Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

El ocaso de la vida


¿Por qué Suiza está rezagada en cuidados paliativos?




Los cuidados en la fase final de la vida son un tema fundamental para la sociedad. (AFP)

Los cuidados en la fase final de la vida son un tema fundamental para la sociedad.

(AFP)

En Suiza, la promoción de los cuidados paliativos es reciente. Hasta ahora se daba prioridad a los tratamientos curativos, los cuidados intensivos y el suicidio asistido para los pacientes en fase terminal. La creación de una nueva cátedra universitaria en medicina paliativa podría cambiar esta realidad.

A principios de este año, Steffen Eychmüller fue nombrado profesor de Cuidados Paliativos  en la Universidad de Berna. Es la segunda persona que obtiene un cargo de este tipo en Suiza. swissinfo.ch lo entrevistó en el Centro de Cuidados Paliativos del Hospital Universitario de Berna, institución que tiene a su cargo.

La pasión de este experimentado galeno por su trabajo se hace evidente desde el primer minuto. Eychmüller está convencido de que, dado el envejecimiento de la población, la demanda de cuidados paliativos –una disciplina que exige el trabajo colegiado de médicos, enfermos y familiares– será cada vez mayor en Suiza. El presupuesto destinado a este tipo de medicina aumentará y para evitar que se traduzca en cargas económicas inmanejables, es tiempo de que Suiza apueste por una mejor planeación en este ámbito, tomando como ejemplo las experiencias de países como Australia o Reino Unido.

swissinfo.ch: ¿Por qué Suiza está rezagada con respecto a otros países en materia de cuidados paliativos?

Steffen Eychmüller: Hasta ahora Suiza ha puesto el acento en los cuidados intensivos y en los tratamientos curativos, porque tiene un acceso excepcional a las mejores y más costosas tecnologías para prolongar la vida.

Nos hemos dedicado mucho menos a la atención de los enfermos crónicos y a ofrecer alternativas para que estos pacientes puedan seguir viviendo con su enfermedad.

Esto se debe quizás a que nuestro sistema de salud está fragmentado: los hospitales están concebidos como entidades económicas y mucha gente paga de su bolsillo las instituciones que atienden a enfermos crónicos, las residencias para la tercera edad y los servicios de atención domiciliaria.

Suiza se encuentra con que carece de centros integrales de cuidados paliativos. Y cuando existe un problema de salud, la expectativa [del paciente y de sus familiares] es que sea atendido y curado en un hospital. No tenemos una red de instituciones integradas que constituyan un “sistema nacional de salud”.

En 2015, la segunda edición de un estudio realizado por ‘The Economist sobre la calidad de la muerte en 80 países mostró que Suiza mejoró su posición del puesto 19 al 16. Pero dejó claro también que hay naciones que ofrecen cuidados paliativos mucho mejores [Reino Unido y Australia]. Y los países mejor clasificados son los que poseen un sistema nacional de salud que opera de forma integrada.

swissinfo.ch: ¿Qué le falta a Suiza en el ámbito de los cuidados paliativos en comparación con países estos países?

S.E.: Nos falta experiencia. Naciones como Reino Unido tienen 30 años de historia y desarrollo en esta disciplina y la gente lo asume así. En nuestro país, los cuidados paliativos llegaron tarde, hace solo seis años. Pero soy optimista, se fortalecerán con el tiempo y las familias entenderán que acercarse al final de la vida no es el fin a la esperanza. Dispondrán de una fantástica oferta de opciones que les asegurarán gran calidad de vida en el ocaso de sus vidas.

swissinfo.ch: ¿Podríamos decir que la muerte, el fin de la vida, son un tema tabú en Suiza?

S.E.: No es un tema tabú en Suiza ya que los medios de comunicación –y los políticos– han debatido a fondo sobre el suicidio médicamente asistido. Pero sí debemos replantearnos el derecho a concluir la vida de una forma digna. En los hospitales no tenemos buenos ejemplos de vidas que llegan a su fin con dignidad, por ello a la gente le reconforta la idea de que exista el suicidio médicamente asistido.

Para muchos seres humanos es más digno un suicidio asistido por médicos o por organizaciones como Exit que someterse a un sufrimiento interminable en el sistema hospitalario tradicional. Esta visión cambiaría si los enfermos gozaran, apoyados de una red de profesionales, de su familia y amigos, de nuevas formas de llegar al final de la vida con toda la dignidad. Esta es la misión de los cuidados paliativos.

swissinfo.ch: ¿Diría usted que la gran aceptación del suicidio asistido en Suiza ha influido en la percepción de los cuidados paliativos como una opción de apoyo cuando la vida se extingue?

S.E.: Solo puedo hablar desde la perspectiva de la gente con la que participamos en mesas redondas y que suelen comparan los cuidados paliativos con el suicidio médicamente asistido. Mesas redondas que, por cierto, prometen muchos y apasionantes debates.

En general, veo que en Suiza aún hay una visión limitada sobre lo que podría y debería ser el final de la vida de un ser humano. En Asia, por ejemplo, llegar a la senectud representa alcanzar la cima de la vida. Las personas mayores son vistas con un gran respeto por quienes las rodean. En Suiza, la vejez no es percibida como la mejor parte de la vida. Por tanto, no le concedemos ni el elevado valor ni la dignidad que podría tener.

Suicidio asistido

La legislación suiza acepta el suicidio asistido cuando el paciente toma libremente la decisión y quienes le ayudan no tienen ningún interés personal en la muerte de esa persona. Organizaciones como Dignitas y Exit figuran entre las principales organizaciones que facilitan este tipo de procesos.

El suicidio médicamente asistido es legal en Suiza, pero no la eutanasia.

Según un estudio realizado en 2013 y publicado a principios de este año, en la Suiza de habla alemana, en cuatro de cada cinco muertes esperadas se utilizó algún tipo de práctica médica para mejorar la calidad de vida del paciente en la fase terminal. Estas prácticas consistieron en detener o declinar un tratamiento o en incrementar las dosis de fármacos como la morfina para reducir el dolor.

En la mayoría de los casos, esto se hizo con el consentimiento del paciente y de sus familiares.

swissinfo.ch: ¿Qué sugiere para promover los cuidados paliativos? Una estrategia nacional no parece una opción realista debido a la naturaleza fragmentada de nuestro sistema de salud.

S.E.: Tiene usted razón. Es ante todo un tema político y nosotros, los proveedores de cuidados, poco podemos influir en ese ámbito. Claramente, en un sistema nacional de salud bien integrado, la responsabilidad de cada una de las partes es mucho mayor.

Pienso que en Suiza los cuidados paliativos podrían prosperar más bien en un sistema mixto: uno donde se creen incentivos para el cuidado de los enfermos crónicos y se vaya construyendo algo parecido a un sistema nacional de salud, pero manteniendo los servicios de cuidados intensivos en los hospitales cuando estos sean útiles. Se trataría de rescatar lo mejor de los dos sistemas.

swissinfo.ch: ¿Qué le motivó a dedicarse a los cuidados paliativos?

S.E.: Es una parte fascinante de la medicina, permite ejercer una medicina más humana. Está relacionada con todo tipo de afecciones e involucra infinidad de detalles, lo que la hace una tarea muy compleja. Pero, en compensación, uno tiene frente a sí a seres humanos, cada uno con su historia, y el especialista y la familia lo acompañan para encontrar –juntos– la mejor manera de resolver el reto que tienen frente a sí.

La gente frecuentemente se sorprende de que los profesionales de los cuidados paliativos no estemos tristes y raramente presentemos crisis de agotamiento. Esto se debe a que nuestro trabajo está lleno de significado. No es una tarea superficial. Personalmente creo que proveer este tipo de cuidados es un privilegio.

¿Cómo se ven los cuidados paliativos en su país? Escríbanos y comparta con nosotros su opinión.

Cátedra en cuidados paliativos

Steffen Eychmüller es responsable de la cátedra en Medicina Paliativa de la Universidad de Berna desde el 1 de febrero, la segunda en Suiza después de Lausana.

La cátedra bernesa dispone de un presupuesto de 3 millones de francos financiados por la Academia Suiza de Ciencias Médicas y la aseguradora Helsana, lo que en palabras de Eychmüller no influye en la autonomía de la misma.

A su juicio, esta segunda cátedra es un éxito, si se considera que la estrategia nacional de cuidados paliativos comenzó hace seis años. Y opina que se deben crear más cátedras y nuevos cargos académicos profesionales que provienen de otras disciplinas, como la psicología y el trabajo social.

Comparada con otras naciones, Suiza es apenas un "país en desarrollo" en materia de cuidados paliativos, dice.

La primera estrategia nacional en cuidados paliativos duró de 2010 a 2015. A principios de 2017 se prevé lanzar una plataforma de cuidados paliativos a escala nacional, confirma a swissinfo.ch la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP). Su objetivo será facilitar el intercambio de ideas y la coordinación del trabajo de los distintos actores en este campo. "Todo el mundo debe tener acceso a cuidados paliativos en la fase final de su vida", según la OFSP.

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

×