Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Los exportadores suizos caminan entre minas




Un soldador de la empresa suiza de teleféricos Garaventa (Goldau), en plena faena. Los fabricantes helvéticos buscan diversificar sus tradicionales mercados europeos. (Keystone)

Un soldador de la empresa suiza de teleféricos Garaventa (Goldau), en plena faena. Los fabricantes helvéticos buscan diversificar sus tradicionales mercados europeos.

(Keystone)

Las empresas exportadoras helvéticas se dirigen inexorablemente rumbo al Oriente para diversificar sus riesgos y hallar nuevos clientes. Pese a ello, no queman los puentes que aún las unen a sus mercados tradicionales.

Esta tendencia ha sido dictada por la expansión de los gigantes emergentes, pero también por un desfavorable tipo de cambio con respecto a Estados Unidos y Europa.

En febrero, las autoridades aduaneras suizas informaron que en 2011, las exportaciones dirigidas a China y Hong Kong crecieron 19% en ambos casos; y el ascenso fue de 15% en el caso de India, y de 13% para Rusia.

Las ventas a la Unión Europea (UE) pierden ritmo, en un par de años pasaron de representar 66% de las exportaciones suizas totales a convertirse en el 60%, mientras con los países del BRIC (Brasil, Rusia, India y China) se ha registrado el fenómeno inverso, hoy representan 8,4% de las exportaciones helvéticas frente al 7,6% del 2010.

Un franco extremadamente fuerte ha provocado una situación desfavorable que ha sido ampliamente criticada por el grueso de las compañías exportadoras, ya que en 2011 debieron recortar sus precios un 5,5% en promedio para evitar el hundimiento de los pedidos llegados desde el Viejo Mundo.

No hay panacea

Pero la fortaleza del franco y el deterioro de la situación económica europea no son las únicas razones por las cuales Baumont, una firma suiza especializada en la fabricación de filtros para escapes de coche, se aventuró hace 18 meses a explorar el mercado chino.

Baumont considera que la contaminación es uno de los principales retos que impone a China su acelerado crecimiento económico y estima que China ha comenzado a tomar medidas para moderar la emisión de gases contaminantes.

Pero Marcus Hausser, director ejecutivo de Baumont, alerta sobre la importancia de no convertir al mercado chino en la “cura mágica” para los males del sector exportador helvético.

“Nuestro principal mercado sigue siendo Europa, y todas las tendencias tecnológicas importantes en nuestra industria provienen de esta región”, dijo Hausser a swissinfo.ch.

Y añadió que China es un mercado inmenso, razón por la que es importante estar ahí, pero advirtió que “las compañías que apuesten a este país como el único futuro para sus ingresos, podrían estar en serios problemas si esta economía enfrenta un contratiempo”.

Compensar la desconfianza

Hausser admite que la velocidad a la que el franco suizo se apreció frente al euro y al dólar en tiempos recientes ha causado muchos dolores de cabeza, pero asegura también que la mayoría de las empresas suizas están acostumbradas a competir en el mundo pese a la desventaja que les representa tener una divisa que siempre ha sido fuerte.

“Si la sola ventaja que tiene un producto es que agota existencias porque viene de una región en donde la moneda es débil, es mejor que la empresa de marcha atrás y reflexione la estrategia que sigue”, dijo Hausser y comparó el desempeño cotidiano de las empresas suizas con un entrenamiento para un maratón que debe correrse hacia una cuesta.

Por su parte, Hochdorf, compañía basada en la ciudad que lleva el mismo nombre en el cantón de Lucerna, también encontró en China un amplio potencial para sus productos.

El grupo –dedicado a la nutrición y especializado en productos lácteos y cereales para bebés- estima que ofrece una alternativa confiable al consumidor chino luego de que los productos locales de este nicho se vieran manchados por el escándalo de la melanina.

“Muchas familias aprendieron a desconfiar de los productos lácteos locales”, explica a swissinfo.ch Edith Koch, directora para Asia del grupo. Y añade que “la calidad de los productos suizos cuenta con una estupenda reputación  y nosotros elaboramos los nuestros bajo  estándares de calidad muy altos, lo que nos abre oportunidades para un mejor acceso al mercado”.

Y a pesar de que Hochdorf estableció negocios con China apenas en 2009, en el presente las exportaciones a este país representan un tercio de sus ventas de su fórmula de leche en polvo para infantes.

