Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Igualdad de derechos


¿Cuándo votarán los suizos sobre matrimonios gays?







Las parejas del mismo sexo pueden registrar formalmente su relación en Suiza, pero el matrimonio gay no está reconocido. (Keystone)

Las parejas del mismo sexo pueden registrar formalmente su relación en Suiza, pero el matrimonio gay no está reconocido.

(Keystone)

Las históricas decisiones en Estados Unidos e Irlanda en favor de los derechos de los homosexuales ocuparon importantes espacios en los medios de prensa helvéticos. ¿Qué hacen en Suiza para reforzar el estatuto jurídico de las parejas homosexuales?

La Suprema Corte de Estados Unidos legalizó en junio pasado las nupcias entre personas del mismo sexo, alrededor de un mes después de que en Irlanda la ciudadanía aprobara en las urnas una propuesta para ampliar los derechos civiles al matrimonio de parejas de homosexuales y lesbianas.

¿Cuánto tiempo habrá que esperar para que los suizos puedan votar una propuesta semejante en un país líder en democracia directa?

“Pronto, espero”, dice Bastian Baumann.

El secretario general del grupo Pink Cross (Cruz Rosa), señala que una votación a escala nacional otorgaría un alto grado de legitimidad pública a una de decisión en ese sentido. 

La desventaja es que podría pasar mucho tiempo antes de que los votantes pudieran tener la palabra. El procedimiento político previo a un escrutinio, en el que participan el Gobierno, el Parlamento y la población en general, a menudo dura varios años.

Las decisiones en el extranjero, sin embargo, tendrán sin duda un impacto directo en la política suiza. “Los políticos no reciben órdenes. Sin embargo, el resultado o veredicto (de las urnas) puede contribuir a aumentar la conciencia pública y a ejercer presión” anota Baumann.

Petición en curso

Resultaría sorprendente que no hubiera planes inmediatos para lanzar una iniciativa popular tendiente a convocar una votación en torno al tema. Pero ese procedimiento es costoso y requiere considerables recursos personales.

En cambio, los grupos de interés confían en una propuesta hecha por los Verdes Liberales. El pequeño partido centrista busca que el Parlamento introduzca una enmienda constitucional que garantice protección legal para todas las parejas, independientemente de su identidad sexual.

Pacto civil de solidaridad (PACS)

El término alude a una forma de unión civil entre dos adultos bajo la ley francesa. El PACS establece derechos y responsabilidades pero menos que un matrimonio, en particular en materia de adopción. Ofrece un cierto estatuto legal a las parejas del mismo sexo, pero es utilizado mayoritariamente por parejas de sexo opuesto.

Una forma de unión civil ha sido establecida en unos 20 países, principalmente en Europa y América del Norte, desde finales de 1990. Suiza no reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero introdujo la posibilidad de registro para las parejas del mismo sexo - una especie de ‘Pacs light’- en 2007 luego de un escrutinio nacional celebrado dos años antes.

En un intento por apoyar la medida, grupos de interés lanzaron una petición pública, no vinculante, pero con valor simbólico.

“Creemos que es importante que todas las personas, independientemente de su orientación sexual o identidad de género, puedan contraer nupcias en Suiza. Queremos una apertura en el matrimonio y que los derechos asociados sean concedidos sin condiciones”, dice Maria von Känel, directora ‘Rainbow Family’, organización que aglutina los movimientos sobre el particular.

La petición será entregada a los senadores probablemente en noviembre, cuando se espera que el comité concernido debata el tema. El comité de la cámara baja votó a favor en febrero.

Hasta el momento, han recogido 10 000 firmas en apoyo de la petición.

¿Saturación?

“Hemos logrado nuestro objetivo mínimo”, dice Baumann. “No estoy seguro de que podamos tener una mejora sustancial a menos de que hagamos un esfuerzo extra”.

Cuando se compara con el mínimo de 100 000 firmas necesarias para una iniciativa popular o el número de firmas para una petición similar hace más de una década, Baumann adquiere un tono crítico.

Refiere un sentimiento de saturación y una falta de compromiso político por parte de la comunidad gay y lesbiana. Baumann dice que eso es sintomático de la situación en Suiza, con una sociedad que está a favor de los derechos de los homosexuales pero sin ofrecer ninguna certidumbre legal.

Argumenta que otros países han avanzado mucho más, mientras que “Suiza se ha quedado estancada durante los últimos diez años”.

En 2005, los votantes suizos fueron pioneros al aprobar una decisión parlamentaria para conceder a las parejas del mismo sexo el derecho a registrar formalmente su relación.

Una película estrenada el año pasado traza la historia del movimiento gay en Suiza, que pasa de una política represiva a una sociedad más abierta que emerge más o menos alrededor del cambio de milenio.

Las elecciones pueden influir

Baumann y von Känel confían que es el momento de impulsar sus demandas. Citan una encuesta realizada en mayo, según la cual el 71% de los ciudadanos estaría a favor de permitir el matrimonio de parejas del mismo sexo.

La campaña para las elecciones parlamentarias de octubre representa una buena oportunidad para conseguir apoyo.

Von Känel agrega que no solamente la izquierda, sino también algunos partidos de centro incluyen los derechos de los homosexuales en sus plataformas de campaña, con la esperanza de atraerse un segmento potencial de electores.

Para Baumann, sería del interés de los defensores de los derechos de los homosexuales apoyar públicamente a los políticos que tratan de promover los derechos de las minorías.

Sugerencias

Aspectos adicionales para un amplio debate público estarían en un documento del Gobierno presentado por la ministra de Justicia Simonetta Sommaruga en marzo. El informe plantea la idea de añadir el pacto de solidaridad, conocido comúnmente como PACS, como una forma legal de unión civil entre dos adultos.

La propuesta ha sido bien recibida por la asociación Rainbow Family. “Necesitamos abrirnos al matrimonio de las personas lesbianas, gays y transexuales para finalmente tener los mismos derechos”, dice von Känel.

Los votantes tendrán la última palabra sobre los cambios propuestos a la Constitución, agrega, siempre y cuando el Parlamento logre antes un acuerdo sobre la reforma.


Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch



Enlaces

×