Cooperación en Argentina. 

Hoy su trabajo no consiste solamente en repartir las medicinas, sino que brinda charlas educativas  sobre nutrición, higiene, cuidado dental y anticoncepción, entre otras, y atiende especialmente casos urgentes como diabetes, VIH y otras enfermedades infecciosas.

Visitando a las familias en el barrio desfavorecido de Villa Zagala. friendsofcarina.ch

Carina Vetye-Maler es determinada y sensible al mismo tiempo. Con una paciencia infinita, con una sonrisa permanente, parece una maestra de niños a la hora de explicar a swissinfo.chEnlace externo los flagelos que agobian a los barrios donde trabaja.

Involucrada con la realidad social de 'Villa ZagalaEnlace externo', lleva como una experta matemática un preciso registro de las necesidades que debe atender, los recursos con los que cuenta y los que deberá conseguir para poder cubrir (al menos, básicamente) la demanda de los 20 000 a 30 000 habitantes de la zona.

Las caras de la pobreza pueden ser infinitas

Vetye-Maler cuenta que trabajar en la zona es peligroso. El barrio que asisten es muy carenciado y es común ver que dentro de viejas fábricas abandonadas se ha formado un asentamiento con decenas de familias, generalmente bajo muy malas condiciones de higiene e infraestructura.

Lamentablemente, en el centro de salud municipal donde tienen la farmacia, hay pocos médicos, así que muchas veces el rol de las enfermeras y de los farmacéuticos es muy importante. Ella y su equipo proporcionan los medicamentos (siempre con la receta correspondiente) y explican al paciente cómo usar el medicamento correctamente, porque los doctores no tienen tiempo:

“Por ejemplo, yo he creado unas tablas que llevo por paciente crónico, para controlar si retiran mensualmente sus medicinas. Así me doy cuenta si el hipertenso se está cuidando, si el diabético hace el tratamiento, si llevan los anticonceptivos, etc. Y si es necesario, los visitamos personalmente para recordarles que deben tratarse”.

El tema de la pobreza es complejo desde donde se lo mire, explica. Empezando por la alimentación inapropiada, que provoca sobrepeso, diabetes, hipertensión, caries, colesterol, etc., hasta la falta de higiene y el hacinamiento en el que viven muchas familias es causa de infecciones y enfermedades.

También el problema de las drogas hace estragos en las márgenes, hay gente con armas y la policía prácticamente no entra a estos barrios, relata.

La tarea pedagógica de la salud

Aprendiendo a cepillar los dientes. friendsofcarina.ch

La especialista apuesta a la educación para su cruzada por la salud. Gran parte de su tarea es dictar cursos y charlas en escuelas y en espacios sociales para niños, adultos y maestros.

“Me gusta ir a las escuelas para enseñarles a los chicos a cepillarse los dientes. Y si están los maestros, los padres y abuelos, mejor. Hay que explicarles que los dientes deben ser cuidados y que los dulces y la gaseosas colas tienen mucho azúcar. Hay niños que a los 12 años ya han perdido la mitad de sus dientes”

“También explicarles cómo se debe comer saludable, porque hay mucho consumo de harinas y pocos vegetales, por ejemplo. Eso provoca obesidad y diabetes. La tasa de diabetes entre los habitantes de barrios marginales es altísima”

Con el corazón en la mano

A finales de 2008 comenzó a funcionar la botica con farmacéuticas argentinas voluntarias, en una superficie de 12 m2. friendsofcarina.ch

Solidaria, agradecida por lo que tiene y porque creció en la prosperidad, sin prejuicios, comprensiva, serena... Vetye-Maler confiesa que no tiene miedo a transitar por los barrios marginales.

Sabe que hay mucho por hacer y ella quiere ayudar, aportar su granito de arena para que los habitantes de esos lugares desfavorecidos sepan que hay gente que les presta atención y que está dispuesta a ayudarlos.

“Quiero que las futuras generaciones estén mejor…”


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.