Al alcance de la mano

Pero Asia no refleja la situación de todos los exportadores suizos. El repunte de las cifras de las ventas de productos helvéticos a China y Asia se ha visto distorsionado por la exportación de relojes a esta región.

En Europa, como era de esperarse, las exportaciones de relojes suizos cayeron sensiblemente en los países con mayores problemas de endeudamiento  (como Grecia o Portugal), pero lo hicieron también entre economías mucho más sólidas, como la de Gran Bretaña o los Países Bajos.

Excepto por Alemania, que ha sido tradicionalmente el mercado más importante para las firmas suizas y que escribió un capítulo aparte en 2011. Su importación de productos helvéticos aumentó 6% y este mercado explicó la mitad de los 4.000 millones de francos suizos adicionales que recibió Suiza por concepto de exportaciones el año pasado.

Y la industria alemana también floreció en casa, las exportaciones totales de este país rebasaron por primera vez el billón de euros (1,2 billones de francos suizos), haciendo palidecer el dato de las exportaciones totales suizas que sumaron 197.600 millones de francos en 2011.

El éxito económico del gran vecino de Suiza tuvo un impacto positivo en la fortuna de muchas firmas helvéticas, ya que los fabricantes alemanes batieron récord de ventas el año pasado y sus homólogos suizos estuvieron ahí vendiéndoles equipo y material innovador.

Diversificar, diversificar, diversificar

Otro mercado subestimado es Estados Unidos, que ofreció un entorno estable a los exportadores suizos. Las ventas a este país aumentaron 2,4% en 2011, consolidándolo como el segundo mercado más importante para las empresas helvéticas.

OSEC, entidad gubernamental suiza dedicada a promover el comercio exterior, afirma que el consejo actual que da a las empresas nacionales es diversificar riesgos y explorar negocios fuera de las regiones tradicionales.

Pero les advierte que eso no significa salir por completo de los mercados tradicionales.

“En términos de negocios, es mejor no depender demasiado de los países cuya divisa de operación es el euro o el dólar. Hay crecientes oportunidades para las exportaciones suizas en las economías emergentes, particularmente en Asia.

En la región del Sudeste Asiático (ASEAN) hay 600 millones de consumidores.

“Pero una estrategia exitosa de exportaciones requiere un largo plazo. Es extremadamente difícil establecer estrategias con los mercados emergentes en solo unos meses cuando, por ejemplo, el 80% de nuestras exportaciones está dirigido a la eurozona".

Resultados de 2011

Las exportaciones suizas crecieron 2,1% en 2011 para totalizar 197.600 millones de francos suizos, un dato positivo pero aún inferior en 9.000 millones de francos al del 2008.

Mantener un ritmo de exportaciones sólido implicó para muchas compañías reducir sus precios un 5,5% en promedio, el ajuste más importante que han realizado desde que Suiza lleva registros de comercio exterior.

La industria relojera atravesó intacta las turbulencias financieras, y sus ventas al exterior avanzaron un espectacular 19% en 2011. China marcó un capítulo aparte con un salto de 48%.

Algunas otras industrias suizas cuyas exportaciones avanzaron en 2011 fueron las de: metales (+2,2%), maquinaria y equipo (+1,2%) y alimentos, bebidas y tabaco (+0,6%).

En contrapartida, las exportaciones de papel y artes gráficas cayeron 12,5% el año pasado, mientras las de textiles lo hicieron 6,5% y la de ropa se contrajeron 3,8%.

Las exportaciones suizas rumbo a Asia aumentaron 9,6% el año pasado, con casos extraordinarios como el de China (19,2%), Hong Kong (18,8%) e India (15,2%).

En Europa, el consumo de productos suizos se retrajo debido sobre todo a la crisis de endeudamiento que viven economías como la de Grecia o Portugal. Sin embargo, incluso mercados como Gran Bretaña (-9%) o los Países Bajos (-10,7%) retrocedieron. En términos generales, las exportaciones a la UE cayeron 0,7%.

Pero los dos principales mercados para las exportaciones suizas, Alemania y EEUU, observaron avances. En el primer caso, las exportaciones crecieron 5,5% y en el segundo, 2,4%.


Traducción, Andrea Ornelas, swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×