Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

JUSTICIA SUIZA “¿Por qué yo?” Víctimas y victimarios cara a cara

Persona sentada en el piso en un obscuro corredor

Para las víctimas de un crimen, los efectos del estrés postraumático pueden manifestarse durante años.

(Keystone)

Organizar encuentros entre los autores del delito y sus víctimas puede ayudar a estas últimas a superar su traumatismo. Es el objetivo de la justicia restaurativa, una visión que ciertos expertos en criminología quisieran introducir también en Suiza.

15 de enero de 1995 por la tarde. Katherine*, empleada de la oficina de correos en Grüningen, cantón de Zúrich, se prepara para el cierre. De súbito, un hombre enmascarado penetra en el local. Con una pistola en la sien, Katherine es atada y amordazada, al igual que sus colegas, “Gritaba y tenía miedo. Pensé que no saldría viva”, contará luego a la televisión suiza en lengua alemana SRF.

En pocos instantes los asaltantes logran huir con un botín de 50 000 francos. Algunos escasos segundos que en el caso de Katherine se transforman en años. Años de sufrimiento y de miedo en los que va a revivir el robo en pesadillas recurrentes. “La vida después de sufrir un acto criminal no es la misma de antes”, explica la criminóloga Claudia Christen, quien propone que se introduzca en Suiza una “nueva” forma de justicia.   

Con frecuencia, la víctima no busca venganza ni indemnizaciones, sino una mayor seguridad para ella y para los demás

Claudia Christen, criminóloga

Fin de la cita

¿Qué hice de malo?

“La justicia penal tradicional, llamada ‘retributiva’, considera únicamente al autor de un delito: el culpable debe ser castigado. Muchas veces, por el contrario, la víctima es olvidada. No tiene la oportunidad de contar su historia y de expresar sus emociones. Al final del proceso se encuentra sola con su dolor y su miedo”, explica Claudia Christen, quien ha vivido esta situación en carne propia. A la inversa, con la justicia restaurativaEnlace externo, también denominada reparadora, la experiencia y el sufrimiento de la víctima se ubican en el primer plano.

¿Por qué yo? ¿Qué hice de malo?”, son algunas de las preguntas más frecuentes que se hacen las víctimas, explica Claudia Christen. “Solamente los responsables de los delitos pueden responder a esas interrogantes”. Para la fundadora del Foro Suizo para la Justicia Restaurativa (Swiss RJ ForumEnlace externo) el encuentro y la confrontación con el culpable se convierten en una etapa crucial para superar el estrés postraumático.

“Con frecuencia, la víctima no busca venganza ni indemnizaciones, sino una mayor seguridad para ella y para los demás. Para la persona es más importante que el culpable se dé cuenta de sus acciones, exprese su remordimiento y realice pasos concretos para evitar que esa fechoría se repita”, afirma la criminóloga.

Proyecto pionero en Lenzburg

El encuentro entre la víctima y el autor de un delito es un enfoque antiguo, presente en culturas de América Latina, África y Asia, recuerda Claudia Christen. “En el mundo occidental, y en particular en Europa, esta práctica desapareció como producto de la profesionalización de la justicia, que implica un número siempre creciente de abogados y jueces”.

Luego de una formación en Estados Unidos y una experiencia profesional en Chile, donde colaboró con la organización Prison FellowshipEnlace externo, la criminóloga promueve la introducción de la justicia restaurativa también en Suiza. “Reaparecido” en el mundo occidental en Canadá en la década de los 70, este enfoque está presente en diversos países europeos incluidos Alemania, Austria, Irlanda del Norte e Italia.

En 2017, Claudia Christen inició con éxito un proyecto piloto en la cárcel de Lenzburg, en el cantón de Argovia. La iniciativa, hoy parte integrante del programa de la prisión, prevé una serie de encuentros, dos veces al año, entre víctimas y autores de delitos no directamente relacionados, es decir, no exactamente los autores del acto delictivo que sufrió la víctima, pero que han cometido ese tipo de delitos.

Y es justamente en la cárcel de Lenzburg donde Katherine, la antigua empleada postal, encontró respuesta a sus interrogantes. Y, en particular, recuperó una cierta serenidad. “Cuando pude preguntar sobre el asalto me sentí mejor. Con un solo culpable que tomara conciencia del sufrimiento que provocó a su víctima, y como resultado decidiera no reincidir, mi gesto habría sido útil”, explicó a la televisión suiza.

Tal como lo explica Katherine, el proceso de “reparación” concierne, de igual forma, al autor del delito. “Cuando se confronta a la víctima, toma conciencia de sus propias acciones y del hecho que, por ejemplo, un robo a mano armada de cinco minutos puede tener repercusiones por décadas para los que lo sufrieron”, explica Claudia Christen.

Aquel que siente empatía en la confrontación con la víctima se inclina menos a repetir los delitos, continúa la criminóloga. “Muchos estudios subrayan una baja significativa en las tasas de reincidencia que, según los casos, varía entre 14 y 28%”.

Hablan los culpables: “No somos animales”

En una serie  serie de reportajes Enlace externosobre la justicia restaurativa, la radio suiza de expresión francesa RTS, recogió testimonios de autores de delitos que participaron en encuentros en la cárcel de Lenzburg. Aquí algunos ejemplos.

“Me sentía culpable y para mí fue la oportunidad de encontrarme con las víctimas y de disculparme. Quería también mostrar que nosotros no somos animales, incluso si cometimos errores”.

“Nosotros, los criminales, vemos solo la posibilidad de ganar plata. Lo que pasa luego con las víctimas no lo vemos. La justicia restaurativa nos obliga a reflexionar. He visto a las víctimas y esto me llegó. Sentí el peso de sus sufrimientos. Somos seres humanos”.

“Me parece una excelente idea. Hice diez años de terapia y he participado en diferentes programas de rehabilitación en los cuales uno debe ponerse en el lugar de la víctima. Pero todo eso no tiene un impacto tan fuerte como escuchar a alguien que ha sufrido en carne propia. Te llega a lo más profundo”.

Fin del recuadro

 Según la responsable de Swiss RJ Forum, el enfoque restaurativo es aplicable para todos los delitos, incluso los más graves. “El aspecto limitante es la larga preparación. Se trata de un proceso sobre una base voluntaria, en el cual existen reglas bien precisas. Todas las personas implicadas deben estar formadas de una manera adecuada”, precisa.

Interés “creciente” en Suiza

Si bien los resultados positivos están a la vista en el extranjero, y a pesar de que el Consejo de Europa alienta Enlace externoa sus Estados miembros a desarrollar y utilizar este instrumento de mediación, la justicia restaurativa se confronta en Suiza a ciertos obstáculos.

“Esta posibilidad no es muy conocida y sobre todo va a contracorriente de la actual tendencia punitiva y de seguridad”, lamenta Nicolas Queloz, profesor de Derecho Penal de la Universidad de Friburgo, en entrevista con el cotidiano Le MatinEnlace externo.

La presidenta de la Asociación por la Justicia Restaurativa  en Suiza (AjuresEnlace externo) Camille Perrier Depeursinge, subraya, por su parte, un freno “bastante fuerte” a nivel político. A fines del 2018 un postuladoEnlace externo que solicitaba evaluar la integración de la justicia reparadora en la legislación helvética fue recibido favorablemente por el Gobierno suizo, pero combatido por los parlamentarios.

Claudia Christen no se desanima. Para ella, en Suiza existe un interés “creciente”. La prisión de Bostadel, en el cantón de Zug, organizó un encuentro y otras estructuras están interesadas, indica la criminóloga. Pretende que la justicia restaurativa sea parte integrante del sistema legal suizo. “No puede reemplazar completamente a la justicia tradicional, pero debe ser considerada como alternativa”.

* Identidad conocida por la redacción.


Traducido del italiano por Sergio Ferrari

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes