Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Convención global


Aunque menos, aún usan bombas de racimo




Se han hecho progresos “notables” en la erradicación de las bombas de racimo en todo el mundo desde que un tratado global entró en vigor en 2010, según las autoridades suizas. Sin embargo, esas mortales municiones son utilizadas aún en conflictos como los de Siria y Yemen. 

De acuerdo con Sabrina Dallafior, embajadora de Suiza encargada de los tema de desarme, la Convención sobre Municiones en Racimo, que entró en vigor en 2010, “comienza a marcar una diferencia en el terreno”.

Dallafior encabeza la delegación suiza que participa en la revisión internacional de la convención esta semana en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra.

En su discurso, este lunes, Christine Beerli, vicepresidenta del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), se hizo eco del mensaje de Dallafior: “La convención ha tenido un éxito notable en el corto tiempo que ha estado en vigor. Dos millones de bombas de racimo han sido destruidas, cientos de kilómetros cuadrados de terreno han quedado despejados”. 

Desde agosto de 2015, cinco países más - Colombia, Islandia, Palau, Ruanda y Somalia – ratificaron la convención, mientras que Cuba y Mauricio se adhirieron. Un total de 119 Estados han suscrito la Convención. Pero no así grandes potencias como Estados Unidos, China y Rusia.

En 2015, las bombas de racimo mataron a 417 personas, más de una tercera parte de las cuales eran niños, señaló el viernes la Coalición contra las Municiones de Racimo, y agregó que el actual número de víctimas podría ser mucho mayor. La mayoría de las muertes en 2015 se produjeron en Siria (248), Yemen (104) y Ucrania (19), precisó la coalición en un informe.

Según activistas, existen pruebas de que Rusia ha estado detrás de un aumento significativo en el uso de bombas de racimo en zonas controladas por la oposición de Siria desde septiembre de 2015. Rusia ha negado en repetidas ocasiones el uso de bombas de racimo.

Suiza destruye actualmente casi 202 000 armas que fueron construidas entre 1988 y 2004.

swissinfo.ch

×