Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Iniciativas agrícolas


¿Cuánta comida necesitamos producir para vivir?




Selbstversorgung_Self-sufficiency_Landwirtschaft (Emanuel Ammon/AURA)

Suiza produce solamente la mitad de los alimentos que consume, el resto lo importa. 

(Emanuel Ammon/AURA)

Contar con suficiente alimento para comer y exportar parece todo un acto de equilibro. En la agenda política suiza tres iniciativas independientes promueven la agricultura local y sustentable, y buscan adelantarse a los retos que impone el futuro abasto alimentario del país.

En julio pasado, un grupo de agricultores marchó por las calles de Berna encabezando una colorida procesión en la que los asistentes mostraban con orgullo sus productos. Este esfuerzo les permitió reunir alrededor de 150.000 firmas en un periodo record de tres meses, para luego presentar una iniciativa que busca incentivar la producción de alimentos locales.

La marcha, encabezada por la Asociación Suiza de Agricultores, evidenció la eficiencia de sus organizadores, pero también dejó claro que los temas agrícolas gozan de una gran popularidad entre los ciudadanos.

Asimismo, a principios de este año, el Partido Verde había presentado una propuesta para mejorar la calidad de los alimentos importados. Bajo el nombre de ‘Fair Food’, la iniciativa aboga por la producción sustentable dentro y fuera de Suiza.

Maya Graf, agricultora orgánica y parlamentaria, considera fundamental que Suiza asegure un abasto alimentario respetuoso del medioambiente y que garantice condiciones de comercio justas.

“La comida no es como otros bienes que son movilizados, los relojes, por ejemplo. Se trata de un producto sensible que influye en la vida de la gente, en el medioambiente y en el cambio climático. La seguridad alimentaria es pues importante”, afirma.

Y en septiembre próximo, Suiza verá un tercer proyecto agrícola con un enfoque ligeramente distinto, esta vez presentado por el movimiento de agricultores de izquierda, Uniterre.

Su propuesta  exhorta al gobierno a potenciar la oferta de “alimentos saludables provenientes de un sistema agrícola variado” capaz de cubrir sus propios costos de producción y en línea con las expectativas sociales y medioambientales de la gente.

Autosuficiencia

Suiza importa más de lo que exporta. Sin embargo,  su producción doméstica se ha mantenido bastante estable durante los últimos años, como lo muestra el siguiente gráfico.

Tanto la iniciativa de Uniterre como la de la Asociación Suiza de Agricultores desean impulsar la oferta alimentaria  helvética aunque no se fijan metas cuantitativas concretas.

En Suiza, la tasa de autosuficiencia alimentaria es del 64% en la actualidad. Pero la llamada tasa neta de auto sostenibilidad –que también considera el impacto de la importación de animales- es del 56%.

 Una referencia baja si se le compara con la de otros países, según un análisis de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicado en 2009.

Con una tasa del 273%, Argentina es el país con la mayor autosuficiencia alimentaria del mundo y Noruega, en contrapartida, el menos destacado con una tasa del 50%.

Pero estas cifras deben ser tomadas con precaución, advierte Daniel Erdin, jefe de la Unidad de Estadística de la Asociación Suiza de Agricultores. Y no solo por el hecho de que fueron elaboradas hace un quinquenio.

“La calidad de la información estadística difiere de un país a otro y se basa en estimaciones distintas. Y Suiza no es una excepción”,  explica.  A su juicio, un comparativo de países correspondiente a un año específico resulta menos significativo que observar un indicador en el largo plazo, ya que esto último permite observar una tendencia. Por ejemplo, el repunte o caída dramática de un indicador a lo largo de un par de décadas.

Y está también el factor cualitativo.  Una investigación sobre las proteínas y las sustancias minerales de los alimentos arrojaría una visión distinta sobre la agricultura en cada país. “El valor de la comida no solo se mide por las cifras. También debe considerarse el bienestar que genera”, refiere Erdin.

La política agrícola

En la primavera del 2013, el Parlamento suizo aprobó una serie de reformas agrícolas que incluyen –entre otras medidas- el otorgamiento de subsidios directos a los campesinos para asegurar el abasto y la sustentabilidad de la producción nacional.

