Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Una colonia de vampiros a las puertas de Berna

No son animalitos bellos, pero tampoco son peligrosos.

(Keystone)

Después de una pausa forzada por su traslado, el pabellón zoológico de la fauna nocturna ‘Nocturama” reabrió sus puertas en Kerzers.

Lo hizo con una novedad: una colonia de murciélagos sudamericanos que se nutren exclusivamente de sangre.

Caspar Bijleveld, director de Nocturama.

Los animales se mueven libres como en el bosque.

“Hay que esperar un instante para adaptar la vista a la oscuridad”, declara a swissinfo el director, Caspar Bijeveld.

El ambiente cálido y húmedo está prácticamente inmerso en las tinieblas. La magnitud del pabellón es percibido gracias a la languidez del algunos puntitos luminosos.

Son las únicas fuentes de luz que permiten a los visitantes orientarse y leer las placas explicativas.

Noche en pleno día

En Nocturama, el pabellón zoológico único de su género en Europa, se ha invertido el ciclo del día y la noche.

En la noche se recurre a reflectores para simular la luz del sol. “Mientras que en el día se atenúa la luz natural que llega desde el exterior – gracias a un filtro especial colocaco en el techo de vidrio-, hasta reducirla a una especie de claridad lunar”, explica el biólogo.

Es todo lo que hace falta para observar a los animales nocturnos. Ver cómo el murcieguillo, cuya silueta comienza a distinguirse en el fondo azulado del cielo, está a un par de metros encima de nuestras cabezas.

Sin inmutarse ante los numerosos visitantes, el curioso animal cruza despacio, despacito, hacia uno de los árboles tropicales que dan al pabellón el aspecto de un bosque nocturno.

Algo distante, un erizo observa la escena. Luego se aventura al mismo ramo y el perezoso inicia, después de un instante, una lentísima marcha detrás, despreocupado del vampirillo que revolotea a su alrededor.

Como estar en libertad

“Es como si estuvieran libres en el bosque”, comenta Caspar Bijleveld y añade: “todos son animales que viven en las regiones de América meridional y central”.

De hecho, la mayor parte de esos animales que pueblan Nocturama – paca, tigrillos, armadillos, lechuzas, caimanes, anacondas verdes, simios nocturnos y otros -, vienen de Bélice.

Concretamente de la gran reserva natural de 120 kilómetros cuadrados que fue creada por la Fundación Papillorama, organización que además del zoológico nocturno apoya una enorme pajarera diurna denominada Papillorama. En ese lugar se puede apreciar sobre todo innumerables mariposas tropicales de una cincuentena de especies distintas.

Vampiros

Pero la gran atracción en la actualidad está en el ángulo oscuro del zoológico. “Para la reapertura de Nocturama, después de su traslado de Marin, recibimos algo muy especial”, anuncia orgulloso Caspar Bijleveld, señalando un nicho de cristal débilmente illuminado: “vampiros de Sudamérica”.

El regalo es del profesor Uwe Schmidt de la Universidad alemana de Bonn, quien ha criado vampiros por veinte años. En el momento de jubilarse dicidió ponerlos al cuidado del zoológico nocturno de Kerzers.

Estas bestiecillas que se nutren exclusivamente de sangre, son una rareza para admirar detrás de una lámina de vidrio. “no es por que los vampiros sean peligrosos, sino para proteger a los visitantes de cualquier incidente eventual”, precisa.

En realidad, sostiene el director de Nocturama, hay gente que se divierte espantando a los perezosos en sus escondites. O que para verlos mejor aproxima la llama de un mechero. Al decir esto señala un grupo de objetos negruzcos que se encuentran a unos treinta centímetros encima de mi cabeza.

Son inofensivos, pero se da instintivamente un paso atrás. Se comprende entonces por qué cuidan la seguridad del vampiro poniéndolo detrás de una lámina de vidrio.

swissinfo, Fabio Mariani
(Traducción: Juan Espinoza)

Datos clave

Oscuridad: el techo de Nocturama filtra 1.000 voltios de luz solar.
Temperatura constante en el pabellón: entre 25 y 28°.
Humedad relativa: 85%

Fin del recuadro

Contexto

El promotor de Papillorama, Maarten Bijleveld (padre del actual director) ha creado en 1989 la reserva natural de Shipstern, en Bélice, sobre todo de bosque tropical y laguna.

En la reserva viven, entre otros, tucanes, garzas, pumas y jaguares.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×