El gigante no cesa de crecer Suiza depende cada vez más de su industria farmacéutica

En 2015, el gobierno suizo defendió los intereses de Novartis frente al gobierno de Colombia, cuando el país sudamericano intentaba anular la patente del anticancerígeno Glivec (a la derecha de la imagen Joe Jimenez, director de Novartis) en aras del interés nacional. Evidencia de que el gobierno suizo apoya a las farmacéuticas incluso más allá de sus fronteras.

En 2015, el gobierno suizo defendió los intereses de Novartis frente al gobierno de Colombia, cuando el país sudamericano intentaba anular la patente del anticancerígeno Glivec (a la derecha de la imagen Joe Jimenez, director de Novartis) en aras del interés nacional. Evidencia de que el gobierno suizo apoya a las farmacéuticas incluso más allá de sus fronteras.

(Keystone)

Con un nuevo récord de exportaciones en 2016, la industria farmacéutica se confirma como nunca como pilar de la economía suiza. El fenomenal crecimiento se debe en gran medida a la subida del precio de algunos medicamentos. Una situación que denuncian numerosos actores del sector mundial de la salud.

Los relojeros, fabricantes de máquinas herramienta y responsables del sector turístico lo pasan mal, mientras un sector productivo parece inmune a los embates de la fortaleza de franco suizo y las turbulencias de la economía global: la industria farmacéutica. Más aún, en un contexto de desaceleración económica, las 250 empresas que conforman la industria farmacéutica en Suiza registraron nuevamente un desempeño históricoEnlace externo en 2016, con exportaciones superiores a los 80 000 millones de francos, un 15% más que el año previo.

La industria farmacéutica representa alrededor del 40% de las exportaciones suizas. Y si se le suma la industria química, prácticamente uno de cada dos francos que gana Suiza en el extranjero proceden de dichas actividades, presentes en el país desde hace casi 150 años. Un grado de concentración que no se había observado nunca y que vuelve a la Confederación Helvética cada vez más dependiente de las multinacionales farmacéuticas –como Novartis, Roche o Merck Serono–, ya que se han vuelto indispensables para asegurar la estabilidad de la actividad industrial y para garantizar millares de puestos de trabajo en el país alpino.

Hoy, el sector farmacéutico emplea a más de 40 000 personas en Suiza. Y el dato asciende a 180 000 si se suman los empleos indirectos vinculados a este sector, según un estudioEnlace externo del Instituto de Investigación Económica BAKBASEL. La trayectoria que se observa a lo largo del tiempo es espectacular: a finales de los años 90, esta rama productiva era responsable del 2% de la llamada creación de valor de la economía suiza. Hoy, el dato es de 4%.

Lo anterior se explica en la suma de varios factores: una demanda cada vez más importante de medicamentos por parte de los países emergentes, el envejecimiento de la población en los países desarrollados, el incremento de las enfermedades crónicas y la explosión del precio de algunos medicamentos. Las cifras obtenidas por swissinfo.ch en la Administración Federal de Aduanas (AFD) revelan que aunque las exportaciones de las industrias química y farmacéutica crecieron 1,8% en 2016 con respecto al año previo, el ‘boom’ que vive la demanda de estos productos hizo que se encarecieran 9,5% durante el periodo citado.

“Suiza es, a la vez, rehén y cómplice de su industria farmacéutica”

Patrick Durisch, Ojo Público

La subida de precios representa un gran problema en opinión de diversos actores de la salud pública mundial. “Un repunte del precio de los medicamentos no solo es un problema para los países emergentes y en desarrollo. También en Suiza y Europa hay pacientes que no pueden acceder a algunos tratamientos porque son demasiado caros. Una explosión de precios que, con el paso del tiempo, pone en peligro el sistema de seguridad social y a los seguros de salud”, destaca Patrick Durisch, responsable de temas de salud en la oenegé suiza Ojo PúblicoEnlace externo.

Pero considerando el creciente peso económico que tiene esta industria y las amenazas de deslocalización que lanza de forma sistemática, las autoridades suizas están cada vez más maniatadas cuando se trata de intervenir para obligar una baja de pecios en algunos medicamentos, denuncia Patrick Durisch. “Suiza es, a la vez, rehén y cómplice de su industria farmacéutica. La intervenciónEnlace externo de la Secretaría de Estado de Economía ante el Ministerio de Salud de Colombia, para impedir que el anticancerígeno Glivec (Novartis) perdiera la patente y fuera declarado de interés público, ilustra perfectamente esta situación”, afirma.

La industria farmacéutica justifica sus precios elevados –el tratamiento de un solo paciente puede costar varias decenas de miles de dólares– argumentando los costos en los que incurre para financiar la investigación y que los tiempos y procedimientos que anteceden a la comercialización de un nuevo medicamento son cada vez mayores. A ello se suma la férrea competencia que supone el creciente mercado de los genéricos.

Sin embargo, estos argumentos no convencen a Patrick Durisch: “Hay una carencia total de transparencia con respecto a los costos en los que incurren [las empresas] en materia de investigación y desarrollo. Aunque la industria afirma que invierten alrededor de 2 600 millones de francos suizos para desarrollar un nuevo medicamento, los organismos no lucrativos especializados en salud consideran que la suma es de solo 200 o 300 millones de francos”. Para el representante del Ojo Público, los precios de los medicamentos se fijan en realidad basándose en “la necesidad que tienen los pacientes y a partir de negociaciones que se realizan país por país, pero que toman como referencia de partida el elevado precio que tienen los medicamentos en el mercado estadounidense”.

Retomar el control sobre el precio de los medicamentos

El Gobierno suizo aprobó hace unos días un paquete de reglasEnlace externo que permitirán nuevamente controlar el precio de los medicamentos que son rembolsados por los seguros de salud. Entre 2012 y 2014, la Oficina Federal de la Salud Pública (OFSP) había ordenado bajar los precios de 1 500 productos que reembolsa el seguro obligatorio, lo que se tradujo en un ahorro del orden de los 600 millones de francos para los pacientes.

El nuevo objetivo del gobierno para los próximos tres años es de 240 millones de francos, mucho menos ambicioso que antes, pero un paso al frente en el objetivo de regular los precios de los medicamentos.

Para memoria, la industria farmacéutica impugnó –con éxito– el método que aplicaban las autoridades federales previamente, lo que obligó a la suspensión de la examinación periódica de las tarifas. De cara al futuro, esta se aplicará de nuevo una examinación, pero ahora deberá tener en cuenta la relación costo-beneficio de un medicamento con respecto a otros equivalentes y no solo la comparación entre los precios suizos con los que existen en el extranjero.


Traducción del francés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

×