Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

"Oriente Medio necesita desesperadamente una caricia del cielo"


Por Islah Bakhat


Inserir

Los coptos de la Suiza de expresión francesa se preparan para la Navidad entre la compasión por los sufrimientos de los cristianos de Oriente y la esperanza de un nuevo amanecer, que cicatrice las heridas y devuelva la coexistencia pacífica entre los pueblos de la región y del mundo entero.

Domingo, 14 de diciembre de 2014, 8:30 am. Hay un cielo gris y cae una lluvia ligera. Rostro sonriente y hospitalidad oriental, Anba Luka, obispo general del sur de Francia y de la Suiza de habla francesa, nos abre la puerta de la Iglesia Copta Ortodoxa de la Virgen María en Meyrin, cerca de Ginebra.

La misa comenzará pronto. Los fieles afluyen poco a poco. La Navidad se ve, se siente, se escucha. Árbol, belén, guirnaldas, estrellas, incienso, glorificaciones, alabanzas, oración y música. Pero el perfume es oriental y las sonoridades exóticas. Las canciones mezclan copto, árabe y francés.

La comunidad copta de la Suiza francófona, que cuenta cerca de 400 familias, se prepara para celebrar la Navidad que se celebra el 7 de enero, al término de 43 días de ayuno vegano.

Después de la misa, se mezclan colores y sabores. Habas y taamiya de Egipto con patatas kétchup-mayonesa, para estimular a los pequeños. Luego, bajo los iconos y los tonos áureos de una decoración típicamente ortodoxa, cantan a Jesús niños tocados con cuernos de renos o bonetes rojos y blancos.

A la hora de expresar sus deseos para el año nuevo, los fieles, jóvenes y viejos, manifiestan su solidaridad con sus hermanos cristianos, exiliados por la fuerza de Siria e Irak, y su nostalgia de la convivencia pacífica y serena entre cristianos y musulmanes que reinó durante siglos en los países árabes, y en Egipto, en particular.

(Fotos y texto: Islah Bakhat, sonido: Islah Bakhat & Jasmin Kannuna, selección de imágenes: Ester Unterfinger, producción: Daniel Wihler)