Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

¿Por quién doblan las campanas?


Las campanas de la iglesia: encanto y tormento




Las quejas pueden terminar con el repique de las campanas. (Keystone)

Las quejas pueden terminar con el repique de las campanas.

(Keystone)

¿Una institución cultural o un incómodo estruendo? Las campanadas marcan el tiempo, convocan a la plegaria y causan irritación entre algunos vecinos, lo que ha generado disputas sobre si deben ser acalladas. Algunas iglesias han cedido ante la presión pública y redujeron el volumen o la frecuencia de los tañidos.

Durante una reciente velada de viernes, las iglesias echaron las campanas al vuelo durante un festival veraniego. Un coro cacofónico resonó durante 15 minutos a lo largo y ancho del casco antiguo de la capital helvética atrayendo a un sinnúmero de visitantes. 

“Para mí no es ruido, sino música. Las campanas de las iglesias tienen tonos diferentes. Es música para mis oídos”, dice Dominik Däppen, campanero de la zona del Lago de Thun, a swissinfo.ch. Sin embargo, puede entender a los que son menos entusiastas y sugiere algunas maneras de atenuar el estrépito.

Se podría recurrir al aislamiento, como en el caso de la Catedral de Berna, o cambiar los mecanismos de los badajos, precisa.

En Alemania, “muchas torres de iglesias han sido aisladas con paneles de madera o metal que absorben el sonido”, asienta, por su parte, Matthias Walter, presidente del gremio suizo de campaneros

Walter indica a swissinfo.ch que las campanas suizas no son necesariamente más estridentes que las de otros países de Europa, pero que la típica arquitectura de la torre en Suiza -relativamente abierta- hace parecerlo.

Otra diferencia clave está en la frecuencia.

“En Francia, las campanas repican por lo general cada hora. Mientras que en Suiza unas tañen cada 15 minutos y otras cada hora”, apunta Walter. Añade que en Italia, la frecuencia depende de la región, pero “en el norte tienden a sonar un poco más y hay torres más abiertas”.

Ley: la tradición prima

El Tribunal Federal, la más alta instancia judicial en Suiza, ha recibido cuatro quejas relacionadas con el tañido de las campanas y en todos los casos se ha pronunciado en favor de estas.

Rechazó la queja presentada por un residente de Gossau, Zúrich, contra las campanadas de la Iglesia Evangélica Reformada, con el argumento de que el mantenimiento de la tradición era una cuestión de interés público.

El denunciante trasladó su denuncia a la Corte Europea de Derechos Humanos de Estrasburgo, Francia, en 2010. El caso fue declarado inadmisible en 2013. 

¿Un riesgo para la salud?

Cuatro veces por hora, 24 horas al día, es demasiado para Lärmsensible, un grupo de interés que hace campaña en pro de una Suiza más silenciosa.  Lärmsensible significa “sensible al ruido” en alemán.

“El ruido de las campanas de las iglesias impide a las personas conciliar y mantener el sueño por la noche. Y eso conduce al estrés, que puede enfermar a la gente”, señala el portavoz de Lärmsensible, Samuel Büechi, a swissinfo.ch.

Así pues, ¿las campanas de la iglesia son un riesgo para la salud? Es muy posible, de acuerdo con la Oficina Federal de Medio Ambiente, que tiene una sección dedicada a la contaminación acústica.

“Hay buenas razón para creer que el ruido genera reacciones de estrés, y el estrés conduce a impedimentos de salud a largo plazo”, puntualiza Mark Brink, psicólogo y colaborador científico de la Oficina del Medio Ambiente, a swissinfo.ch. Las autoridades federales pueden regular el ruido causado por el tráfico y la industria, pero no pueden decir a las iglesias lo que deben hacer.

“No hay límites explícitos de exposición al ruido para las campanas de las iglesias en la noche. Es un conflicto que debe resolverse a nivel local. Pero de ser posible, debería evitarse el repique nocturno. Cuanto menos ruido, mejor. Esa es siempre nuestra posición”, subraya Brink.

Agrega que un buen compromiso sería que no tocaran entre las 22 horas y las 6 o las 7 de la mañana, algo que muchas iglesias han hecho. Según una encuesta publicada por el diario zuriqués ‘Tages-Anzeiger’, 15 de los 34 iglesias protestantes de Zúrich, y 16 de las 24 católicas silenciaron sus campanas por la noche.

A guisa de ejemplo, en el barrio de Höngg (Zúrich), la Iglesia Evangélica Reformada, previo acuerdo de los feligreses y luego de las quejas de algunos vecinos, suprimió los tañidos nocturnos. La parroquia católica local había hecho lo propio tiempo antes.

“Estoy muy convencido de que la tradición de hacer sonar las campanas de la iglesia - por lo menos en la noche – terminará en cinco a diez años”, asegura Brink, quien, por cierto, siempre ha vivido en lugares donde podía oír las campanas durante la noche. “Las parroquias piensan que es políticamente más sabio hacerlo voluntariamente que esperar a que la gente se queje”.

¡Ding-dong!

Pero si a la gente le molesta el sonido de las campanas de la iglesia, ¿por qué elige vivir cerca de ellas?

“No hay suficiente espacio de vida tranquilo y asequible”, según explica Büechi. “Es muy difícil encontrar un apartamento tranquilo, especialmente si no se tiene auto y no se quiere vivir lejos del centro de la ciudad”.

Muchas personas ni siquiera piensan en los campanarios cuando buscan un apartamento, opina Walter. Después de mudarse, les sorprenden las campanas resonando en la noche.

En su opinión, hay dos reacciones típicas: “Algunos dicen: ‘¡Oh, Dios. Esto me despierta, pero voy a ver cómo va!’ … y al cabo de un par de semanas se acostumbran y ya no les molesta”.

Otros, sin embargo, deciden que es mejor hacer algo de inmediato, lo que a menudo incluye discusiones desagradables e incluso acciones legales.

“Entonces, por supuesto, el sonido molesta a la persona cada vez que lo escucha, porque le recuerda el proceso legal”, apunta Walter.

Sin embargo, Brink destaca la importancia de tener presente que para un buen  número de personas, las campanas de la iglesia tienen un efecto psicológico positivo.

“Se sienten mejor, se sienten como en casa, sienten que de alguna manera, Dios vela por ellos, por lo que hay un significado psicológico para esas personas. Y eso hace que sea un poco diferente a otros tipos de ruido”. 


Traducción del inglés: Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×