Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

COSUDE en Centroamérica


Nicaragua y Honduras focalizan cooperación suiza


Por Sergio Ferrari, Managua


Puente construido con apoyo de COSUDE en el Polo de Yale, departamento de Matagalpa, Nicaragua ( 27.07.16). (Sergio Ferrari)

Puente construido con apoyo de COSUDE en el Polo de Yale, departamento de Matagalpa, Nicaragua ( 27.07.16).

(Sergio Ferrari)

Presente desde 1978 en Centroamérica, la cooperación suiza clarifica su presente y proyecta el futuro. La estrategia 2013-2017 prioriza el apoyo a Nicaragua y Honduras y delinea los ejes esenciales de acción.

Las actividades comenzaron en 1978 en Honduras. Y cuatro años más tarde, en el marco de la nueva experiencia que vivió Nicaragua luego de la derrota de la dictadura somocista en 1979, Managua se convirtió en la sede de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) en la región.

Nadie puede negar las simpatías que provocó la Revolución Sandinista en sus inicios, no solamente entre importantes sectores de la sociedad civil europea sino también en la cooperación. “En plena etapa de formación en Berlín, en ciencias latinoamericanas, recuerdo la expectativa que tuvimos como estudiantes por ese cambio en Nicaragua”, enfatiza Edita Vokral, directora regional de COSUDE para Centroamérica.

Entre aquellos momentos de inicio de una nueva etapa política y la actualidad han pasado casi cuatro décadas a lo largo de las cuales se han experimentado nuevas realidades, dinámicas y adaptaciones.  

“Constato que hoy en Nicaragua hay una tendencia fuerte a la centralización en la gestión de recursos que llegan de la cooperación”, señala, pero reconoce que “cuando las autoridades asumen compromisos en proyectos y programas, éstos se cumplen”. Se trata de la doble cara de la moneda, enfatiza. Si bien los municipios reciben hoy más presupuesto, hay un mayor control de parte de los secretarios políticos locales o departamentales y los alcaldes deben consultar casi cada semana al gobierno central.

Ejes prioritarios

Como lo define la estrategia 2013-2017, la cooperación helvética se concentra en Nicaragua y Honduras. Son los países menos desarrollados de la región y confrontan desafíos comunes en temas como los niveles de pobreza y los riesgos del cambio climático (prevención de riesgos naturales), así como en cuanto a la violencia y el crimen organizado, pero estos últimos con peso diferenciado.

La cooperación helvética establece tres ámbitos fundamentales: desarrollo económico inclusivo; reducción de la fragilidad del Estado, promoviendo una gobernabilidad al servicio de la ciudadanía; y lucha contra la vulnerabilidad ambiental y los efectos del cambio climático, detalla nuestra interlocutora. Subraya que COSUDE coincide con la estrategia conceptual del Gobierno nicaragüense de ubicar a la pobreza en el epicentro de su acción.

Para promover el desarrollo económico, la cooperación suiza apoya una serie de iniciativas como la formación profesional, el respaldo a pequeñas productoras y productores –existen por ejemplo iniciativas específicas en el sector del cacao-, y a la infraestructura vial. Todo ello, además del sostén que se ha dado a la promoción de proyectos hidroeléctricos en comunidades.

Y si de reforzamiento del Estado se habla, agrega Edita Vokral, se piensa especialmente en las mejoras del sector de seguridad y derechos humanos en Honduras y de la gobernabilidad en ambos países. Particularmente “en el ámbito municipal para satisfacer las necesidades y los derechos de la ciudadanía”. En Nicaragua, priorizando temas como saneamiento, agua, educación ambiental y promoción del empleo para los jóvenes”, precisa.

Los sectores más expuestos a la pobreza son los que, generalmente, sufren más los efectos del cambio climático. De ahí que se promuevan actividades para la prevención de desastres naturales y el combate a la vulnerabilidad ambiental. Eso incluye un mejor manejo de los recursos naturales, suelo, agua, bosques, así como la gestión comunitaria de cuencas, educación ambiental, aspectos ligados a la adaptación al cambio climático y a la reserva del agua, sin olvidar los programas de alerta temprana de terremotos, huracanes, etc.

A pesar de la gran fragilidad de la región ante cataclismos naturales de todo tipo, “Nicaragua cuenta hoy con el sistema de prevención más desarrollado de toda la región”, señala Edita Vokral.

Los principales logros

Si se trata de mirar retrospectivamente la presencia suiza en las últimas décadas, “la continuidad ha sido uno de los grandes éxitos”, enfatiza la responsable de COSUDE.  

No hemos abandonado la región, seguimos en ella, y trabajamos con neutralidad para construir puentes entre los distintos sectores con la visión de multiactoría, es decir, de trabajar con los distintos sectores de la sociedad: Estado, sector privado, sociedad civil y academia. Coherentes con la concepción política suiza, “buscamos que haya más diálogo y que se fomente una cultura de consenso”.

“Hemos brindado una cooperación técnica exitosa y ampliamente reconocida, especialmente en el sector rural”, precisa la funcionaria suiza y cita como ejemplo el Programa Postcosecha. “Ha sido uno de los proyectos faro con la promoción de silos metálicos para preservar los frijoles y el maíz”, una experiencia que se trasladó luego a otras regiones del mundo, como Asia y África.

Lo anterior, sin subestimar el impacto del programa de agua, que promueve el acceso al vital líquido y al saneamiento. “Podemos asegurar que hay más de 300 000 beneficiarios y que apoyamos a 280 comités locales del agua, lo que implica vivir la gobernabilidad en la práctica concreta y cotidiana”, enfatiza.

Desafíos futuros

“Nos parece esencial mantener el enfoque multiactorial, que todos se sienten en la misma mesa para avanzar en propuestas comunes”, insiste Vokral. Sin embargo, no esconde una cierta preocupación por lo que considera una tendencia creciente: la restricción de los espacios para la sociedad civil.

Si bien es esencial que el Gobierno tome en las propias manos el desarrollo del país, advierte, “las discusiones con los diferentes entes del Gobierno parecen ser cada día más difíciles. Tenemos un canal con el Gobierno, lo que es importante, pero no podemos intercambiar libremente con todos los ministerios. Todo debe pasar primero por el Ministerio de Relaciones Exteriores, lo que hace que la toma de decisiones sea menos ágil, aunque hay que reconocer que cuando se adopta un proyecto estamos seguros que se pondrá en obra como se discutió”.

Es la doble cara de una realidad compleja, sintetiza.  En otros países se puede negociar más fácilmente con diferentes ministerios pero tal vez se da una menor apropiación de un proyecto. Las dos variables tienen elementos buenos y otros no tanto. Si se centraliza demasiado, pensamos que se cae en el riesgo de reemplazar a la gente en la posibilidad de decidir sobre su propio futuro, incluso a nivel local, concluye.

Cifras cooperación suiza en CA  

2013-2017, presupuesto planificado para Centroamérica: unos 210 millones de dólares.

Tras recortes globales a la cooperación en general, el monto se redujo en unos 5 millones anuales.

Nicaragua y Honduras destinatarios principales.

25%: desarrollo económico inclusivo.

35-40%: fortalecimiento estatal y promoción de gobernabilidad inclusiva.

25%: vulnerabilidad ambiental y efectos del cambio climático.

10 -15 %: otros proyectos y administración.

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


×