Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

EE UU no intervendrá en una Cuba estable (I parte)


A una semana de que, por motivos de salud, Fidel Castro transfiriera "provisionalmente" el poder a su hermano Raúl, el presidente estadounidense George Bush hace su primera aparición pública para refrenar a los exiliados.

"Los Estados Unidos no quieren desestabilizar a Cuba... eso significaría que en unos días, más de un millón de cubanos estarían en La Florida": René Zeyer.

"Estados Unidos está prisionero de su relación con los cubanos exiliados en Miami", sentencia el periodista René Zeyer.

Sin embargo, "tiene tantos problemas en otros lugares del mundo que no estoy seguro, después de las consecuencias en Irak, que quiera lo mismo con Cuba, porque eso significaría que dentro de unas semanas, unos días, más de un millón de cubanos estarían en Florida".

Y es que, recuerda René Zeyer, Estados Unidos tiene en vigor la denominada ley de 'pies secos', que permite a los cubanos que llegan a su territorio, pedir la residencia inmediata (En más sobre el tema: 'Pies secos, pies mojados, política de doble moral').

Desde hace cerca de 30 años, y en diversos medios de información suizos, René Zeyer, de origen alemán, ha dado seguimiento al acontecer de Cuba. En la década de 1990 al 2000, trabajó como corresponsal en La Habana y desde entonces visita con regularidad ese país. Un país que desde hace unos días ocupa grandes espacios en los medios informativos del mundo y, por supuesto, suizos.

Toda suerte de especulaciones

El pasado 31 de julio, por primera vez en 47 años y como consecuencia de un "grave accidente de salud" (cirugía intestinal), Fidel Castro transfería, "de manera provisional", las riendas de la República de Cuba a Raúl, su hermano, a la sazón, ministro de la Defensa.

La noticia causó un enorme revuelo. Dio pie a toda suerte de versiones: desde aquella que aseguraba que el Comandante sufría de un tumor canceroso en el estómago, hasta aquella otra que hablaba de la posibilidad de que Fidel ya hubiera muerto.

"En estos casos no hay que guiarse por las esperanzas de los cubanos en el exilio, sino por las noticias oficiales. Se sabe que el estado de salud del comandante es un secreto estatal y, además de eso, que tuvo una operación y que está mejorándose satisfactoriamente. Todo el resto está en el campo de las especulaciones", enfatiza el periodista.

Los mensajes de EE UU

En un comunicado, difundido el jueves (03.06) la Casa Blanca se pronunció por la realización de elecciones libres en la isla.

"Los cubanos deben saber que no tienen un mejor amigo que Estados Unidos. Nosotros los apoyaremos en su esfuerzo de establecer un gobierno de transición en Cuba que se comprometa a favor de la democracia y tomaremos nota de aquellos que en el régimen actual se opongan a su aspiración de tener una Cuba libre", señaló el texto.

En entrevista con la cadena estadounidense noticias NBC, el domingo siguiente, la secretaria de Estado estadounidense, Condolezza Rice, precisó, sin embargo, que Washington no alimentaría una crisis en Cuba y subrayó que los cubanos tenían que realizar los cambios en su propio país. Un mensaje ratificado este lunes (07.08) por Bush: "corresponde a los cubanos de Cuba decidir sobre el futuro de la isla".

Tales posicionamientos ponen en evidencia la doble actitud de Washington con respecto al que, por muchos años, fuera el último bastión socialista en el continente americano.

Suiza, intermediario

Y en ese tenor, cabe recordar que en 1959 Washington reconoció, en el espacio de apenas unos días, al gobierno emanado de la Revolución Cubana. Empero, renuente a reducir su personal diplomático –tachado de espía-, rompió relaciones con Cuba en 1961.

Desde entonces, Suiza representa sus intereses en la isla.

Treinta años después, a poco del desplome del bloque socialista, el gobierno de Berna asumió, en 1991, la representación de la República de Cuba ante Estados Unidos. (En más sobre el tema: de Washington a La Habana, vía Berna)

Una política contradictoria

"La política de Estados Unidos con respecto a Cuba es muy contradictoria porque, por un lado, cada gobierno (del último medio siglo en la Unión Americana) quiere complacer al lobby -a la mafia como es llamada desde Cuba-, de los cubanos en el exilio, en Florida, que tiene un papel muy importante en las elecciones de los Estados Unidos. Del otro lado, los Estados Unidos no quieren un caos, una guerra civil, un gran problema tan cerca de su propio país".

"La política oficial de los Estados Unidos refleja eso, de un lado, complacer a los cubanos en el exilio, del otro, mantener la paz y la tranquilidad dentro de Cuba. Y hasta que el régimen actual siga garantizando esta tranquilidad en Cuba, no creo que el gobierno de los Estados Unidos vaya a complicar las cosas".

De ahí también el hecho de que al pasar revista sobre las posibles implicaciones del momento actual de Cuba en relación con el gobierno estadounidense, y con el exilio de Miami, René Zeyer descarte la posibilidad, largamente evocada, de que éste último pueda detonar una guerra civil en la isla.

"No son capaces de mantener o empezar algo que tenga que ver con acciones militares o intervenciones directas. Nunca hay que olvidar que el único intento fue la famosa intervención en la Bahía de Cochinos y desde entonces ya han pasado más de 40 años. Nuca más, ni una vez, hubo el más mínimo intento de tratar de invadir Cuba con armas, por parte del exilio".

Ningún riesgo

Más de 600.000 cubanos expatriados residen en Estados Unidos. Algunos de ellos ganaron las calles en manifestaciones de júbilo tras el anuncio del quebranto en la salud de Castro y la consecuente transferencia "temporal" de la dirección de la isla.

Esa diáspora opositora, de la que procede la mayor parte de los dólares que entran a la isla y muchos de cuyos miembros reclaman posesiones en el país, es considerada como uno de los principales riesgos de desestabilización de Cuba. Algunos piensan que incluso podrían desencadenar un conflicto armado.

"Todo eso es un poco hablar por la ventana y hacerse el bárbaro. Yo no tengo el más mínimo miedo de que aquí vaya a empezar un conflicto armado".

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

Fidel Alejandro Castro Ruz nació en Mayarí, Cuba el 13 de agosto de 1926.

Es el máximo dirigente de Cuba desde el 1 de enero de 1959, cuando, encabezando la Revolución Cubana, derrocó al gobierno de Fulgencio Batista.

Lideró en 1961 la adopción del marxismo por el gobierno revolucionario, estableciendo el primer régimen socialista de toda América.

Ocupó el cargo de primer ministro hasta 1976, en que fue designado presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros.

Desde la fundación del Partido Comunista de Cuba en 1965 desempeña el primer secretariado del mismo.

Contexto

31.07 las autoridades cubanas anuncian la transferencia "provisional" del gobierno al ministro de Defensa, Raúl Castro, dado un "accidente" en la salud de Fidel (una operación intestinal).

En diversos comunicados, las autoridades cubanas han dado cuenta de un reestablecimiento satisfactorio del Comandante.

Washington lanzó un llamado a "la democratización" de la isla y ofreció ayudar en su búsqueda.

Una carta firmada por 400 intelectuales, incluidos los Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel (Argentina); Desmond Tutu (Sudáfrica) y José Saramago (Portugal) exige a Estados Unidos que respete la soberanía de Cuba.



Enlaces

×