Salón del Automóvil de Ginebra El automóvil que se conduce solo ya no es una fantasía


En Singapur, subirse a un taxi sin coductor ya es una realidad. No obstante, un ingeniero acompaña a los pasajeros durante la pase de prueba.

En Singapur, subirse a un taxi sin coductor ya es una realidad. No obstante, un ingeniero acompaña a los pasajeros durante la pase de prueba.

(Keystone)

El Salón del Automóvil de Ginebra 2017 abre sus puertas este jueves. Durante los próximos 10 días, el público constatará los avances de la conducción automatizada. Para Yves Gerber, portavoz del Touring Club Suiza (TCS), el ‘boom’ de los vehículos autónomos llegará en breve.

El Salón de Ginebra permite conocer las principales tendencias del mercado automotriz. Durante los últimos años, ha sido patente el creciente entusiasmo que despiertan entre los consumidores los vehículos utilitarios deportivos (conocidos como SUV) y los nacientes vehículos eléctricos. En la 87ª edición del Salón, una de las principales tendencias serán los automóviles autónomos y la rápida evolución que registran.

Atento observador de este mercado, el Touring Club SuizaEnlace externo comparte su análisis al respecto a través de su portavoz francófono, Yves Gerber. En su opinión, los avances de la conducción automatizada son una realidad.

(swissinfo.ch)

swisinfo.ch: ¿En qué estado nos encontramos actualmente en materia de conducción automatizada?

Yves Gerber: A nivel tecnológico, estamos cerca de la madurez. Los expertos estiman que los primeros modelos totalmente autónomos saldrán al mercado en el año 2020. Y a partir de entonces esperamos una curva ascendente, con un ‘boom’ que se mantendrá hasta 2035.

Pero los compradores no serán forzosamente clientes individuales. Los modelos económicos que esperamos, y que ya vemos circulando en proyectos piloto, muestran que serán utilizados preponderantemente para conformar flotillas de automóviles compartidos (cada usuario paga exclusivamente por el tiempo que utiliza un vehículo sin ser propietario del mismo). Un modelo de negocios que contribuirá al auge de estos coches en el tráfico cotidiano.

Los principales clientes provendrán del medio urbano, donde gran parte de las familias hoy no tiene un vehículo individual. Por ejemplo, uno se desplazará de una ciudad a otra en tren, pero luego hará la última parte del trayecto en un vehículo autónomo alquilado.

swissinfo.ch: Pero aún hay obstáculos jurídicos para la conducción automatizada…

Y.G.: El problema fundamental que hay que resolver en la conducción automatizada es el de la responsabilidad civil. Actualmente nos apegamos a la Convención de Viena de 1969Enlace externo, según la cual el automovilista es el único responsable a bordo de un vehículo. 

Acaba de introducirse en esta Convención la noción de asistencia, pero el conductor principal siempre debe estar en capacidad de retomar el control.

Mientras sigamos en este punto, es imposible pensar que un vehículo opere de forma totalmente autónoma, mientras su ocupante lee tranquilamente el periódico. Pero las cosas avanzan a una gran velocidad y el primer automóvil totalmente autónomo circulando por las calles en 2020 no es para nada una idea descabellada.

swissinfo.ch: ¿El accidente mortal que se registró en Estados Unidos a bordo de un Tesla automatizado no enfrío los ánimos con respecto a las bondades de estos coches?

Según Yves Gerber, portavoz del Touring Club Suiza, la conducción autónoma será una realidad en un futuro próximo.

Según Yves Gerber, portavoz del Touring Club Suiza, la conducción autónoma será una realidad en un futuro próximo.

(TCS)

Y.R.: Los accidentes ponen a prueba las tecnologías, cuya ágil evolución va corrigiendo los problemas que encuentra a su paso. Los exámenes hechos muestran que los vehículos automatizados registran menos accidentes por kilómetro que los seres humanos. Y no perdamos de vista que las tres principales causas de accidente son: la falta de atención del conductor, manejar cuando se ha ingerido alcohol y el exceso de velocidad. Las máquinas no cometerán ninguna de esas tres faltas.

swissinfo.ch: Subirse al automóvil, ordenarle a dónde se dirige y luego, simplemente, dejarse conducir. ¿Estamos frente a una fantasía o es una realidad que se avecina?

Y.R.: Se necesitará al menos una generación para que el parque vehicular se transforme. El gran desafío será la transición entre los automóviles que disponen de tecnologías de conducción automatizadas y los que no las tienen.

Los dos tipos de coches van a coexistir durante varios años, lo que, sin duda, supondrá algunos problemas. Por ejemplo, el primer accidente que tuvo un coche de Google el año pasado fue porque un auto normal se atravesó, ignorando que el vehículo autónomo tenía la prioridad.

swissinfo.ch: La legislación y la tecnología evolucionan. Pero, ¿está el hombre listo para cruzar el umbral que lo llevará a la conducción automatizada?

Y.R.: Hoy, el 40% de los desplazamientos se efectúan por razones personales o de esparcimiento. El resto, son de carácter obligatorio. Pienso que la mayoría de la gente está lista para dejar el volante, pero hace falta un salto generacional. Los nativos digitales están mucho más dispuestos a poner su vida en manos de un coche autónomo que las personas mayores de 50 años.

Pensemos en los aviones. Hoy en día el piloto se beneficia de una tecnología equivalente. El avión se pilota prácticamente solo. Lo mismo sucede con los trenes y hay muchos metros que carecen de conductores. Esto no suscita problemas porque es algo que ya se incorporó a las costumbres de la gente.

En otros tiempos, subirse a un coche despertaba toda una serie de emociones. Era sinónimo de libertad y propiedad. Pero esto ha ido cambiando y, de forma progresiva, la gente va a estar lista para poner su integridad corporal en manos de la tecnología. Pero es un salto sociológico que no puede hacerse de un día para el otro. 

¿Y usted? ¿Estaría dispuesto a subirse a un coche sin conductor? Nos interesa conocer su opinión.

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


Traducción del francés: Andrea Ornelas

×