Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Curar la economía griega será frustrantemente difícil

El martes el Ministerio griego de Finanzas bajó la persiana para protegerse de las protestas.

(Keystone)

Grecia aguarda impaciente los 8.000 millones de euros que la ‘troika’ ha decidido demorar en busca de nuevos y más severos compromisos de austeridad fiscal por parte de Atenas.

En Suiza, los expertos difieren. Algunos estiman que los riesgos de quiebra crecerán de aquí a diciembre. Otros confían en que la ayuda llegará en noviembre. Pero todos coinciden en que la factura pagada por los griegos es dolorosa.

La situación de Grecia se complica día tras día.

Janwillem Acket, economista en jefe de la División de Investigación Económica Global del banco Julius Bär resume el problema sin rebuscamientos: Grecia hizo promesas que no podrá cumplir.

“Atenas está sometida a la presión de cumplir promesas que hizo a la ‘troika’ -integrada por el Banco Central Europeo (BCE), la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- en junio pasado”, señala a swissinfo.ch

Concretamente, ofreció reducir su déficit público al 7,4% del PIB en 2011, cita el experto, pero su economía se desacelera mucho más de lo previsto. El PIB retrocederá un 5,5% en lugar del 3,5%.

Y sin actividad económica, los ingresos del gobierno se ven forzosamente minados.

“El déficit público será del 8,4% y la ‘troika’ exige nuevos compromisos. Creemos que será desbloqueado el tramo de apoyos por 8.000 millones de euros, pero esto sucederá a mediados de noviembre (y no en octubre como estaba previsto originalmente)”, sostiene Acket.

Julius Bär: medicina que mata

En Grecia la situación del día a día es profundamente delicada.

El ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, reconoció este martes (04.10) que Grecia “podría enfrentar problemas para alcanzar el objetivo de un déficit del 8,5% del PIB”, una corrección de meta que había anunciado solo 48 horas antes.

El país atraviesa este miércoles otra huelga general de 24 horas que paraliza vuelos, servicios públicos, ferrocarriles, empresas privadas, docencia, así como los sectores de salud y financiero.

En torno a Grecia se ha generado un gran dilema, advierte Janwillem Acket: “Se extiende la impresión de que, en un intento por curar al enfermo, los doctores están en realidad matando a su paciente. Pero el enfermo no siguió las prescripciones como debía, le faltó disciplina y esto hace que todos los esfuerzos por curar a Grecia sean frustrantemente difíciles”.

Desgraciadamente, añade el experto con pesimismo, los riesgos de que Grecia se declare en bancarrota antes de Navidad –con Atenas aún como miembro de la zona euro- son cada vez mayores.

Universidad San Gall: semanas de especulación

Aunque los rescates financieros suelen tener una connotación peyorativa, son perfectamente legítimos cuando un Estado enfrenta un problema de liquidez de corto plazo, afirma Simon Evenett en el ensayo ¿Cuándo finalmente se declarará Grecia en quiebra?.

 

El profesor de Comercio Internacional y Desarrollo Económico de la Universidad de San Gall advierte, no obstante, que hay que diferenciar entre “problemas de liquidez y problemas de solvencia. La imposibilidad de recaudar impuestos y un estancamiento de los ingresos derivados de las exportaciones reducen las probabilidades del repago de deudas. Y ambos factores son fundamentales en el problema de solvencia que enfrenta Grecia”.

Entrevistado por swissinfo.ch, Simon Evenett asegura que “las próximas tres semanas serán de gran especulación. Es un hecho que los gobiernos europeos y las autoridades financieras trabajan en ayudar a Grecia, pero requieren más compromisos de reforma y saneamiento”.

En su opinión, Grecia dejó todo para el último minuto y ahora paga las consecuencias de esa falta de rigor previo.

Sobre la perspectiva de Grecia durante el último trimestre del año, Evenett refiere: “No creo que regrese la calma. Es difícil estimar cuando terminará la inestabilidad. Está Grecia, pero también hay que observar de cerca a España e Italia, que también trabajan en sus propias reformas”.

KOF: impacto para las familias

El Instituto de Macroeconomía Aplicada de Zúrich (KOF) no mira la quiebra de Grecia como primera opción.

“Es previsible que Grecia sea ayudada por la ‘troika’, pero antes de recibir nuevos apoyos financieros (los 8.000 millones de euros en stand-by), Atentas tendrá que mostrar que cumplirá e intensificará las medidas de austeridad que tiene en marcha”, explica a swissinfo.ch Jan-Egbert Sturm.

