Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ayuda suiza a Nepal “Algunas ONG comprometen nuestra reputación”

El acceso al agua potable es un tema crucial tras el sismo en Nepal para evitar la aparición de epidemias como la del cólera.

(Reuters)

Una multitud de organizaciones no gubernamentales, más o menos serias, llegó a Nepal tras el terremoto que sacudió al país hace 12 días con un saldo fatal de 7 000 personas. El arribo masivo de ONG se repite a cada desastre, señala Jürg Merz, coordinador de Helvetas, institución de la ayuda suiza al desarrollo presente en el país himalayo desde hace 60 años.

“Estaba en una casa con mis hijos y no paraba de temblar. Salimos a toda prisa y pasamos los días siguientes en una tienda de campaña”, narra Jürg Merz, aún impactado por el terrible sismo que sufrió Nepal el 25 de abril. Este ciudadano suizo vive desde hace 16 años en Nepal. Helvetas, la organización para la que trabaja, acudió de inmediato a los distritos más afectados, donde las necesidades son inmensas.

Desde hace 60 años en Nepal

El primer proyecto de Helvetas en Nepal se estableció hace 60 años con la ayuda del Gobierno suizo. Hoy es el país más importante para la organización de asistencia que consagra un presupuesto anual de alrededor de 20 millones de francos a las áreas de agua y saneamiento, formación profesional, agricultura y construcción de puentes colgantes. Helvetas emplea a 5 230 entre trabajadores locales e internacionales, y es también un socio reconocido por las autoridades y el Gobierno en la promoción de la democracia y la paz.

Fin del recuadro

swissinfo.ch: ¿Cómo estima la situación actual?

Jürg Merz: En Katmandú, donde el daño fue menos importante, el trabajo de limpieza está muy avanzado y algunas paredes están siendo reconstruidas. Ya no se ven signos significativos del terremoto, excepto en el centro histórico. Ahí, aún hay personas en campamentos, bajo tiendas de campaña.

La situación es muy diferente en la provincia. En las zonas a las que ha llegado la ayuda, surgen nuevos problemas: falta de alimentos, de agua potable y de sanitarios. Además, algunas regiones remotas no han podido recibir asistencia, debido particularmente a que muchas carreteras quedaron cortadas por los deslizamientos de tierra, y la falta de material para su rehabilitación.

swissinfo.ch: ¿Ha podido usted proporcionar una ayuda concreta?

J.M.: Concentramos nuestros esfuerzos en las regiones de Sindhupalchok y Gorkha, cerca del epicentro del sismo. Los equipos de Helvetas han distribuido miles de lonas de plástico, tabletas de desinfección, agua y kits de higiene a las familias más afectadas.

En los próximos días vamos a establecer equipos locales para comenzar el trabajo de reconstrucción de los sistemas de acceso al agua potable y de saneamiento. Una prioridad absoluta, porque después de una catástrofe semejante, el riesgo de epidemias aumenta masivamente.

La Cadena de la Solidaridad y ocho ONG partenaires lanzan un llamado conjunto de ayuda para las víctimas del sismo en Nepal y del conflicto en Siria.

swissinfo.ch: Helvetas participa desde hace 60 años en la cooperación al desarrollo en Nepal. ¿Es fácil atender situaciones de emergencia?

J.M.: Normalmente, efectuamos una larga reflexión antes de emprender cualquier cosa. Hoy nos vemos obligados a actuar con rapidez y distribuir el material sin la participación de la población local en el proceso de decisión. Es una situación nueva y el cambio de paradigma no siempre es fácil.

Sin embargo, estamos mejor equipados que algunas organizaciones sin anclaje en Nepal y que llegaron para ayudar a una población a la que no conocen, o muy poco.

Esta presencia prolongada en el lugar nos permite también contar con el apoyo de una amplia red de organizaciones locales. La colaboración con las autoridades se efectúa muy bien en las regiones en las que operamos. Sé que este no es el caso en todas partes.

Ayuda de urgencia cuestionada

La falta de coordinación en la ayuda humanitaria, la llegada masiva de material y equipo de salvamento que no beneficia directamente a los heridos, el equipamiento insuficiente de algunos grupos de urgencia: diversos medios de prensa suizos e internacionales han dado cuenta de problemas relacionados con la ayuda para los afectados por el sismo.

Un reportaje de la radio suiza cita el ejemplo de médicos de una ONG turca que no han podido brindar asistencia dado que carecen del material pertinente para atender las heridas más comunes, complicando las labores de los galenos nepaleses. El diario francés ‘Libération’, por su parte, habla de una población excedida frente a salvadores uniformados “que llegan con las manos vacías y que se van de inmediato, sin proporcionar ayuda”. 

Fin del recuadro

swissinfo.ch: Algunos periodistas denuncian que falta coordinación entre las organizaciones no gubernamentales, e incluso hablan de “un gran circo humanitario”. ¿Qué opina usted?

J.M.: La coordinación es efectivamente muy complicada porque una multitud de organizaciones llegó a Nepal después del terremoto. La competencia por llegar a las regiones más afectadas es feroz. Algunas de esas organizaciones, que ven la oportunidad de establecerse en el país, actúan con precipitación, lo que pone en juego nuestra propia reputación. Es muy lamentable porque hemos tardado años en construir una relación de confianza con el gobierno de Nepal.

swissinfo.ch: ¿La cooperación oficial suiza actúa de una mejor manera?

J. M:. Creo que sí. Estamos en relación constante con la oficina de la cooperación Suiza y todos los actores humanitarios helvéticos tratan de coordinar su trabajo de la mejor manera. Nosotros compartimos nuestras experiencias con las otras ONG para que todos puedan aportar un valor añadido. La Cruz Roja se centra, por ejemplo, en la asistencia médica, Caritas y Solidair, en la construcción de refugios temporales.

swissinfo.ch: En su opinión, ¿Nepal podrá recuperarse rápidamente de este desastre?

J.M.: Se han realizado esfuerzos en los últimos años en el campo de la gestión de riesgos, pero no podemos decir que Nepal estuviera listo para enfrentar un sismo semejante. El trabajo de reconstrucción, sin embargo, debería avanzar rápidamente en Katmandú. Contrariamente, en las regiones de provincia, donde pueblos enteros fueron borrados del mapa, tomará sin duda varios años.

Un balance que podría agravarse

Al menos 7 557 personas murieron y 14 536 resultaron heridas en el terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter ocurrido el 25 de abril en Nepal, según las últimas cifras oficiales. No obstante, el gobierno local advirtió que la cifra final de muertos podría ser mucho mayor, porque los socorros apenas comienzan a acceder a las zonas más remotas que son también las más afectadas. Las operaciones de ayuda humanitaria podrían prolongarse semanas, incluso meses.

Fin del recuadro


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes