Suiza realiza menos pruebas de COVID-19 que sus vecinos

Las autoridades federales recomiendan ampliar las opciones de pruebas. En la imagen, por ejemplo, se muestra la aplicación de una de ellas a una persona sin que descienda de su vehículo. Keystone / Laurent Gillieron
Este contenido fue publicado el 11 septiembre 2020 - 14:50
RTS/ac

Las autoridades federales recomiendan ampliar las opciones de pruebas. En la imagen, por ejemplo, se muestra la aplicación de una de ellas a una persona sin que descienda de su vehículo.

La nación alpina está haciendo menos pruebas de coronavirus que sus vecinos europeos o Estados Unidos, según un informe de la emisora pública suiza RTS.

Durante el verano, un promedio de 5.3 personas por cada 1 000 se sometieron a la prueba de frotis cada semana, según un análisis de RTS divulgado este viernes. En los vecinos Francia y Alemania, la cifra se acercó a 8 y llegó a 17,6 en EE. UU.  

Contenido externo

A pregunta de la RTS, la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP) señaló que la capacidad máxima de pruebas en Suiza fluctúa entre 20 000 y 25 000 de muestras por día mientras que se realizan de 16 000 a 17 000 actualmente, con lo que descartó que hubiera insuficiente capacidad.

La dependencia señaló que está trabajando "para asegurar un volumen aún mayor" de pruebas.

En Suiza, las pruebas se realizan en estructuras médicas tradicionales como hospitales y clínicas. Para mejorar el acceso, las autoridades federales recomiendan ampliar las opciones para la realización de pruebas.  

Además, los test se aplican casi exclusivamente a personas que muestran síntomas del virus, y la responsabilidad de decidir quién debe someterse a una prueba recae en los cantones.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo