Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Desde Alonso hasta Chaplin, optan por Suiza

Fernando Alonso y Michael Schumacher serán vecinos en el cantón Vaud.

(Keystone)

El piloto español, como muchas otras figuras se mudó a orillas del Leman; ganó una ubicación estratégica y generosos ahorros fiscales.

Los cantones compiten entre sí para atraer empresas y fortunas personales a las que ofrecen un atractivo régimen tributario, legal pero contestado por la UE.

El piloto español de Fórmula Uno, Fernando Alonso, se convirtió oficialmente desde el 02.11 en un nuevo residente de la Confederación Helvética al firmar las escrituras de su nuevo chalet a orillas del lago Leman.

Ubicado en Mont-sur-Role, al interior del cantón de Vaud, el nuevo domicilio del bicampeón mundial cuenta con 345 m2, la mitad de ellos habitables, piscina y una vista panorámica dirigida al lado, que le exigió a cambio un desembolso de 1,4 millones de francos.

Una vivienda cómoda y arquitectónicamente atractiva cuya talla, sin embargo, equivale exclusivamente a la del garage de la mansión de 150.000 m2 que es propiedad de su rival alemán, Michael Schumacher.

Pero lo que tienen en común ambos deportistas, además de la profesión y la nueva vecindad que hoy comparten, es haber ingresado a una lista inmensa de figuras de la política, literatura, ciencias, música y la academia que como ellos han dejado su país de origen para establecerse en Suiza.

Las razones son de lo más diverso: ubicación geográfica, seguridad, desarrollo tecnológico, servicios de salud de primer nivel, certidumbre jurídica, y sin duda, un apetecible régimen fiscal ofrecido por algunos cantones helvéticos, condición que es motivo de controversia y debate.

La mudanza de Alonso

Fernando Alonso es una de las estrellas juveniles del deporte que más han brillado de cinco años a la fecha.

Asturiano de nacimiento, radicaba en Oxford hasta antes de mudarse a Suiza. Su decisión responde a la comodidad que le dará tener a un paso el aeropuerto de Ginebra, que lo conectará con facilidad a cualquier destino del mundo.

Pero existe también, ante todo, una motivación fiscal.

Junto con su inmueble, Alonso acaba de adquirir el derecho a disfrutar de un "forfait fiscal" que le permitirá reducir de forma radical –y siempre apegado a la ley- su carga tributaria anual.

En Suiza, todo deportista y artista residente, que genere la mayor parte de su riqueza fuera de territorio suizo, tiene derecho a ser gravado sobre sus gastos (y no sobre sus ingresos anuales como sucedería normalmente), siempre que éstos superen los 300.000 francos suizos anuales.

Un beneficio que también disfrutan celebridades como el francés Alain Prost, el canadiense Jacques Villeneuve o el escocés David Coulthard dentro del ámbito deportivo.

Y existen también esquemas de tributación atractivos para empresarios, jubilados, etcétera.

Lucha férrea entre cantones

Los cantones y sus respectivas oficinas de recaudación compiten entre sí en Suiza ofreciendo reducciones tributarias a quien se instale en su territorio.

Vaud, Zug, Obwald, Neuchatel, y Schwyz son los que más esfuerzos han realizado en este sentido al decidir cobrar impuestos "tope" a las empresas, millonarios o, en general, personas acaudaladas que vivan en su territorio.

Concretamente, ofrecen la posibilidad de pagar una tasa anual fija de impuestos que se calcula en función de los gastos y no de los ingresos del beneficiario, como ya se citó.

Esto permite a los interesados, primero, no declarar sus ingresos o haberes. Segundo, reducir a un mínimo su cumplimiento con el fisco –comparado con la tributación que tendrían que realizar en su país de origen.

Técnicamente, el impuesto se calcula de la siguiente manera: el beneficiario informa a la oficina de recaudación de su cantón el monto del alquiler o gastos de hospedaje que eroga cada mes. El fisco asume –por regla- que es equivalente a 20% de sus gastos mensuales, que posteriormente se multiplican por los 12 meses del año. Y a esa cantidad se le aplica una tasa del 30%.

Con un ejemplo específico. Para alguien que paga un alquiler de 3.000 francos suizos correspondería un ingreso anual –según las reglas de tributación- de 180.000 francos, y un pago de impuestos de 54.000 francos anuales, una carga fiscal que puede ser muy lejana a lo que ese mismo contribuyente pagaría por sus ingresos o fortuna en otros países.

En la lista afortunada

En la lista de aquellos que gozan del régimen fiscal helvético se encuentran un sinfín de empresas, y también personajes de todas las disciplinas, nacionalidades y edades.

Suiza es sede de una cincuentena de federaciones y organizaciones deportivas que van desde el Comité Olímpico Internacional hasta la UEFA o la FIFA, que comenzaron a mudarse a su territorio desde hace ya casi un siglo.

Están también las sedes operativas petroleras de primer nivel y tabacaleras como Philip Morris o RJReynolds.

A nivel individual, el cantón de Vaud es el más recurrido. En él habitan o han habitado personajes como Jean Marie Volataire, Lord Byron, Coco Chanel, Charles Chaplin, Scott Fizgerald o Ernest Heminway en el pasado, y en el presente figuras como David Bowie, o empresarios de la talla de Ingvar Kamprad, el fundador de IKEA, uno de los cinco hombres más ricos del mundo según la lista de Forbes.

El país que más celebridades le "aporta" a Suiza es sin duda Francia, seguido de Gran Bretaña, Alemania, Estados Unidos, Italia, Grecia, Rusia, Rumania y Polonia.

La profesión que más expatriados a Suiza ha dado es la literatura, con firmas como la de Patricia Highsmith, Hugo Pratt, Mary Shelley o Tristan Tzara.

Entre los deportistas, además de Fernando Alonso se cuentan nombres como Boris Becker, Guy Forget, Henri Leconte, Carlos Moya o el ya referido Michael Schumacher.

Inconformes con el esquema

Sobre el generoso sistema tributario que aplican muchos cantones suizos, la Secretaría de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores helvética siempre ha dejado claro que no se viola ninguna disposición interna, europea o internacional. Todo es legal.

No obstante, la estructura fiscal permitida en Suiza con frecuencia provoca tensión entre el país y los vecinos europeos.

La competencia despierta también la inconformidad de cantones como el de Jura, Ginebra o Fruburgo, que han visto empresas de casa mudarse a los cantones vecinos.

De acuerdo con la Coalición Suiza de Organizaciones para el Desarrollo, cada año grandes empresas y empresarios de países del llamado primer mundo evaden o eluden (pagar menos de lo justo a través de argucias impositivas) impuestos por unos 60.000 millones de francos suizos.

Estos fondos son equivalente a los que otorga cada año la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a proyectos de desarrollo en países emergentes. Recursos que de tributarse serían invaluables para avanzar en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, agrega la Coalición.

Y la internacional Red por la Justicia Fiscal se suma y afirma que los grandes capitales se fugan a donde pueden pagar menos impuestos, una prerrogativa que no disfrutan los empleados o microempresarios de una nación en desarrollo.

Esto explica que las grandes empresas multinacionales y los bancos tengan casi siempre una oficina de representación o sucursal en el Caribe o en otros paraísos fiscales.

Y si bien Suiza no entra en la categoría de paraíso fiscal, sí es una nación en la que el esquema tributario es suficientemente acomodaticio como para facilitar la elusión, concluye la Red.

Un argumento con el que difieren millares de particulares que con sólo pasar 180 días en territorio suizo al año, aseguran beneficios para sus pródigas arcas.

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

La OCDE tiene en vigor un programa para contrarrestar las prácticas fiscales perjudiciales; y en la ONU sesiona el grupo de Expertos sobre Cooperación Internacional en materia fiscal.

Organizaciones como la Red por la Justicia Fiscal buscan eliminar la evasión fiscal a nivel mundial, e incrementar la influencia de los ciudadanos en el control democrático de la aplicación de los impuestos.

El cantón de Vaud ofrece a las federaciones deportivas internacionales establecidas en su territorio exención de impuestos comunales, cantonales y federales.

El lago Leman, a orillas del cual están edificadas las casas de los pilotos Fernando Alonso y Michael Schumacher, es el más largo de Europa Occidental, y está ubicado cerca de los Alpes.

Fin del recuadro

Datos clave

Para ser acreedor a un "forfait fiscal" o régimen preferencial, como el que se aplica en Vaud, se requiere:

Mudarse a Suiza, pero no generar la riqueza en territorio helvético.

Pasar al menos 180 días al año en territorio helvético

Ganar más de 50.000 francos suizos anuales.

Tener un pasaporte de la UE (existen excepciones particulares).

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes