Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Conflicto de intereses Puertas giratorias: los ministros suizos campan a sus anchas

Exministra suiza de Transporte Doris Leuthard caminando por un andén

La exministra suiza de Transporte Doris Leuthard entrará previsiblemente en el consejo de adeministración del fabricante de trenes Stadler, un mandato que genera polémica.

(© Keystone / Ti-press / Gabriele Putzu)

¿Hay que reglamentar mejor el fenómeno de las puertas giratorias? La candidatura de la exministra de Transporte Doris Leuthard al consejo de administración del fabricante de trenes Stadler ha reavivado un viejo debate. Transparencia Internacional sostiene que Suiza tiene que legislar sobre este asunto.

En política, la expresión “puerta giratoria” designa a un alto cargo público (por ejemplo, un ministro) que entra a trabajar en una empresa privada, aprovechando su anterior ocupación en beneficio propio y en perjuicio del interés público. Se trata de una práctica muy criticada por los conflictos de interés que puede crear.

El caso más reciente que genera polémica es la aproximación entre Doris Leuthard, la antigua ministra de Transporte, Energía y Comunicación (DETECEnlace externo), y el fabricante suizo de material ferroviario Stadler. Los accionistas de la empresa se pronunciarán sobre la elección de Leuthard como miembro del consejo de administración durante la asamblea general prevista para abril de 2020.

Un caso que la sección suiza de Transparencia InternacionalEnlace externo califica de “problemático”, ya que el mandato en Stadler es precisamente en el ámbito del Transporte, la cartera de la que Doris Leuthard fue responsable en el Gobierno suizo de 2010 a 2018. “Es problemático, incluso si la ministra ha respectado el plazo de un año [para ingresar en la empresa privada]. Se espera más sensibilidad por parte de una exministra”, comenta Martin Hilti, director de la oenegé que lucha contra la corrupción en el mundo.

La antigua consejera federal ya forma parte de los consejos de administración del grupo alimentario Bell y su casa matriz, el mayorista de distribución de alimentos Coop. Asumió estas nuevas funciones en marzo de 2019, solo tres meses después de dejar el gobierno. Una reconversión rápida que constituye un problema, sostiene Martin Hilti.

Una práctica común

El caso de puertas giratorias se convirtió en un polvorín en 2010, cuando el exministro de Infraestructuras Moritz Leuenberger ingresó en el consejo de administración del número uno de la construcción Implenia, a las pocas semanas de dejar el Gobierno. Posteriormente, Leuenberger declaraba a la Radio Televisión SuizaEnlace externo (RTS) que había actuado por provocación: “Me arrinconaron, me dejaron caer, incluso en mi partido. Y pensé: si no me queréis, entonces voy a hacer algo que no os gusta”.

En 2007, el antiguo ministro de Economía y Agricultura, Joseph Deiss, pasó a formar parte del grupo lácteo Emmi, mayoritariamente en manos de los agricultores. También generaron polémica los mandatos de Kaspar Villiger, que estuvo al frente de la cartera de Finanzas hasta 2003. Al año siguiente entró en los consejos de administración de Nestlé y de la reaseguradora Swiss Re. Y en 2009, asumió la presidencia del consejo de administración del número uno de los bancos suizos, el UBS.

Una cuestión de confianza en la democracia

Suiza no dispone aún de una ley que regule las puertas giratorias. El Parlamento ha intentado legislar sobre el tema en varias ocasiones, en vano. La última tentativa fue en septiembre pasado, cuando el Consejo de los Estados (cámara alta) rechazó una iniciativa parlamentaria en ese sentido. La propuesta pretendía impedir que un antiguo ministro acepte mandatos o funciones remuneradas en empresas cuyas actividades estén estrechamente ligadas a la cartera ministerial que ha encabezado.

Para evitar un conflicto de intereses, Transparencia Internacional reivindica que se establezca un plazo obligatorio durante el cual los ministros salientes no puedan aceptar un mandato remunerado en la empresa privada. “Si no se legisla sobre este asunto, la confianza en las instituciones democráticas puede resentirse”, sostiene Martin Hilti. No obstante, recuerda que los propios parlamentarios son “los mayores lobistas”, lo que podría ser un motivo para no adoptar medidas en este ámbito.

El director de la sección suiza de Transparencia Internacional confía en el nuevo Parlamento salido de las elecciones del pasado 20 de octubre, que es más joven y se sitúa más a la izquierda: “Tenemos ahora una nueva generación que está más sensibilizada con el problema del lobismo, lo cual podría ayudar a mejorar la situación”. La izquierda necesita encontrar aliados en el centro político si pretende que las cosas avancen.

Algunas reglas para los exministros

Aceptar un cargo remunerado después de dejar el Gobierno suizo puede tener consecuencias sobre la pensión vitalicia que perciben los exministros.

Una vez que abandona el Consejo Federal, un ministro tiene derecho a percibir una renta anual de algo más de 200 000 francos suizos, lo que corresponde a la mitad del salario bruto de sus homólogos en ejercicio.

Ahora bien, el decreto federal sobre la pensión de los ministros prevé que, una vez que abandonan el cargo, no deben ganar más que sus colegas en funciones. Así, los antiguos ministros que deciden ejercer una actividad remunerada o ser miembros de un consejo de administración deben devolver a la Confederación la diferencia de lo que ganan más que un consejero federal en ejercicio.

Ocurrió en el caso de Kaspar Villiger, miembro del Partido Liberal Radical (derecha liberal). Como sus diferentes mandatos le reportaban bastante más ingresos que su pensión vitalicia, tuvo que renunciar a ella.

Fuente: RTS

Fin del recuadro


Traducción del francés: Belén Couceiro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes