Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Fondos Montesinos


En Suiza “hay mucho más dinero” del Perú


Por Paula Dupraz-Dobias, Lima


Manifestación en las calles de Lima en 2011 en contra del expresidente Alberto Fujjimori y su jefe de Inteligencia, Vladimiro Montesinos. (Keystone)

Manifestación en las calles de Lima en 2011 en contra del expresidente Alberto Fujjimori y su jefe de Inteligencia, Vladimiro Montesinos.

(Keystone)

A 14 años de que Suiza devolviera 93 millones de dólares a Perú por el caso 'Madre', vinculado a una red de corrupción desarrollada y protegida por Vladimiro Montesinos, habría 30 millones de dólares adicionales que el país andino podría reclamar.

Alonso Peña Cabrera, jefe de la Unidad de Cooperación Internacional del Ministerio Público del Perú, habla con swissinfo.ch sobre los casos que investiga.

Desde el año 2014, y con la colaboración del Instituto de Gobernanza de Basilea, Perú ha trabajado en la recuperación de activos ilegales relacionados con las coimas que fueron repartidas a los involucrados en la adquisición de aviones militares rusos por parte del Gobierno peruano. Dichos cobros ilegales se encuentran congelados en cuentas pertenecientes a cómplices del Jefe de los Servicios de Inteligencia del expresidente Alberto Fujimori.

Montesinos reconoció en su momento que el precio de los aviones fue inflado artificialmente y que las comisiones ilegales derivadas de esa operación fueron entregadas lo mismo a intermediarios rusos que al propio político peruano y a sus allegados.

A un año de su entrada en vigor, la ‘Ley de Pérdida de Dominio’ peruana, que Suiza reconoce como compatible con su legislación, contribuye a que avancen los casos que buscan la restitución de fondos para Lima.

Alonso Peña Cabrera, titular de la División del Ministerio Público peruano encargada de la devolución de activos -área creada por el fiscal general Pablo Sánchez Velarde- afirma que es una de las primeras en su tipo en Latinoamérica y que ayuda de forma importante a trabaja en los casos más delicados.

swissinfo.ch: La corrupción es todavía un problema importante en Perú y permite la salida de fondos a paraísos fiscales. ¿Cuál es su evaluación personal sobre los niveles de ese flagelo y qué puede hacerse para combatirlo?

Alonso Peña Cabrera: La corrupción es un problema grave en Perú y en muchos otros países de Latinoamérica y, a la luz de la evidencia, sigue aumentando. No obstante, también se están tomando medidas para combatirla. La corrupción no siempre debe ser perseguida y sancionada, también debe ser prevenida. Y lo que nosotros hacemos es justamente un trabajo de prevención que busca evitar que actos de este tipo se sigan reproduciendo. Instituciones como el Ministerio Público están tomando medidas importantes al contar, por ejemplo, con un sistema de fiscales especializados en la tarea de perseguir e investigar los presuntos actos de corrupción.

swissinfo.ch: ¿Cómo opera la cooperación entre el Instituto de Gobernanza de Basilea y el Ministerio Público peruano tras el convenio que firmaron en 2014?

A.P.C.: A partir del convenio hemos trabajado en casos concretos y finalmente fue posible identificar la ruta del dinero (de los fondos ilícitos peruanos que terminaron depositados en cuentas suizas). Esto permitirá organizar la restitución de activos provenientes de Suiza y también de Luxemburgo.

El Instituto de Basilea cooperó con nosotros y nos ayudó a identificar los fondos, a acreditar su origen ilícito y a probar que los titulares de esas cuentas tenían relación con personas involucradas en actos de corrupción en Perú durante los años 90.

swissinfo.ch: ¿Esto quiere decir que el instituto les ayudó a encontrar esas cuentas?

A.P.C.: Encontrar no es el término preciso. Los fondos habían sido ubicados desde el periodo 2000-2002, pero ya habían pasado 14 años desde entonces. La ayuda que recibimos del instituto de Basilea -y de otras instituciones- consistió en acreditar la titularidad de los fondos, probando que eran de personas involucradas en actos de corrupción cometidos en Perú en los años 90.

swissinfo.ch: ¿En que etapa se encuentra el caso de los fondos de Montesinos?

A.P.C.: En el año 2000-2001 se produjo una recuperación de fondos gracias a la intervención de la fiscal suiza (Cornelia) Coba. Fue un hecho histórico y se trató de una cantidad considerable que fue recuperada gracias a la cooperación entre Suiza y Perú.

Ahora hablamos de activos que provienen del pago de coimas a funcionarios públicos, como Vladimiro Montesinos y su círculo, y también a empresarios, en este caso, de origen ruso.

Pero para avanzar, era necesario activar la colaboración prevista en casos de ‘pérdida de dominio’, una posibilidad considerada por la ley desde el 2012.

Cuando se firmó el convenio con el Instituto de Gobernanza de Basilea, los fiscales especializados en anticorrupción presentaron la llamada ‘demanda por pérdida de dominio’. Luego vino una segunda etapa en la que se enviaron cartas rogatorias a Suiza, y tenemos conocimiento de que ya hubo un pronunciamiento (helvético) a favor de la extinción del dominio de las cuentas de esas personas (lo que facilitaría a Perú la recuperación de fondos).

swissinfo.ch:  Puede explicar la historia de las coimas pagadas durante la compra de aviones rusos?

A.P.C.: En la década de los 90 se registraron muchos actos de corrupción en Perú. Se sobrevaluó el precio de armamento, aviones MIG-29 y de un Sukhoi25.

La adquisición de este equipo militar con sobreprecios permitió repartir coimas entre Vladimiro Montesinos, Roni Lerner y Ilan Weil Levy (estos dos últimos, intermediarios en la venta de los aviones) y también recibieron dinero Yuri Khozyainov (un oficial ruso), y Alberto Venero Garrido, (testaferro de Montesinos).

Estos actos de corrupción se produjeron en 1995 aproximadamente. Pero los procesos penales e investigaciones iniciaron hasta el 2001, y a partir de esa fecha se empezaron a identificar cuentas con cantidades exorbitantes de dinero. Pero para tener éxito cuando enviamos cartas rogatorias a Suiza, debemos presentar una sentencia de pérdida de dominio emitida por un juez peruano, con la que se acreditan dos cosas: que hay actividad ilícita y que el dinero de las cuentas que se tienen identificadas proviene de actos ilícitos.

swissinfo.ch: ¿Por qué ha demorado tanto la devolución de los fondos? Desde mayo pasado se anunció que se repatriarían fondos. ¿Por qué no ha sido así?

A.P.C.: Todo país tiene que cumplir con lo que se conoce como el ‘debido proceso’. Significa que las personas cuyo patrimonio será afectado tienen derecho a defenderse y, en segunda instancia, a apelar. En este caso, avanzamos según los plazos que marca la legislación suiza. Estamos en la última etapa, en la cual se agotan las instancias ante las autoridades suizas.

swissinfo.ch: ¿Cuánto tiempo tomará concluir esta última etapa?

A.P.C.: En Suiza están de vacaciones (estivales). Y me parece que en uno de los casos se presentó un recurso de apelación. Por lo tanto, debemos esperar aproximadamente dos meses más. Creo que será en octubre (cuando se concluya la última etapa).

Nos han dicho que hay que esperar y agotar los plazos para cumplir con todas las formalidades. Pero sabemos que ya hay una primera decisión favorable para el estado peruano.

swissinfo.ch: ¿Considera que ya se identificaron todas las cuentas relacionadas con los casos de corrupción de Montesinos?

A.P.C.: En general, en este tipo de actos se utilizan testaferros, es decir, terceras personas que prestan su nombre para la apertura de cuentas. No debe olvidarse algo importante: lo que se produjo en Perú fue una red de crimen organizado integrada por muchas personas. Existió el caso ‘Madre’ que derivó en otros más.

swissinfo.ch: ¿Cuál es el caso mas emblemático que usted trata en ese momento?

A.P.C.: Es difícil definirlo, porque puede serlo por la cantidad de personas involucradas, por la magnitud de los fondos o por (la gravedad de) los delitos que supone. Creo que cada uno tiene su importancia.

Con Suiza, no se trata de tanto dinero. Pero existe el caso de Moshe Rotschild (un traficante de armas involucrada en la venta de los aviones), que se construye para llevarlo por la misma ruta que el de Khozyainov y (Evgeny) Ananev (otro presunto testaferro de Montesinos). Creo que avanza de forma exitosa. Hablamos de unos 16 millones de dólares. Pero no podemos dar más información por el momento.

swissinfo.ch: ¿Suiza es aún atractiva para el lavado de activos ilícitos?

A.P.C.: Parece que sigue siendo un lugar donde este tipo de fondos tienen cabida. Es un paraíso fiscal. Pero creo Suiza ha cambiado ciertas leyes con lo que muestra que no está dispuesta a que sus bancos sigan siendo una fuente de lavado de dinero.

swissinfo.ch: ¿Ha sido usted testigo de un cambio en el nivel de cooperación que ofrecen las autoridades suizas a Perú?

A.P.C.: Claro que sí. Hay un fortalecimiento en la relación bilateral entre Suiza y Perú. El acercamiento de los últimos años es cada vez más sólido. En 2015, tuvimos en el Perú a expertos y autoridades suizas de alto nivel durante un seminario internacional de recuperación de activos. Decididamente, en 2015 y 2016 la operación ha sido cada vez más intensa. Mucho más proactiva.

Medidas suizas contra el lavado

1990: Suiza adopta disposiciones penales contra el blanqueo de capitales (art. 305 bis y 305 ter del Código Penal).

1998: Entra en vigor la Ley contra el Blanqueo de Dinero, que contempla la obligación de que todos los intermediarios financieros (bancos, aseguradoras, gestores de patrimonio independientes, etc.) notifiquen operaciones sospechosas.

2007: Suiza se suma a la Iniciativa para la Recuperación de Activos Robados (Star por sus siglas en inglés) puesta en marcha en 2007 por el Banco Mundial y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×