Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Foro Davos: Divisas


Los valores refugio seguirán vivos, pero no lo tendrán fácil


Por Matt Allen in Davos


 Otros idiomas: 4  Idiomas: 4
El mercado cambiario puede ser tan resbaladizo como el muelle del puerto de Ginebra en invierno. (Keystone)

El mercado cambiario puede ser tan resbaladizo como el muelle del puerto de Ginebra en invierno.

(Keystone)

En tiempos de volatilidad, los inversores seguirán acudiendo al franco como valor refugio, pese a la decisión del banco central suizo de abandonar el tipo de cambio mínimo con el euro. Es lo que opinan varios expertos presentes en el Foro de Davos.

Uno de los paneles de debate celebrados esta semana en el Foro Económico Mundial de Davos (WEF, por su sigla en inglés) puso sobre la mesa la siguiente pregunta: ¿Existe actualmente un verdadero ‘valor refugio’? Los participantes expresaron un ‘sí’ rotundo que, de haber estado presentes, habría dejado consternados a los exportadores y representantes de la hotelería.

Sin embargo, aunque los inversores siempre seguirán buscando zonas seguras en tiempos difíciles, los actuales niveles de volatilidad han demostrado que incluso la moneda más sólida tiene un talón de Aquiles.

El cambio de sentido que dio el Banco Nacional Suizo (BNS) en su política monetaria es un claro ejemplo de ello. En  teoría, el banco central helvético podría haber seguido defendiendo el franco indefinidamente. Pero llegó un punto en el que ya no tuvo otro remedio que aceptar que el tipo de cambio mínimo de 1,20 francos por euro era insostenible.

La presión política en Suiza, los vaivenes de Rusia, la caída de los precios del petróleo y el riesgo inminente de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciara una expansión cuantifica –como se confirmó el jueves, 22 de enero –, crearon una gran tormenta que obligó al BNS a abandonar una política que aplicaba desde septiembre de 2011.

Esto no impide que los inversores sigan con la mira puesta en el franco suizo. El anuncio de tipos de interés negativos y la abolición del tipo de cambio mínimo entre el franco y el euro no le han restado atractivo a la divisa helvética. Según el BNS, la semana pasada los depósitos de los bancos comerciales totalizaban 402.000 millones de francos, una cifra superior a los 388.700 millones de francos que se registraban siete días antes.

David Puth, director general de CLS Group, una persona con una acertada visión de conjunto del mercado de divisas, ya que su compañía realiza operaciones cambiarias diarias por 5 billones de dólares, recuerda que el día del anuncio del BNS su firma duplicó el volumen de transacciones.

“Realizamos un volumen récord de 2,25 millones de transacciones por un total de 9,2 billones de dólares en pagos de divisas que se concretaron sin dificultad alguna en unos 45 minutos”, declaró Puth a swissinfo.ch. “Alrededor de la mitad de estas transacciones involucraban al franco”.

Refugios de moda

En pocas horas, el franco suizo se apreció un 30% frente al euro, para luego bajar y estabilizarse a razón de un euro por franco. David Puth, quien fuera operador del mercado cambiario y ejecutivo en el banco JP Morgan, afirmó que los inversores no se dejarán intimidar por la volatilidad y seguirán comprando francos, ya que es una moneda que ha hecho patente su estabilidad.

“Aunque el BNS intentó todo lo que pudo para disuadir a la gente de invertir en su moneda, no funcionó. El mundo entero es volátil en este momento. Los tipos de interés bajan en todos lados y en la mayoría de los países desarrollados se observan presiones deflacionistas. Creo que la gente seguirá viendo a Suiza como un lugar donde invertir, porque la realidad es que no hay mucho de donde escoger”, añadió David Puth.

Tobias Straumann, historiador económico de la Universidad de Zúrich, coincide con esta visión y estima que Suiza seguirá siendo víctima de su éxito, lo que implica que atraerá indeseables volúmenes de capital en periodos críticos.

“En 2007, los economistas creyeron que el efecto de ‘valor refugio’ del franco había desaparecido debido a la fortaleza del euro. Pero un año más tarde, las monedas que funcionan como un ‘sitio de resguardo’ volvieron a ponerse de moda”, dijo a swissinfo.ch.

Y del año 2011 a la fecha, añadió el académico, “la economía suiza no ha hecho mejor las cosas que la sueca o la noruega. Pero la historia muestra que los mercados suelen refugiarse en el franco, cuando las demás divisas relevantes tienen problemas. Los mercados no son del todo racionales”.

Problemas en puerta

En opinión de los participantes en el Foro de Davos, las cosas no van a mejorar pronto para Suiza. Especialmente ahora que algunos bancos centrales (como la Fed de EEUU) están abandonando las medidas que aplicaban para incentivar artificialmente sus economías y otros (como el BCE) han decidido seguir gastando.

Esta combinación de factores provocará un “periodo de gran e inesperada volatilidad”, según Anthony Scaramucci, fundador y director de la firma estadounidense de inversión alternativa Skybridge Capital.

Por su parte, Guillermo Ortiz, exgobernador del Banco de México, afirmó durante su participación en un debate del WEF que “las divergencias que se registran en la política monetaria de los distintos bancos centrales serán un factor que añadirá nuevos riesgos y aportará una nueva dosis de volatilidad e incertidumbre” a la economía mundial.

En los paneles de discusión del WEF también se hizo patente reiteradamente que los bancos centrales no pueden hacerse cargo solos de los grandes problemas de la economía global. Solo si los gobiernos se comprometen a poner en marcha grandes reformas estructurales, como en el sistema de pensiones o la reducción del gasto, podrá amainar la tormenta.

Según David Puth, la volatilidad mermará la eficacia de los ‘valores refugio’ tradicionales, como el franco suizo, la divisa helvética seguirá atrayendo inversores cuando las cosas vayan mal en el mundo.

A su juicio, Suiza acumuló tal volumen de reservas internacionales, que hoy pueden resultarle contraproducentes. De ahí la necesidad de eliminar el tipo de cambio mínimo, pues “resulta imposible para una economía de la talla de la suiza ser un ‘valor refugio’ eficaz en un clima como el actual”.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×