Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Entrevista: Dagoberto Rodríguez


Cuba: "Ningún abandono del ideal histórico"


Por Marcela Águila Rubín


Al volante de su vehículo, este hombre ingresa al sector privado de la economía cubana. (Reuters)

Al volante de su vehículo, este hombre ingresa al sector privado de la economía cubana.

(Reuters)

El anuncio del ajuste en el modelo económico de La Habana y del despido de medio millón de trabajadores estatales ha ocupado grandes titulares en la prensa internacional. Para algunos medios la decisión revela que la Revolución Cubana hace aguas.

“Si el modelo cubano fuera un fracaso, no podría proveer a todos los ciudadanos de los servicios básicos en forma gratuita. ¿Qué otro país lo hace…?, inquiere Dagoberto Rodríguez, vice ministro de Exteriores de la isla.

“Es un proceso doloroso, pero necesario. Este ajuste económico va dirigido a perfeccionar el sistema que hemos elegido libremente en Cuba, el sistema socialista”, subraya el representante cubano.

De visita en Berna, donde se reunió con las autoridades helvéticas para analizar, como cada año, las relaciones bilaterales, Dagoberto Rodríguez habló a swissinfo.ch sobre ese encuentro y acerca del momento actual de la llamada ‘Perla del Caribe’.

swissinfo.ch: ¿A qué obedece su visita a Suiza?

Dagoberto Rodríguez: Anualmente hacemos un intercambio, un diálogo político entre las cancillerías de ambos países en el que repasamos las relaciones, el estado de los vínculos económicos, de la cooperación. Es un mecanismo realmente útil y que ayuda a afianzar las relaciones.

swissinfo.ch: Suiza representa los intereses de Estados Unidos en Cuba y de Cuba en Estados Unidos, ¿de qué hablaron al respecto?

D.R.: Explicamos a las autoridades suizas que hay un mejor ambiente con Estados Unidos, menos agresividad en la retórica, pero en la práctica no hemos visto cambio significativo. De hecho en el primer semestre de este 2010, esta administración ha impuesto más multas a compañías extranjeras que comercian con Cuba que cualquier otra administración. El Gobierno de Estados Unidos tampoco ha mostrado una disposición a iniciar un diálogo serio con Cuba.

swissinfo.ch: Con respecto a las modificaciones del modelo económico cubano, mucho se ha hablado. ¿Qué las motivó?

Creo que todos estamos sumidos en medio de una crisis internacional que afecta a todos los países, en especial a los del Tercer Mundo.

En el caso de Cuba nos hemos visto afectados por la disminución drástica de los precios del níquel, por ejemplo, que es uno de los principales exportaciones de Cuba (bajó hasta 9 mil dólares la toneladas, de 50 mil en 2008); el bloqueo de Estados Unidos (700 mil millones de dólares de pérdidas en 50 años); los huracanes que en 2008 (3) representaron pérdidas por 10 mil millones de dólares; la sequía con daños por 6 mil millones, luego de cinco años en los que apenas llovió en la región oriental del país.

Todo esto conforma un cuadro económico muy complicado que unido a problemas y deficiencias de nuestra economía, la falta de productividad, deficiencias económicas derivadas fundamentalmente del hecho de que en el modelo económico cubano, el nivel de protección que tienen los ciudadanos hace que en ocasiones no sientan la necesidad de trabajar o de trabajar intensamente.

Eso lleva a la necesidad de buscar más eficiencia, más productividad, a reducir el volumen del sector estatal y a la decisión -que se anunció recientemente- de una disminución de medio millón de trabajadores del sector estatal, que van a pasar la mayoría de ellos, a trabajar por cuenta propia o al sector privado.

swissinfo.ch. ¿Qué mecanismos emplearon para adoptar una medida de esa naturaleza?

D.R: Es una medida que se hace en muchas partes del mundo, pero no lo estamos haciendo como en el resto del mundo, en el sentido de que, primero, es el resultado de un consenso nacional. Es una medida que ha sido discutida en cada puesto de trabajo, en cada barrio de Cuba.

Es doloroso y no es fácil para la persona que está afectada pero pensamos que la inmensa mayoría de los cubanos entiende de qué se trata, que es una necesidad y que en definitiva el objetivo es resolver los problemas del país y de los ciudadanos .

El segundo aspecto que lo diferencia de otros procesos, es que no se trata de dejar en la calle abandonadas a 500 mil personas. Eso nunca ha pasado en Cuba y no va a pasar. Las personas que tengan que cambiar de trabajo tiene la protección del Estado y la protección de la sociedad en términos de ayuda financiera. Seguirán recibiendo una parte de su salario, de acuerdo con los años trabajados y recibirán entrenamiento. Y la ley contempla además otros mecanismos para personas en situación de mayor dificultad.

swissinfo.ch:¿Se verán afectadas la salud y la educación?

D.R.: Cuba es un país que su política siempre ha sido subsidiar altamente los servicios que ofrece a la población, la educación y la salud son gratuitas y seguirán así porque son los pilares del sistema político cubano.

