Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Juicio UBS en Estados Unidos


Los banqueros aguardan las consecuencias del veredicto del caso Weil




 Otro idioma: 1  Idiomas: 1

Los exdirectivos del UBS ya pueden dormir tranquilos tras la absolución por parte de un tribunal de Florida de Raoul Weil al que, entre otros cargos, se le imputaba el de evasión fiscal. ¿Qué consecuencias y ramificaciones tendrá el veredicto para otros bancos y representantes del sector financiero?

Raoul Weil tiene motivos para sonreír. ¿Los tienen también los otros banqueros? (Reuters)

Raoul Weil tiene motivos para sonreír. ¿Los tienen también los otros banqueros?

(Reuters)

A pesar de que Weil rechazó la posibilidad de presentar testigos para su defensa, el jurado de Florida encargado de su caso requirió solo 75 minutos para decidir que el antiguo director de gestión patrimonial del UBS debía ser absuelto del delito de promover la evasión entre ciudadanos de Estados Unidos, en detrimento del fisco de este país.

El veredicto, dado a conocer el lunes pasado, es el más duro golpe que ha recibido el Departamento de Justicia (DoJ) desde que inició una implacable cruzada para condenar a todos los sospechosos de facilitar la evasión de impuestos.

Desde el primer día, Suiza ha sido una de sus principales dianas. En 2009, el UBS pagó una multa por 780 millones de dólares cuando se probó que sí había asesorado a sus clientes estadounidenses sobre cómo evadir impuestos. El banco privado Wegelin se vio tan acorralado por el DoJ que terminó por cerrar sus puertas. Y el Credit Suisse tuvo que hacer frente a una sanción financiera por 2.800 millones de dólares a principios de este año.

Durante las tres semanas previas al juicio, mientras Raoul Weil se preparaba para comparecer ante el tribunal, se multiplicaron las especulaciones sobre cómo una sentencia condenatoria implicaría serios problemas para los alto ejecutivos del UBS. En la lista de los hombres en riesgo se incluían los nombres de Peter Kurer, expresidente del banco, y Marcel Rohner, predecesor de Weil en la gestión de fortuna.

En opinión de Peter V. Kunz, profesor de Derecho Internacional en la Universidad de Berna, el DoJ jamás tuvo realmente en la mira a otros altos ejecutivos del UBS ya que –por su nivel de responsabilidad– estaban fuera de la operación cotidiana del banco desde hace mucho tiempo. Y era muy difícil probar que conocían todo lo que hacían sus equipos.

“Pienso que el DoJ se habría alegrado de atrapar al tercer ejecutivo más importante del banco (Weil)”, afirma Kunz a swissinfo.ch. “Pero cuanto más alto se está en la escala administrativa, más difícil es encontrar evidencias que vinculen al directivo con el cliente”.

El fallo que emitió el tribunal de Florida el lunes resulta especialmente embarazoso para el DoJ, porque había ofrecido acuerdos amigables a empleados de menor rango que Weil si declaraban en contra del imputado. Por ejemplo, Martin Liechti, exjefe de Gestión de Fortuna para Norteamérica, a quien el DoJ tuvo antes en sus ‘garras’ y habría podido procesar fácilmente. Sin embargo, le concedió un trato especial para que le ayudara en la inculpación de Weil.

Más extradiciones

A partir de ahora, el UBS podrá respirar con más tranquilidad. Según Kunz, el fallo de la corte de Florida deja claro que no hay nuevas evidencias contra el UBS en materia de evasión. Y remueve todo vestigio de duda sobre la posibilidad de que la disputa fiscal entre e banco y EEUU escriba nuevos capítulos.

El UBS y sus máximos directivos están pues a salvo. Pero, ¿qué le departa el destino a los casi 30 banqueros, abogados y asesores financieros que se esconden en Suiza y que han sido imputados por el DoJ por distintos delitos?

En principio, su situación es compleja. Weil fue fugitivo de la justicia estadounidense durante cuatro años, antes de ser detenido en Italia y extraditado a EEUU. Para acortar estos tiempos, los influyentes senadores estadounidenses John McCain y Carl Levin urgieron al DoJ en marzo pasado a extraditar a EEUU a todos los ejecutivos bancarios sobre los que pesara alguna acusación.

Kunz opina que es evidente que los fiscales estadounidenses están muy molestos con la bofetada que les acaba de propinar el tribunal de Florida por las implicaciones que tiene y el daño que causa a su imagen. Por ello cree que el DoJ “redoblará esfuerzos para poner a todos los banqueros suizos tras las rejas”.

Una opinión que no comparte Milan Patel, abogado en Zúrich y asesor de algunos de los banqueros suizos en problemas con EEUU. A su juicio, ha llegado el momento de que el DoJ revise su estrategia y la solidez de las pruebas que cree tener contra algunos banqueros.

Considera que los fiscales se darán cuenta de que llevar a la cárcel a más personas “no va a ser un paseo como  pensaban. A partir de ahora tendrán que negociar más abiertamente con los sospechosos, en vez de asumir que todo banquero suizo es un delincuente”.

Aprender la lección

El abogado ginebrino Douglas Hornung, por su parte, opina que el DoJ se verá en la necesidad de dar marcha atrás en su cruzada tras la humillación que recibió del tribunal de Florida.

“Todo mundo sabía que este caso era fundamental para las autoridades de EEUU”, declara a swissinfo.ch. “La absolución (de Weil) supone grandes inconvenientes para la política estadounidense de persecución de infractores y no solo en el caso de altos ejecutivos bancarios, sino también de empleados ordinarios y otros asesores”.

“Si no fue posible procesar exitosamente a un ‘pez gordo’, esto es una buena noticia para los ‘peces pequeños’”, apunta Hornung. A su juicio, es de esperarse que el DoJ revise su política o cambie por completo de estrategia.

La intriga estadounidense por concepto de evasión fiscal incluye aún a 14 bancos que son investigados minuciosamente en el presente y a otras 100 instituciones que están inscritas en un programa –conocido como Carta de No Testificación– que les evitó comparecer ante la justicia, a cambio de revelar voluntariamente los detalles de su actividad y posibles delitos.

En opinión de Kunz, el veredicto en el caso Weil no incidirá en la forma en la que el DoJ manejará sus acuerdos con los bancos de cara al futuro. Patel, en cambio, considera que aquellos bancos que decidieron sumarse al esquema debido a los temores que les infundió el Gobierno de EEUU a finales del 2013, ahora podrían retirarse del mismo en vista de que la posición del DoJ se ha debilitado.

De hecho, algunas entidades financieras han abandonado el esquema y otras 73 han enviado una carta al DoJ protestando contra las condiciones que les fueron impuestas.

“Muchos bancos se precipitaron en diciembre pasado y se inscribieron en el programa antes de analizar detenidamente la situación”, anota Patel. “Si el veredicto de Weil se hubiera emitido a finales de 2013, quizás se habrían tomado más tiempo para reflexionar. Y si los términos del programa no se vuelven más razonables, habrá posiblemente más bancos que lo abandonen”.

Mientras esto sucede, Weil regresará a Suiza como héroe tras vencer a la bestia llamada DoJ. Tras el fallo, el diputado suizo Ruedi Noser tuiteó: “Raoul Weil es un banquero que tiene agallas. Gracias Sr. Weil, porque su valentía es muy importante”.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×