Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Desde la Edad Media Suiza y sus reservas para tiempos de crisis

En la actualidad, quince empresas, incluida La Semeuse en La Chaux-de-Fonds, tienen reservas obligatorias de café.

(Stefan-meyer.ch - Switzerland)

El aprovisionamiento es parte integrante de la historia de Suiza. Alimentos, medicamentos y petróleo siguen almacenados en grandes cantidades para hacer frente a una posible escasez. Explicaciones.

¿Por qué las reservas básicas de Suiza llaman la atención?

Fin del recuadro

A mediados de abril, el Gobierno de Suiza anuncióEnlace externo su intención de poner fin al almacenamiento obligatorio de café en caso de crisis en el país. La noticia no pasó desapercibida e incluso generó un intrigado artículo de la BBCEnlace externo. Tras examinarlo, la Oficina Federal para el Aprovisionamiento Económico (AEP) consideró que el café “ya no era un bien vital” y que, debido a su bajo contenido calórico, no contribuía al aporte energético cotidiano requerido por un ser humano. Así, las 15 000 toneladas de café verde o tostado almacenadas en la Confederación actualmente podrían ser vendidas si el proyecto se adoptara.

¿Cómo son definidas las reservas?

Fin del recuadro

Jabones, tornillos, lubricantes, cacao o incluso tabaco: en el pasado, Suiza solía acumular existencias básicas de todo tipo de productos. Pero la política de la Confederación evolucionó con el tiempo para adaptarse a las amenazas. La Ley sobre Aprovisionamiento Económico del país (LAP) Enlace externo fue revisada por última vez en 2016 y ahora se centraEnlace externo en alimentos básicos como el azúcar, el aceite y los cereales, las fuentes de energía (gasolina y petróleo) y medicamentos (antibióticos y vacunas). Todos estos bienes deben cubrir las necesidades normales en caso de crisis durante un lapso de 3 a 6 meses.

Cuadro sinóptico sobre reservas en Suiza

¿Cómo son constituidas?

Fin del recuadro

Si el sistema de avituallamiento de la Confederación suscita un gran interés en el extranjero, es principalmente por la forma en que es gestionado. La responsabilidad recae en gran medida en el sector privado y no en las autoridades. Por ejemplo, un importador de gasolina está obligado por ley a almacenar una parte para un empleo de urgencia. Esto evita la necesidad de acumular grandes reservas en un solo lugar.

A cambio, la Confederación financia los gastos del acopio de las empresas a través de un fondo de garantía gestionado por la organización ReservesuisseEnlace externo. El costo de la gestión de estas reservas mínimas es de 14 francos suizos anuales por habitante.

¿A qué momento remonta la necesidad de tales depósitos?  

Fin del recuadro

Como país pequeño, sin acceso al mar y dependiente de las importaciones, Suiza adoptó desde la Edad MediaEnlace externo medidas para garantizar el suministro de alimentos vitales en caso de grave escasez. Pero hasta la Primera Guerra Mundial, la Constitución no contenía ningún artículo para afrontar riesgos semejantes.

Durante la Primera Guerra Mundial, Suiza experimentó un caos debido a la falta de preparación, lo que obligó a la Confederación a crear una oficina federal de alimentos responsable de todas las tareas de bastimento.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Suiza, mejor preparada, utilizó todos los medios de la economía de guerra, en particular el famoso plan Wahlen, implementado en 1940 para aumentar la producción agrícola utilizando los terrenos baldíos. Ya en 1955, la nueva ley federal se centraba explícitamente en las reservas obligatorias impuestas al sector privado.

¿Estas reservas se justifican aún en 2019?

Fin del recuadro

Mientras que las amenazas de guerra casi han desaparecido en Europa, la política suiza del rubro se centra ahora más en las perturbaciones del mercado y en la estabilidad de la plaza económica. Por razones de costos, las compañías tienden a mantener inventarios cada vez menores. Sin embargo, los problemas técnicos, logísticos y de malas cosechas en los países de origen pueden socavar en cualquier momento el suministro de alimentos básicos.

En otoño pasado, por ejemplo, fue necesario echar mano a las provisiones de aceites minerales, fertilizantes y forrajes debido a las dificultades de los buques mercantes que navegaban por un Rin con niveles de agua muy bajos. En 2017, Suiza, que tiene grandes reservas de medicamentos, también tuvo que recurrir a sus reservas para hacer frente a la escasez mundial de un antibióticoEnlace externo considerado crucial en los hospitales.

¿Participan también los ciudadanos?

Fin del recuadro

La Confederación recomiendaEnlace externo que cada hogar disponga de un suministro de bebidas y alimentos para 7 días en caso de catástrofe. Y también, que mantenga una reserva de artículos de consumo corriente como radios, velas, cerillos o papel higiénico.

Gráfico de productos básicos para reservar
(swissinfo.ch)

Sin embargo, según una encuesta realizada por la Confederación el año pasado, un tercio de la población suiza no tiene suficientes provisiones de emergencia. La investigación también muestra que los suizos no temen una escasez de alimentos.

Cuando se les pregunta por qué hacen reservas, los suizos solamente invocan el miedo a una crisis como último recurso. Las razones principales que esgrimen son: evitar las compras cotidianas, el aprovechamiento de promociones con compas al por mayor y la posibilidad de visitas inesperadas.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes