Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Otra noche de calor latino en Montreux gracias a la presencia del legendario pianista cubano Chucho Valdés acompañado de su formidable banda. Llegando a su recta final, el evento suizo espera con ansias la llegada de Prince este sábado.

Tumbado cubano y ritmo vertiginoso en el Miles Davis Hall ante una audiencia mayoritariamente joven y entregada.

Con su boina puesta al revés y expresión hierática, el cubano dirigió con mano de hierro una agrupación en la que destacaron las trompetas de Julio Padrón y Elpidio Chapottin en medio de una ajustada sección de vientos de las que quitan el hipo al más pintado.

Alternando momentos de serenidad con un controlado desenfreno, Valdés revalidó su título como campeón del piano latino.

Entre otros muchos momentos especiales de la larga velada (terminada pasadas las dos de la madrugada) el cubano creo una auténtica conmoción al presentar a su hermana, la cantante Mayra Caridad Valdés, considerada por la revista especializada americana Latin Beat como 'la Ella Fitzgerald de Cuba'.

Antes del maestro del piano cubano fue el momento de otro coloso de las teclas. El histórico Mc Coy Tyner, compañero de aventuras musicales de John Coltrane en los años 60, presentó una propuesta anclada en la tradición y el mejor swing, acompañado por el celebrado guitarrista Bill Frisell.

Todos ellos presentados por otro 'telonero de lujo': el mago de las seis cuerdas John Scofield, colaborador habitual de Miles Davis. Juntos crearon uno de esos raros momentos en que el jazz más académico y canónico sienta sus reales en un festival donde (demasiado) a menudo esta música brilla por su ausencia.

Y mientras pasada la medianoche los cubanos arrasaban con sus descargas al respetable en el Miles Davis Hall, pocos metros más arriba el 'reverendo' Solomon Burke llenaba de baile el Auditorio Stravinski con su propuesta hecha de soul, gospel y funk.

Colofón caliente de una noche que comenzó con la elegancia de la estrella británica Marianne Faithfull recitando los Sonetos de Shakespeare para un puñado de privilegiados en el marco mágico del Castillo de Chillon.

El retorno de la diva de Libertango

Pasado ya el ecuador de esta 43ª edición del Festival de Jazz de Montreux comienza la hora del balance. Y, sin duda, uno de los momentos fuertes este año ha sido el retorno a los escenarios de la diva Grace Jones. La cantante nacida en Jamaica reventó (en sentido figurado, pero también literal) el Miles Davis Hall con su nuevo CD Hurricane, primer trabajo de estudio en 19 años.

La afluencia de público al espectáculo de la intérprete de La Vie en Rose fue de antología. Ya en los trenes que llegaban a Montreux, los viajeros iban de pie en los pasillos y las colas a la entrada de la sala eran kilométricas. Todo parece indicar que Jones no ha perdido poder de convocatoria y la curiosidad por su retorno al escenario significó uno de los mayores éxitos de Montreux 2009.

Todo ello a pesar de que la validez de la actual propuesta de la intérprete de Libertango pueda haber quedado algo pasada de moda, a pesar de sus atuendos imposibles y los sombreros de ciencia ficción.

Montreux espera a su 'príncipe'

Pero todos los artistas parecen quedar eclipsados por Prince. El genio de Minneapolis llegará a Montreux para dos actuaciones que se anuncian desde ya históricas.

Según Claude Nobs, fundador y director del Festival a quien Quincy Jones considera "uno de los principales promotores culturales del siglo XX", la visita de Prince no fue confirmada hasta el 7 de abril. Las 8.000 entradas disponibles se vendieron en 7 minutos, estableciendo así un nuevo récord para el mítico músico.

El compositor de Purple Rain dará dos conciertos el 18 de julio, a las 17.00 y 22.00 (hora suiza) a precios que causan impresión: desde 140 euros las más baratas hasta 350 euros por las mejores localidades.

La presentación del divo no tendrá continuidad en otras ciudades y "es fruto de una iniciativa del propio Prince", destacó Nobs. Según explicó a swissinfo.ch una colaboradora cercana a Nobs, "la visita de Prince fue muy difícil de negociar, y hasta el último minuto no se supo si daría dos conciertos en el mismo día o un concierto por día en dos fechas".

Prince actuará acompañado de Rhonda Smith, Renato Net y John Blackwell. El artista americano se presentó ya en Montreux en 2007 en una actuación extraordinaria de la que se habla todavía en los pasillos de este festival mítico. Una noche mágica en la que Prince terminó improvisando una 'jam session' a altas horas de la madrugada de un día memorable.

Rodrigo Carrizo Couto, Montreux, swissinfo.ch

Chucho Valdés

Nacido Dionisio de Jesús Valdés Rodríguez en 1941, Chucho es hijo de otro gigante de la música latina: Bebo Valdés

Chucho saltó a la fama internacional tras la fundación de "Irakere", grupo que llevaría el "latin jazz" a todos los escenarios en los años 80.

Esta mítica formación contó entre sus filas con pesos pesados como el saxofonista Paquito D'Rivera o el trompetista Arturo Sandoval, otro habitual de Montreux.

Chucho Valdés ha ganado en cuatro ocasiones el Premio Grammy y está considerado por los especialistas como el máximo exponente del piano jazz latino.

FESTIVAL DE MONTREUX

Fundado hace 43 años, está considerado como uno de los más prestigiosos eventos de música popular del mundo.

En 2009 tiene un presupuesto de 18 millones de francos suizos y presenta a más de 1.000 artistas en sus dos escenarios: Auditorio Stravinski y Miles Davis Hall.

De aquí al sábado ...

... pasarán por Montreux:

- Kool & the Gang y Earth Wind & Fire
- Antony and the Johnsons acompañados de la Orquesta de Montreux
- Status Quo y John Fogerty
- La estrella pop Seal
- La joven promesa del jazz vocal Madeleine Peyroux
- El legendario guitarrista británico Jeff Beck
- Prince, a las 19:00 y a las 22:00 del sábado 18



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×