Navigation

Concurso para luchar contra la esclavitud

En Costa de Marfil, los niños son explotados en la filial del cacao. AFP

Estudiantes de la Universidad de Ginebra participan en un concurso excepcional tendiente a poner de relieve el riesgo de tráfico de seres humanos en los negocios globales y a buscar soluciones.

Este contenido fue publicado el 07 diciembre 2011 - 16:18
Malcolm Curtis, swissinfo.ch

La estrategia invita a estudiantes a proponer a las empresas formas de hacer frente a la que se ha convertido en la tercera actividad criminal en el mundo tras los comercios de armas y estupefacientes.

Con frecuencia oculto, el tráfico humano incluye el trabajo infantil y el trabajo forzado de hombres y mujeres, prácticas ilegales que someten a millones de personas y generan beneficios anuales por alrededor de 32 mil millones de dólares (29 mil millones de francos suizos), según la ONU.

Para contribuir en la lucha contra ese fenómeno, el End Human Trafficking Now (EHTN) (Alto ya al tráfico de seres humanos), una ONG con sede en Ginebra, el grupo Manpower y la Escuela de Estudios Superiores de Comercio (HEC) de la Universidad de Ginebra lanzaron un concurso, el primero en su género de una universidad suiza.

Fundada en 2006, EHTN desarrolla una campaña en diversas empresas para crear conciencia sobre la trata de personas, sus causas y sus víctimas. La estrategia incluye la advertencia sobre los riesgos para la reputación de las firmas que exportan una parte de sus actividades, sin prestar atención a las condiciones de trabajo en el sitio elegido.  

“Hay más esclavos hoy que en cualquier otro momento de la historia", puntualiza el abogado estadounidense Charles Adams, miembro del Consejo de EHTN. "El mundo empresarial tiene la responsabilidad de luchar contra este flagelo, teniendo en cuenta toda la cadena de la producción , incluyendo a los subcontratistas”.

Problemas suizos

El trabajo infantil en condiciones de miseria persiste en países como la India y China, donde empresas occidentales, incluidas algunas de Suiza, subcontratan la producción, de acuerdo con Rasha Hammad, vocera de EHTN.

“Es un gran problema que empieza a ser discutido públicamente”, dijo Rasha Hammad. 

En Suiza, la trata de personas ha sido asociada de manera común con el comercio sexual y las condiciones de servitud  a las que son sometidos trabajadores domésticos extranjeros, en particular en casas de diplomáticos.  

Un informe publicado en junio por Washington también criticó a Suiza por el incumplimiento de las normas mínimas para la eliminación del tráfico de seres humanos. 

El informe condena en particular la falta de medidas contra la prostitución de personas menores de 18 años, cuando Berna se comprometió a combatirla.

En su informe de 2010, la Policía Federal de Suiza estimó entre 1.500 y 3.000 el número de víctimas del tráfico de seres humanos en Suiza, que incluye prostitución de mujeres procedentes de Hungría, Rumania, Bulgaria y Brasil, así como hijos de gitanos de Europa del Este forzados a mendigar y robar en las ciudades helvéticas.

Actuar ahora

Sin embargo, estas cifras representan solamente la parte visible del iceberg y no incluyen las víctimas fuera de Suiza que trabajan para proveedores de compañías con sede en Suiza, dice Hammad.

La compañía más grande del mundo en la elaboración de alimentos, Nestlé, tuvo que defenderse hace unos años tras la publicación de informes que ponían al descubierto la explotación en Costa de Marfil, de miles de niños en la producción de cacao, utilizado para la fabricación de chocolate.  

La multinacional suiza se comprometió a adoptar una política de “comercio justo” para su abasto de cacao. 

Sin embargo, EHTN destaca su interés en señalar a las empresas que actúan progresivamente contra la trata de personas, más que culpar a aquellas que han actuado en forma errónea en el pasado.

La organización elogia a las empresas suizas, como el operador turístico Kuoni, que ha adoptado medidas para garantizar que las compañías de hoteles con las que trabaja implementen políticas contra la explotación de los niños, por ejemplo.

La ONG también citó como ejemplo la legislación del estado de California que requiere que los grandes minoristas y los fabricantes divulguen las acciones que emprenden para combatir el tráfico de seres humanos.

Cambiar el futuro

El concurso estudiantil es organizado con el apoyo de la HEC (Escuela de Estudios Superiores de Comercio) de la Universidad de Ginebra, la asociación de estudiantes de la misma institución, y en asociación con el Grupo Manower.

Stuart Marvin, portavoz de esa empresa de reclutamiento de personal, dijo que la compañía decidió apoyar el concurso dado su amplio interés en el tema.

“Nosotros tratamos con personas que trabajan y queremos estar seguros de que esas personas trabajen en condiciones correctas”, señaló.

El profesor Michel Léonard, responsable del HEC, destaca por su parte que, a diferencia del pasado, los actuales programas educativos hacen hincapié en la concienciación ética y las preocupaciones sociales.

Es necesario cambiar la forma de capacitación de los directivos dijo, señalando la introducción en el HEC de Ginebra de una Maestría en responsabilidad corporativa, como un signo del cambio de los tiempos.

El concurso

Los estudiantes deben enviar textos de entre 6.000 y 9.000 palabras en inglés o francés sobre el tráfico humano y sus implicaciones en los negocios.

El término “tráfico humano”  alude a las actividades en las que una persona es sometida por otra. Los ejemplos incluyen el trabajo forzado, el trabajo infantil, el tráfico sexual, la servidumbre involuntaria doméstica y el reclutamiento infantil, entre otros.

El Protocolo de las Naciones Unidas para prevenir, suprimir y castigar el tráfico de personas, sobre todo mujeres y niños (conocido como Protocolo de Palermo), ha sido ratificado por 142 países, pero su contenido no es obligatorio.

El concurso está abierto a estudiantes matriculados en cualquier universidad suiza en el ciclo escolar 2011-2012. Un artículo puede ser escrito por uno o varios estudiantes.

Los textos deberán explorar uno o varios aspectos del tráfico de seres humanos y sus consecuencias para el sector privado. Los participantes deberán sugerir medidas sobre cómo limitar el impacto de ese flagelo en los negocios y la sociedad y prescribir recomendaciones para empresas y otras organizaciones.

Los tres mejores artículos recibirán premios en metálico de 2.500, 1.500 y 1.000 francos suizos.

El plazo para la entrega de los documentos es el 30 de junio de 2012.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.