Adicionalmente, existen otras tres iniciativas independientes surgidas del sistema de la democracia directa suiza. En todos los casos, el objetivo general es reformar la política agrícola helvética y se hallan en diversos grados de avance.

La primera pertenece a la  Asociación Suiza de Agricultores, organización que en julio pasado reunió el número necesario de firmas para pedir que se detenga la reducción de la superficie de tierras productivas y que se fortalezca la producción nacional de alimentos.

La segunda lleva por nombre ‘Fair Food’ y fue lanzada en enero por el Partido Verde, que  desde 2014 y hasta noviembre del 2015 trabaja en la búsqueda del respaldo de la ciudadanía para establecer nuevas normas de producción, sanidad animal y respeto medioambiental, especialmente para los productos de importación.

Y finalmente, el movimiento Uniterre tiene previsto presentar una propuesta en septiembre que propone dar prioridad a la promoción de la producción nacional de alimentos y que aboga por limitar las importaciones.

Evitar el aislamiento

Stefan Vannoni, de la Federación Suiza de Negocios, rechaza la iniciativa de la Asociación Suiza de Agricultores porque considera que la lucha por una total autosuficiencia alimentaria es un espejismo.

“Suiza no es una isla en materia agrícola. Todo lo contrario, conviene que refuerce sus relaciones comerciales y que mejore su producción agrícola”, añade.

Vannoni advierte que intentar un nivel máximo de independencia es riesgoso, especialmente si lograrlo exige hacer uso de una política de crecientes barreras aduaneras.

“La sostenibilidad alimentaria debe ser lograda vía una producción agrícola eficiente y gracias a unas buenas relaciones comerciales”, dice.

En el mismo tenor, el experto agrícola independiente Andreas Bosshard considera que los llamados a una mayor independencia alimentaria son “populistas”. Y afirma que se requiere tiempo para ver los resultados de las reformas agrícolas que fueron aprobadas recientemente en Suiza.

Diálogo

Por su parte, Bernard Lehmann, director de la Oficina Federal de Agricultura (OFA), insiste en la necesidad de que se celebre un debate nacional en materia de sostenibilidad y seguridad alimentarias.

En julio pasado destacó la conveniencia de que se sienten a un mesa de diálogo todos los que están preocupados por la capacidad del sector agrícola suizo para asegurar el futuro abasto de alimentos y aquellos que abogan por una producción respetuosa del  medioambiente (lo que supondría una producción más cuidada, pero menos abundante).

"El Gobierno y el Parlamento suizos adoptaron una posición clara el año pasado. No es necesario elegir entre una cosa o la otra. El sector agrícola debe encontrar la manera de preservar los recursos naturales del país, ya que son la base de su producción, pero asegurando la calidad de los productos”.

Asimismo, responde a quienes exigen la aplicación de estrictos métodos sustentables, que es necesario utilizar todos los recursos naturales disponibles en Suiza para que el país sea capaz de producir  los alimentos que requiere la población.

Por ello, Lehman critica abiertamente a quienes se oponen a la política agrícola actual de Suiza e insiste en la importancia de un debate que aclare la posición de todos los actores interesados en el tema alimentario.

Especialmente considerando que durante los últimos años los debates se enfocaban en una posible sobreproducción de comida en los países industrializados. Y de cara al futuro,  los retos se anuncian distintos, pero de gran envergadura. Especialmente considerando que, según el funcionario de la OFA, la demanda mundial de alimentos podría crecer 60% para el año 2050.

Hechos y cifras agrícolas

El número de fincas agrícolas suizas se ha reducido de 125.300 hace 30 años a 55.200 en 2013.

Como consecuencia, el número de empleados que trabajan en la agricultura ha disminuido continuamente hasta llegar a 159.000 en la actualidad, según la Oficina Federal de Estadísticas (OFS).

El terreno agrícola suizo ascendió a 1,05 millones de hectáreas en 2013, pero solo alrededor de 14% del mismo es de tierras cultivables.


Traducido del inglés por Andrea Ornelas , swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×