La Constitución helvética permite a cualquier persona, incluyendo a los extranjeros, regentar un negocio, crear una empresa o tener acciones en una.

Sin embargo, hay ciertas normas: solo los ciudadanos con permiso, el cónyuge de un ciudadano extranjero con permiso C o el cónyuge de un ciudadano suizo están autorizados a montar su propia empresa en Suiza.

Todos los demás tienen que presentar una solicitud a las autoridades cantonales correspondientes. A parte de cumplir los  requisitos de personal, la empresa debe tener “un efecto a largo plazo o una influencia positiva en el mercado laboral suizo”.

Esto significa que la nueva empresa contribuye a la diversificación de la economía regional, preserva o genera puestos de trabajo para los habitantes de la zona, hace inversiones y genera nuevos pedidos para la economía suiza.

Trabajo por cuenta propia

Los ciudadanos de los países miembros de la Unión Europea (UE) y de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) tienen, en principio, el ...

Por ello, un empresario necesita tener una idea clara de la empresa que quiere crear antes de mudarse a Suiza. Un plan de negocio convincente es el fundamento para que el proyecto supere la prueba de evaluación. Otro requisito es tener relación con otras empresas. Y la solicitud de ir acompañada del acta fundacional y/o la inscripción en el Registro Mercantil.

Si las autoridades aceptan la solicitud, el fundador de la empresa recibirá un permiso para establecerse legalmente en Suiza, un permiso L o un permiso C (según la nacionalidad). Ambos permisos están sometidos a las cuotas de inmigración anuales que establece el Gobierno.

El permiso B tiene un año de validez. Generalmente se puede renovar, a no ser que existan razones contra la renovación. El permiso L tiene una validez de hasta un año. En casos excepcionales, se puede extender hasta 12 meses.

En Suiza se pueden crear los siguientes tipos de empresas:

  • Una empresa de sociedad anónima o limitada
  • Una oficina filial
  • Adquirir una empresa existente en Suiza
  • Formar una sociedad conjunta (joint venture)
  • Formar una alianza estratégica

El procedimiento para crear una empresa generalmente requiere los siguientes pasos:

  • Redactar la escritura de constitución ante un notario público
  • Abrir una cuenta de garantía bloqueada para retener el capital desembolsado
  • Registrar las escrituras de constitución en el registro mercantil de la localidad para darle el valor legal correspondiente
  • Pagar un impuesto del timbre – 1% del capital, dispensando el primer millón de francos
  • Darlo de alta en el Registro para cotizar el IVA
  • Afiliar a sus empleados en los sistemas de seguridad social en los ámbitos nacional y cantonal

Empresa individual: Si la empresa en Suiza es individual, de sociedad anónima o de sociedad limitada, es posible tramitar su inscripción en línea a través de la página gubernamental dedicada a las PYMEEnlace externo  (en alemán, francés o italiano).

Para más información sobre cómo emprender un negocio en Suiza le sugerimos visitar la página web de Switzerland Global Enterprise Enlace externo(antigua OSEC).

Compra de una propiedad para una empresa estable

Los inversores en busca de propiedades con fines lucrativos deben dirigirse a los bienes inmuebles empleados para propósitos comerciales (local industrial, almacenes, oficinas, centros comerciales, puntos de venta, hoteles, restaurantes, talleres, etc.). 

Estas propiedades pueden ser adquiridas sin autorización. En este caso, no importa que el bien inmueble sea usado para albergar un negocio del comprador o sea alquilado o cedido a una tercera persona dedicada a una actividad comercial. Se puede comprar este tipo de bienes inmuebles como simple inversión.

Para la adquisición no hace falta autorización previa y el comprador tiene la posibilidad de obtener otros derechos como son los de construcción, compra, primera opción, o recompra.

La construcción, alquiler o arriendo con opción a compra de viviendas no está reconocida como una actividad comercial y está prohibido comprar inmuebles con ese objeto.

Para más información al respecto, visite la página web de la Oficina Federal de Justicia que brinda todas las directrices y orientaciones a los extranjerosEnlace externo interesados en adquirir una propiedad en Suiza.

Hipotecas y financiación

Los tipos de interés fijo o variable y el mercado financiero hipotecario son los tres modos principales de hipotecas en Suiza.

Como ocurre en otros mercados, el tipo de interés variable se ajusta continuamente al índice de interés imperante en el mercado del capital, mientras que el tipo de interés hipotecario fijo no suele cambiar durante un periodo de tres a cinco años. El mercado financiero hipotecario está basado en el índice Libor (London Interbank Offered Rate) para el mercado de capitales en euros. A esto se añaden las comisiones, y el monto final depende de la capacidad crediticia de la persona prestataria.

Hablando en términos generales, los compradores deben depositar al menos el 20% del precio de la propiedad. Al menos el 10% deben depositarlo en efectivo y el 10% restante pueden costarlo con un fondo o la caja de pensión. El coste anual del crédito no debe ser más de un tercio del sueldo bruto que gana el comprador. Los tipos de interés son negociables, es decir, algo parecido a ir de tienda en tienda comparando precios. La cantidad del préstamo puede llegar al 80% del valor que tiene el inmueble en el mercado.

Los dueños de una propiedad residencial pagan los impuestos federal y cantonal sobre los bienes inmuebles. El propietario de una vivienda puede deducir en sus declaraciones a la renta los intereses hipotecarios y los costes de mantenimiento. Si se trata de oficinas y edificios comerciales, el coeficiente del crédito ronda generalmente el 70%.

Puede obtener más información sobre hipotecas en Suiza en la web HausinfoEnlace externo.

Para más información sobre cómo emprender un negocio en Suiza le sugerimos visitar la web de Switzerland Global EnterpriseEnlace externo (antigua OSEC).

Red de relaciones comerciales en el exterior

Las agencias suizas de inversiones y comercio exterior (Swiss Business HubsEnlace externo) son una especie de “tiendas y servicios bajo el mismo techo” que el gobierno pone a disposición de los empresarios interesados en hacer negocios en distintos países del mundo y de los empresarios extranjeros que quieren establecer sus empresas en Suiza.

La red puede ayudar a encontrar fabricantes específicos, organizar los contactos iniciales y dar informaciones útiles.

Hay hubs en países europeos como Gran Bretaña, Alemania, España o Francia, y también en Estados Unidos, Rusia, Singapur y Sudáfrica.

Puede encontrar una lista completa de los centros de negocios Enlace externo(hubs) en la página de Switzerland Global Business (antigua OSEC).

swissinfo.ch

×