En el presente, añade el director del instituto KOF, presenciamos un intenso proceso de tira y afloja político. Y el panorama no es sencillo porque el país vive una suerte de círculo vicioso que Jan-Egbert Sturm explica de la siguiente manera:

“Las medidas de austeridad tienen implicaciones drásticas para los hogares y la economía. Muchos empleados públicos perderán sus puestos. Simultáneamente, aumentarán los impuestos que pagan por los bienes de consumo, y todas estas medidas de austeridad prolongarán la recesión y provocarán aún más desempleo”.

UBS: el proceso tomará meses

Un análisis elaborado por UBS sobre los posibles desenlaces que podría tener la crisis griega a partir de octubre aclara que el escenario de la quiebra no parece el más viable, pero explica qué sucedería en este caso.

Según Thomas Veraguth, experto de la división de ‘Wealth Management Research’, si en algún momento la ‘troika’ decidiera que no debe desembolsar más recursos a Grecia, el BCE tendría que anunciar medidas de acompañamiento claras para evitar el contagio a otros países de la periferia como Italia o España.

En un escenario hipotético, una quiebra debería tener lugar solo si Fondo de Emergencia de los 17 países de la zona euro (conocido como FESF) está de pie y trabajando de forma perfectamente organizada. Y difícilmente será operativo antes del2012 debido a que los Parlamentos de los 17 países deben ratificarlo.

En todo caso, cualquier proceso de rescate o desenlace, estima UBS, tomará varios meses en materializarse.

Macroeconomía en ruinas

Los problemas de Grecia no se gestaron en dos días. El país incurrió en cuantiosos excesos desde el año 2000, cuando comenzó a rebasar los límites de déficit público y endeudamiento fijados por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE.

El Informe de Competitividad Global del World Economic Forum (WEF) ubica a Grecia en el 90º lugar de 142 países analizados.

En el ámbito de solidez macroeconómica la situación de Atenas es extrema: 140º lugar de 142 países, solo en mejores condiciones que Kirguizistán y Jamaica.

Según Xavier Sala-i-Martin, asesor jefe del Centro de Competitividad Global del WEF, “los inversores han perdido la confianza. Y la evaluación sobre las instituciones públicas (debido a la falta de eficiencia y la corrupción) va en aumento, lo que se conjuga con falta de flexibilidad y eficiencia en el mercado laboral”.

Fin del recuadro

Capitales griegos en Suiza

Cerca de 38.000 millones de euros (46.635 millones de francos) habrían abandonado Grecia entre enero de 2010 y junio de 2011 para refugiarse en la plaza financiera suiza, según estimaciones del Ministerio griego de Finanzas.

Según Atenas, los fondos de griegos en Suiza suman cerca de 280.000 millones de euros (348.000 millones de francos), lo que significa para el fisco helénico una pérdida de ingresos del orden de los 10.000 millones de euros (12.200 millones de francos) anuales.

Las cifras de Atenas son observadas con perplejidad por el Banco Nacional Suizo (BNS), cuyos registros oficiales reconocerían solo 2.200 millones de francos suizos (1.800 millones de euros), pero exclusivamente hasta el cierre de 2009.

El banco central suizo reconoce que sus datos tampoco incluyen inversiones en obligaciones financieras, pero dada la existencia del secreto bancario –y si no hay presunción de evasión o fraude fiscal-, es imposible verificar la nacionalidad de los titulares de este papel.

Fin del recuadro

Datos clave

Grecia aguarda el sexto tramo de ayudas, por 8.000 millones de euros, que corresponde al paquete de rescate que anunció la zona euro en mayo de 2010. Un abultado préstamo de entre 80.000 y 110.000 millones de euros a desembolsar en tres años.

El país enfrenta vencimientos por 17.000 millones de euros durante el cuarto trimestre de 2011. Y en 2012 debe honrar compromisos por 37.500 millones de euros.

Las arcas de Atenas carecen de liquidez. Si la ‘troika’ sigue demorando los fondos, el gobierno deberá emitir letras y retrasar pagos.

Entre julio y septiembre, las bolsas europeas registraron caídas de entre un 25 y 31% en dólares. Wall Street, por su parte, retrocedió un 12% en este periodo.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes