Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Crisis hidroeléctrica


El futuro incierto de las represas suizas


Inserir

Las centrales hidroeléctricas suizas hacen frente a una competencia feroz de energías importadas a bajo precio. El futuro de las represas es incierto. (SRF/RTS/swissinfo.ch)

Los precios bajos de la electricidad producida a partir de carbón o de instalaciones renovables subvencionadas ponen en una difícil posición a la industria hidroeléctrica suiza, que representa cerca del 60% de la producción total del país.

Alpiq, el mayor distribuidor de corriente del país, recientemente anunció grandes pérdidas y anuncio su intención de vender hasta el 49% de sus instalaciones hidroeléctricas. Los inversores de las cajas de pensión se interesan, pero temen que a largo plazo estas plantas no sean rentables.

La estrategia energética 2050 del gobierno de Suiza prevé desarrollar la electricidad hidráulica, un pilar central de la producción energética helvética, y que podría ganar importancia con el fin de las centrales nucleares.

Falta ver cómo las represas, por mucho tiempo uno de los orgullos de Suiza, afrontarán este periodo turbulento.

Proyectos a favor de la hidroenergía

Las presas en los Alpes suizos podrían compensar las fluctuaciones inherentes a las energías eólica y solar. En este artículo, los detalles:

Energía hidráulica

El 56% de la electricidad en Suiza proviene de presas hidráulicas, el 40% de centrales nucleares y el 4% de otras fuentes.


Actualmente existen alrededor de 550 centrales hidráulicas en el país, con una potencia de al menos 300 kW, capaces de producir conjuntamente 35,8 TWh (teravatios-hora).


Los flujos acuíferos (como ríos, arroyos o torrentes) producen el 47%.

Lasas presas instaladas sobre todo en los Alpes, otro 49%.

El 4% restante es energía que proviene de centrales hidroeléctricas con sistemas de bombeo. Esencialmente, el agua se extrae de los embalses, o cursos acuíferos, y se bombea hacia cuencas ubicadas en altitud. Posteriormente, esa agua descenderá nuevamente para poner en marcha las turbinas que generarán electricidad.

 
Estas instalaciones son propiedad de 200 sociedades eléctricas. El 80% de cuyo capital está en manos de los cantones y municipios. El resto pertenece a sociedades privadas suizas, empresas extranjeras y los Ferrocarriles Federales Suizos.