Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

En las redes sociales


¿Crucifijos y tapetes para orar en las escuelas?




¿Los estudiantes tienen derecho a rezar en las escuelas públicas? Un artículo al respecto, publicado en diez idiomas por swissinfo.ch la semana pasada, generó centenares de comentarios en las redes sociales. Muchos lectores subrayan la necesidad de respetar el principio de laicidad, mientras que para otros esos lugares de culto no hacen daño a nadie y, por el contrario, podrían facilitar la integración.

El binomio escuela-religión ha sido siempre potencial de conflictos. (Keystone)

El binomio escuela-religión ha sido siempre potencial de conflictos.

(Keystone)

El artículo ‘¿La escuela debe ser un territorio neutral en materia de religión?’, publicado el 10 de febrero en relación con dos instituciones educativas de Lucerna que decidieron introducir salas de oración, conduce a reflexionar sobre la relación entre escuela y religión.

He aquí una selección de los testimonios, en diferentes idiomas, recogidos de nuestras páginas de Facebook.

“A la escuela para aprender, no para rezar”

“Creo que en una escuela pública, donde se estudian las ciencias y las lenguas, no hay lugar para los rezos”. (Catherine, en ruso)

Muchos de quienes rechazan la creación de salas de plegarias hacen hincapié en que la religión es un aspecto privado y que incluso la educación religiosa debería ser abolida.

“Me parece que la religión no tiene nada qué ver con la escuela, ni siquiera la enseñanza de la religión cristiana”. (Christine, en alemán)

“La oración es algo personal y se debe hacer en un lugar privado y no en un espacio público como la escuela. Me opongo a esta libertad que pone en peligro los valores laicos de Europa”. (Nibal, en árabe)

“En Suiza se retiran los crucifijos de las aulas. ¡No comenzaremos ahora con aceptar una oración ostensible en las escuelas!”. (Isabelle, en francés)

“La solución es pragmática y no debe molestar a nadie”

Al tiempo de defender la laicidad de la escuela, algunos lectores señalan que la creación de lugares de oración separados no debe confundirse con la imposición de un símbolo religioso en el aula, a la que todos los estudiantes deben entrar.

“Pero si la escuela laica proporciona espacios para orar, ¿por qué no usarlos? Estoy de acuerdo en que se retiren los crucifijos de las aulas, ya que es un símbolo que no representa a todos los estudiantes de la clase. En los espacios dedicados a la oración no debe entrarse por la fuerza; por esta razón no se impone a nadie ninguna religión”. (Mar, en italiano)

“¿Por qué no? La solución es pragmática y no debe molestar a nadie. De esta manera, los jóvenes pueden orar durante las pausas, sin perturbar ni ser perturbados. Lo que se hace en el descanso es sobre todo un asunto privado. Durante el servicio militar oraba tres veces al día durante el descanso, a menudo junto con los musulmanes. Y eso no molestaba a nadie”. (Leonardo, en alemán)

“Por una mejor integración y respeto de las religiones”

Otro aspecto importante planteado en el debate es el de la integración. Para algunos, iniciativas semejantes podrían facilitar la integración de los nuevos inmigrantes no cristianos. O, simplemente, garantizar la igualdad de derechos para los ciudadanos suizos de diferentes religiones.

“Para una mejor integración y para mostrar respeto por todas las religiones, las acciones de este tipo deben ser bienvenidas y estimuladas (…) El secularismo, en mi opinión, no significa prohibir a los fieles practicar sus obligaciones religiosas, sino garantizar la igualdad de oportunidades y el respeto a los fieles de todas las religiones”. (Sohrab, en inglés).

“La laicidad significa separar la religión de la política y no la religión de la vida escolar. Como Suiza es un país laico (...), deben aceptarse todas las religiones. Hoy en día muchos musulmanes son ciudadanos suizos y este es uno de los derechos más básicos". (Abn, en árabe)

“Las sociedades evolucionan y hoy muchos ciudadanos suizos son musulmanes, nos guste o no. No tiene sentido decir a otros suizos que se vayan porque ponen en tela de juicio las reglas establecidas en el pasado, en un contexto social diferente. Teniendo en cuenta los valores democráticos de Suiza, que francamente deberían tener prioridad sobre cualquier tradición cristiana, creo que tiene sentido hablar de este tema”. (Mirko, en inglés)

“Pero, en realidad, ¿estamos obligados a adaptarnos?”

El concepto de integración, sin embargo, también es utilizado por aquellos que condenan la creación de lugares de oración. Diversos comentarios, en tono a veces severo, invitan a aquellos que no aceptan las reglas a hacer las maletas.

“Mi padre era un musulmán en Francia. (...) No rezaba en la oficina, no hablaba de la religión (...) y tenía exactamente el mismo horario que los otros. ¡Esa es la integración!” (Nadia, en francés)

“Los que no quieren integrarse no tienen lugar en Europa o en Suiza”. (Chraibi, en francés)

“Pero, en realidad, estamos obligados a adaptarnos a ellos? Yo digo que no... (Anna, en italiano)

“¿Cuál será el siguiente paso? (...) Con el debido respeto por las religiones, no entiendo ese miedo que algunos llaman respeto por el Islam. Tal vez debería explicarse a los musulmanes que no es una calle de un solo sentido”. (Arno, en ruso)

“¿Suiza se convertirá en un Estado islámico?”

De los comentarios emerge también el temor de un cambio cultural y una pérdida de identidad, sobre todo en relación con la inmigración de ciudadanos musulmanes.

“Desde que llegó dl Islam nos enfrentamos a cuestiones similares. Por la inquietud de ser políticamente correctos, ponemos a todas las religiones en el mismo nivel, incluso si los valores del Islam están en profundo conflicto con los del Occidente de raíces ‘judeocristianas’”. (David, en francés)

“Si introducimos las salas de oración en las escuelas, si la sociedad lo acepta y el Gobierno, Suiza se convertirá poco a poco en un Estado islámico. ¡Estamos frente a una invasión! Un gobierno democrático no puede hacer nada contra la autocracia religiosa”. (En chino)

Por último, están los que piden una solución más radical.

“Sería mejor abolir todas las religiones. Solamente llevan odio al mundo”. (Ralf, en alemán)

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×