Sin embargo, hay un número grande otros subsidios que también se dan a la población y la idea es básicamente no subsidiar servicios o productos sino a las personas que realmente lo necesiten de manera tal que el país pueda enfrentar mejor la situación actual.

swissinfo.ch ¿Estas reformas afectan el ideario del modelo cubano?

D.R.: No. todo este ajuste del modelo económico va dirigido a perfeccionar el sistema que hemos elegido libremente en Cuba, el sistema socialista. No se trata de olvidarnos ahora de lo que hemos hecho y decir ‘de aquí en adelante lo vamos a hacer así’. Esto se está haciendo realmente, estamos convencidos que se trata del perfeccionamiento del modelo socialista cubano a las condiciones del mundo actual.

swissinfo.ch: Hay quienes pretenden que estas reformas ponen de manifiesto el fracaso de la Revolución Cubana. ¿Qué responde usted a esas lecturas?

D.R.: A los que piensen, los que acusan al modelo cubano de ser un fracaso, yo diría, bueno, ¿qué otro modelo en el mundo, en medio de una situación de bloqueo como la que Cuba ha vivido, es capaz de proveer a los ciudadanos de todos los servicios básicos de manera gratuita?

Si fuera un fracaso, realmente eso hubiera sido imposible. Cuando desapareció el campo socialista, Cuba perdió a su principal socio comercial al que vendía el 85% de sus productos. Lo perdió de la noche a la mañana. Cayó el socialismo en Europa, se derrumbó: sin embargo, en Cuba no pasó así, lo cual demostraba la fortaleza del modelo, del sistema en Cuba.

En la actualidad, el hecho de que se haga este ajuste, lo que indica es la evolución negativa que ha tenido del orden económico internacional donde los países del Tercer Mundo tienen cada vez más desventajas en su relación con los países desarrollados y es una realidad a la cual Cuba no escapa.

Nosotros vivimos en este mundo, nos relacionamos, nuestro comercio es con Europa, con América Latina. No vivimos ajenos a estos problemas. Yo creo que el hecho de ajustar el modelo a las condiciones actuales es realismo. Los revolucionarios cubanos no somos entes dogmáticos que estamos atados a un modo de hacer de manera inflexible, a lo que estamos atados es al ideal de justicia social. El ajuste del modelo económico va dirigido a perfeccionarlo, no se trata de un abandono del ideal histórico de la Revolución Cubana.

Suiza - Cuba

El vice ministro de Exteriores de Cuba, Dagoberto Rodríguez, se reunió el 4 de octubre en Berna con autoridades del Ministerio suizo de Exteriores.

En el encuentro, ambos países revisaron las relaciones bilaterales, así como la posición de cada uno en el ámbito multilateral. En particular, analizaron los programas de cooperación de Suiza en Cuba y de Cuba en el mundo.

Suiza desarrolla programas de intercambio en Cuba desde el año 2000 y Cuba, programas de cooperación, principalmente en salud y educación, en un centenar de países, con más de 50 mil profesionales.

Suiza representa los intereses de Estados Unidos en Cuba y viceversa.

El año pasado, Cuba propuso a EE.UU. una agenda de conversaciones con temas esenciales de la relación: el bloqueo, la devolución de la base naval de Guantánamo, la liberación de los cinco cubanos presos en EE.UU.

Cubanos presos en EE UU

Ante la falta de respuesta de Estados Unidos sobre las acciones terroristas perpetradas desde la Miami contra Cuba, La Habana envió a Florida a cinco ciudadanos para recopilar la información respectiva .

En 1997, una vez obtenida la información, dio aviso a Washington pero las autoridades estadounidenses, en lugar de proceder contra los promotores de actos de sabotaje contra Cuba, detuvo a los cubanos que investigaban esas acciones.

Los cinco cubanos llevan 12 años presos, dos de ellos ni siquiera pueden recibir la visita de sus esposas y algunos están condenados hasta a dos años de prisión perpetua.

Diversas organizaciones internacionales, incluido un comité especial de las Naciones Unidas, han determinado que la detención es ilegal y han solicitado infructuosamente su liberación.

Presos políticos en Cuba

La opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) dice ver indicios de que el Gobierno de la isla prepara otra excarcelación masiva de presos políticos.

Fruto de una negociación con la jerarquía católica de la isla, el presidente Raúl Castro se comprometió a liberar a todos los presos que quedaban en la cárcel (52) del 'grupo de los 75', como se conocen a los opositores detenidos y condenados en la ola represiva de la 'Primavera Negra' de 2003.

Desde julio, 38 presos políticos han sido excarcelados y trasladados a España -cuyo Gobierno ha apoyado este proceso de liberaciones.

Amnistía Internacional catalogó a estos detenidos como prisioneros de conciencia en Cuba. La disidencia considera que hay otras cien personas más aproximadamente en las prisiones de la isla.

swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×