Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Comercio de armas


Casi 500 millones de material bélico exportados en 2015




En 2015, las empresas suizas exportaron equipo militar por valor de 446,6 millones de francos, 100 millones menos que un año antes. Los principales países de destino fueron Alemania, Indonesia y Estados Unidos. Sin embargo, países más problemáticos se deslizan en la lista.

El balance de 2015 es mitigado para las empresas suizas del sector del armamento: por un lado, las exportaciones disminuyeron un 21% en comparación con 2014, pero por el otro, el volumen de nuevas autorizaciones aumentó un 35 % llegando a 769 millones de francos.

La diferencia entre las dos cifras se explica por el hecho de que algunos productos son exportados años más tarde, dice la Secretaría de Estado de Economía (Seco) en un comunicado emitido este martes. El material de guerra representa el 0,16% del total de las exportaciones suizas.

Los principales países de destino fueron Alemania (130,3 millones de francos), Indonesia (44,2), EEUU (26,3) e Italia (24,4). Alemania compró especialmente municiones y vehículos blindados.

En la lista de los 71 países que han adquirido el material de guerra helvético figuran también estados problemáticos. La legislación suiza prohíbe exportar armas a países implicados en conflictos armados o que violan sistemáticamente los derechos humanos. Por esta razón, Seco rechazó el año pasado 15 solicitudes de transacciones con varios países de Asia, África, Oriente Medio y Europa del Este.

No obstante, en 2015, Suiza exportó material bélico a Arabia Saudita (5,8 millones) y los Emiratos Árabes Unidos (8,1), dos países implicados en el conflicto entre los rebeldes chiitas Houthi y las fuerzas del Gobierno de Yemen. La semana pasada, una mayoría de la Comisión de la Política de Seguridad del Consejo Nacional (cámara baja del Parlamento suizo) rechazó la idea de una moratoria general sobre las exportaciones de armas a países implicados en ese conflicto. “Un embargo general de las exportaciones sería apropiado solamente si fuera ordenado por sanciones de la ONU, la OSCE u otros socios importantes de Suiza. No es el caso para el conflicto en Yemen”, señaló la Seco en un comunicado.

Estados Unidos sigue a la cabeza

El Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) publicó el lunes pasado un informe sobre el comercio mundial de armas. De 2004 a 2015, el volumen de ese comercio se incrementó en un 14%. EE UU sigue siendo el mayor exportador, con una cuota de mercado cercana al 33% durante 2011-2015, según SIPRI.

Rusia, que exporta una cuarta parte del material militar mundial, ocupa el segundo lugar. Es de notarse el gran salto hacia adelante de China: los últimos cuatro años, Pekín aumentó sus exportaciones en un 88% respecto al período 2006-2010, quitando a Francia el tercer lugar con una participación de mercado de 5,9%.

Suiza no es un peso pesado en el sector. Su industria armamentística se sitúa todavía en el mismo nivel que la de países como Ucrania o Canadá.

En lo que concierne a las importaciones, el principal país comprador de material de guerra a escala mundial fue India (14% del total). Lo que más sorprende, sin embargo, es el importante rearmamento de los países de la Península Árabe y de Oriente Medio, donde las importaciones globales aumentaron un 61%. En Arabia Saudita (segundo comprador), las importaciones aumentaron un 275% con respecto al período 2006-2010; en Catar, el crecimiento fue del 279%, y en los Emiratos Árabes Unidos, de “solamente” 35%. 


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×