Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Moción Filippo Lombardi Servicios bancarios: solución a la vista para la V Suiza

UBS

Asoman los primeros frutos de una larga lucha para obligar a los bancos suizos a restablecer sus servicios financieros a los casi 800 000 ciudadanos helvéticos en el exterior.

(Keystone)

La Cámara baja del Parlamento suizo rechazó la moción del senador del Tesino Filippo Lombardi, que quería obligar a los grandes bancos a garantizar una cuenta a los ciudadanos helvéticos en el extranjero. Pero parece surgir un compromiso.

Aprobada en septiembre pasado por la Cámara alta, la moción Lombardi buscaba una solución para satisfacer una de las reivindicaciones prioritarias de los suizos que viven fuera de su país de origen: poder acceder de nuevo y en condiciones no discriminatorias a los servicios de los bancos helvéticos. Con el endurecimiento de las regulaciones internacionales en la lucha contra la evasión fiscal, los bancos suizos también han impuesto reglas más estrictas en sus relaciones con los clientes establecidos en el exterior.

‘Too big to fail’

Las regulaciones ‘Too big to fail’ fueron introducidas internacionalmente tras la crisis financiera que estalló hace 10 años y que obligó a varios gobiernos a intervenir para salvar algunos grandes bancos considerados demasiado grandes para quebrar.

Ese también fue el caso en Suiza: en 2008, el UBS pudo evitar la bancarrota solo gracias a la ayuda financiera multimillonaria de la Confederación y el Banco Nacional Suizo (BNS). Una bancarrota de la institución financiera suiza más importante del país habría dañado seriamente a toda la economía nacional.

Por lo tanto, los bancos considerados de importancia sistémica deben estar sujetos a requisitos especiales, como el tamaño de sus reservas financieras. En Suiza, el BNS ha decretado que cinco instituciones se encuentran en esa categoría: UBS y Credit Suisse desde 2012, Zurich Cantonal Bank (2013), Raiffeisen (2014) y Postfinance (2015).

Fin del recuadro

Así, las cuentas de muchos suizos en el extranjero fueron cerradas o sometidas repentinamente a condiciones muy perjudiciales. En su moción, Filippo Lombardi pidió que los miembros de la V Suiza tuvieran acceso a por lo menos los cinco grandes bancos, conocidos como ‘too big to fail’ (demasiado grandes para quebrar).

Esos bancos gozan de una garantía implícita del Estado en caso de quiebra. A cambio, el Estado debe garantizar que todos los suizos en el extranjero puedan abrir una cuenta en ellos y mantenerla en términos razonables, anota en esencia la moción del senador demócrata cristiano y vicepresidente de la Organización de los Suizos en el extranjero (OSE).

Efecto favorable

El miércoles (28.02) la Cámara baja rechazó el texto por 132 votos contra 48 y dos abstenciones. Esta vez, sin embargo, no se trataría de una mala noticia para los suizos expatriados, ya que la moción tuvo un efecto. Y un efecto favorable.

En los últimos meses se han celebrado tres reuniones entre los bancos interesados ​​y Filippo Lombardi, con otros representantes de la OSE. Se ha llegado a un primer acuerdo: los bancos comenzarán proporcionando información precisa y específica a los suizos en el extranjero sobre las condiciones de acceso a sus servicios financieros que será publicada en los sitios web del Ministerio de Exteriores, los consulados y la OSE.

Filippo Lombardi, senador (PDC) del Tesino y vice presidente de la OSE. 

(Keystone)

Además, se concluyó un acuerdo con un importante banco cantonal, preparado ya para ofrecer servicios que la misma OSE considera aceptables. En vista de ese avance, la mayoría de la Cámara decidió “archivar” la moción Lombardi, lo que no significa abandonar la presión sobre los cinco grandes bancos.

El diputado socialista Carlo Sommaruga, en favor de la moción, considera que se trata de “una traición”. “Durante años, los ciudadanos suizos en el exterior se han quejado de haber sido abandonados por bancos suizos: cierres de cuentas, imposibilidad de mantener un crédito hipotecario para una segunda casa en Suiza o depositar dinero en una cuenta en Suiza para los hijos que vienen a estudiar”. En su opinión, la solución propuesta no será suficiente para obligar a los bancos a tomar medidas concretas

La OSE, satisfecha

Esta no es la opinión de Filippo Lombardi, quien recuerda que el propósito de una moción “no siempre es ser aceptada, sino presionar y obtener algo”. El legislador promete permanecer vigilante y, en caso necesario, regresar en unos años con una moción más restrictiva, que requiera la intervención del Estado.

Una visión que comparte Ariane Rustichelli, directora de OSE. Para ella, esta decisión representa, en el caso de los grandes bancos, “una solución pragmática en la dirección correcta”. En cuanto a los bancos cantonales, ya hay uno que acepta ofrecer a los suizos en el extranjero cuentas, créditos hipotecarios y tarjetas de crédito “en condiciones que nos parecen aceptables, pero no podemos todavía mencionar su nombre”.

Respecto al caso PostFinance, una moción fue aprobada claramente por la Cámara baja “y servirá para mantener la presión sobre otros bancos”.


Traducida del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes