Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Escala imprevista


Solar Impulse aterrizó en Japón


Un récord alcanzado: más de 40 horas de vuelo solamente con energía solar. (@solarimpulse)

Un récord alcanzado: más de 40 horas de vuelo solamente con energía solar.

(@solarimpulse)

El mal tiempo forzó al Solar Impulse 2 a suspender el vuelo sobre el Pacífico, la etapa más desafiante del periplo alrededor del mundo. El piloto André Borschberg aterrizó en Nagoya, Japón, a las 14:49 horas UTC, tras más de 40 horas de vuelo.

El vuelo tan esperado de Nanjing (Nankín) a Hawái ha debido terminar abruptamente este lunes. El suizo André Borschberg despegó de China el domingo pasado (02:40 Hora local; 20:40 horas del sábado en Suiza) con la meta de volar de modo ininterrumpido durante 6 días y noches sobre el Pacífico para alcanzar las costas de Hawái, un recorrido de más de 8 100 km.

Su compañero de sueño, el piloto Bertand Piccard, anunció en la mañana de este lunes que esta etapa de la vuelta al mundo, la séptima, debía suspenderse. “La ventana climática se cerró por completo ante Hawái”. Explicó que el avión no está hecho para pasar varias capas de estratocúmulos, es decir nubes grandes, de masas redondeadas, en grupos y alineadas. Cerca de la meta final de esta etapa de vuelo del SI2 se presentan dos o tres capas de estas nubes, lo que opacó el panorama para el periplo de SI2, esta vez guiado por Borschberg.

Desde el centro de control de Solar Impulse, en Mónaco, los expertos debieron aprestarse a preparar el aterrizaje en Nagoya, Japón. Antes de descender, la nave debió esperar en el aire sobre la ciudad japonesa más de media hora antes del descenso.

Ahora solo queda esperar a que el panorama se esclarezca en la ruta prevista para alcanzar Hawái. 

Objetivo inquebrantado: la sensibilización

Los dos protagonistas de la vuelta alrededor del mundo en un avión impulsado solo con la energía solar reiteran una y otra vez que el objetivo de esta aventura es mostrar que es posible pensar en otros modos de energía menos contaminantes. 

Dicho de otro modo, el avión SI2 no pretende ser un prototipo de avión para el futuro. Bertrand Piccard lo dijo desde el lanzamiento del proyecto en 2003 y no se cansa de repetirlo : “El objetivo es desarrollar un símbolo fuerte, capaz de promover de forma atractiva el espíritu pionero y de innovación, motivar a la gente a cuestionarse para buscar metas ambiciosas en el ámbito particular de las tecnologías limpias y las energías renovables”.

El esfuerzo realizado hasta ahora en el ámbito tecnológico para echar a volar esta nave es ya un triunfo en sí mismo.

El Solar Impulse es una aeronave propulsada exclusivamente por energía solar. El Solar Impulse fue dado a conocer en 2009 e hizo historia en 2010, al convertirse en el primer avión solar que voló de noche. En 2013 fue también la primera aeronave de este tipo que sobrevoló parte del territorio de Estados Unidos. Después de esta misión, los ingenieros responsables del vuelo regresaron a la base de Payerne, Suiza, con objeto de afinar detalles de la nave.

El avión que conocemos actualmente fue presentado en 2014 con el nombre de ‘Solar Impulse 2’ (Si2). Es más grande y potente que su predecesor. Y el 9 de marzo emprendió la misión de dar una vuelta al mundo en varias etapas. Un recorrido de 40.000 kilómetros con 12 escalas programadas.

El proyecto Solar Impulse ‘nació’ en Suiza y cuenta con un presupuesto de 150 millones de francos (140 millones de euros).

La Fundación de Protección Ambiental ‘Príncipe Alberto de Mónaco’ financia el centro de control de la misión. 

También hay numerosas empresas e instituciones que han aportado fondos, conocimiento y materiales de alta tecnología. Los nombres de todos los socios del Si2 están escritos sobre el avión.


Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×