Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Nicaragua


Brigada suiza: homenaje y solidaridad


Por Sergio Ferrari, Somotillo, La Dalia y Matagalpa


María Betancourt, sobreviviente de la emboscada de la Contra, en la comunidad de Somotillo, el 16 de febrero de 1986, en la que murieron Maurice Demierre y cinco campesinas. (Sergio Ferrari)

María Betancourt, sobreviviente de la emboscada de la Contra, en la comunidad de Somotillo, el 16 de febrero de 1986, en la que murieron Maurice Demierre y cinco campesinas.

(Sergio Ferrari)

Medio centenar de suizos cerró este jueves 28 de julio un periplo de diez días por Nicaragua. Viaje hacia la historia con conmemoraciones en Somotillo, La Dalia y Matagalpa. Camino hacia el futuro con el desafío de una solidaridad reforzada.

La Brigada internacionalista “30 años, homenaje y solidaridad” recorrió una buena parte del país. Visitó proyectos en el terreno. Encontró a personalidades políticas, sindicales, comunales y de la cooperación. Y se comprometió, cuando retorne a Suiza, a repensar, actualizar, reforzar, su trabajo futuro.

Los promotores de esta novedosa iniciativa –la primera de este tipo en los últimos 25 años- son diversos actores helvéticos. Entre ellos la Asociación Nicaragua-El Salvador de Ginebra; los Hermanamientos Delémont-La Trinidad y Bienne-San Marcos; la ONG E-CHANGER de cooperación solidaria así como AMCA, del Tesino.

Somotillo: reactivar la memoria

La explosión de una mina antipersonal seguida de una balacera contra una camioneta civil que transportaba a un grupo de mujeres campesinas y algunos menores. Eran las primeras horas de la noche del domingo 16 de febrero de 1986 en las afueras de la localidad de Somotillo, en el noroccidental Departamento de Chinandega, a escasos cinco kilómetros de Honduras.

En el ataque del grupo contrarrevolucionario – que acababa de entrar a Nicaragua desde su base operativa emplazada en el otro lado de la frontera- murió Maurice Demierre, cooperante suizo de la organización Hermanos sin Fronteras (hoy E-CHANGER) quien conducía el vehículo. Junto a él, cinco mujeres campesinas que regresaban a sus comunidades luego de visitar a sus familiares que prestaban funciones en un cuartel cercano del ejército sandinista.

“Cuando recibió el impacto de las balas inclinado hacia el volante, el cuerpo de Maurice nos sirvió de protección a mí y a mi niño de un año que íbamos a su lado en la cabina de la camioneta”, relata María Lidia Betancourt Ruiz, una de las sobrevivientes de esa masacre en la que perdió a su madre. Ella fue una de las principales oradoras en la conmemoración de la plaza central de Somotillo, donde se encuentra la tumba de Demierre, y en el que participaron numerosos pobladores del lugar así como los brigadistas suizos.

“Maurice hacía parte de nuestra familia”, recuerda Estanislao Espinoza. Dirigente campesino, delegado de la palabra y testigo de los hechos de 1986, Espinoza coordinaba por entonces el Bloque Intercomunitario, la organización contraparte del cooperante suizo que en la actualidad atiende a 220 familias en una decena de comunidades de la región. “Para nosotros Mauricio sigue vivo, es como un santo”, insiste en su discurso, antes de participar en la marcha de algo más de un kilómetro hasta el cruce de caminos donde hace 30 años fue perpetrada la emboscada mortal.

“Hoy, con nuestra Brigada, buscamos rendir un homenaje a todos los internacionalistas que murieron en Nicaragua en esos años de guerra, explica a swissinfo.ch Philippe Sauvin, sindicalista ginebrino que organizó en los años ochenta las brigadas obreras que venían a este país para construir escuelas, dispensarios, puentes, y que fue uno de los corresponsables de la actual iniciativa que concluyó este 28 de julio.

Sauvin completa su reflexión: “Incluimos en nuestro homenaje a todas las víctimas nicaragüenses. Fue el pueblo de este país, con miles de muertos, heridos y lisiados, el que pagó el precio más alto en esa desigual e injustificada guerra de agresión”, enfatiza.

Revivir el pasado…

Los brigadistas suizos -acompañados de tres italianos y una delegación francesa- participaron también el 28 de julio en otras dos conmemoraciones, esta vez en el departamento de Matagalpa, donde justo tres décadas atrás, día por día, habían sido asesinados por la contra los cooperantes Yvan Leyvraz (suizo), Joël Fieux (francés) y Berndt Koberstein (alemán). En la misma acción de los grupos armados antisandinistas perecieron también dos técnicos locales que viajaban en el mismo convoy.

La mañana del 28 el homenaje se realizó en el poblado de La Dalia, a 175 kilómetros al noreste de la capital Managua. Horas más tarde, se prosiguió en el cementerio de Matagalpa, la cabecera departamental, donde se encuentran enterrados los internacionalistas europeos.

“Estos hermanos suizos construyeron puentes de solidaridad. Pero para que haya una relación de ese tipo se necesita de dos actores. Nosotros, aquí en el municipio de La Dalia, y ellos, llegados de Suiza”, enfatiza Jaime Arauz Centeno, alcalde de dicha localidad y excolega de los internacionalistas helvéticos en los años 80.

Enumerando los avances sociales, educativos, en la salud, electrificación y carreteras en esta región, explica, “es obvio que la semilla que los cooperantes sembraron, incluso con su propia sangre, dio sus frutos”.

Es fundamental mantener y reforzar la solidaridad, “que es la ternura entre los pueblos”, aun en momentos en que en Europa, dada la crisis migratoria, no es fácil promover esa actitud abierta hacia los pueblos más empobrecidos, insiste.

Palabras con las que coincide Sadrach Zeledón, actual alcalde de Matagalpa, quien mantuviera también en esa época una estrecha relación con los cooperantes europeos. “Cada uno era un ser muy especial.  Recuerdo cuando tuve que trasladar a Wiwilí a Berndt Koberstein. Fue uno de mis últimos encuentros con él. También los momentos fraternales compartidos con Joël. Tengo muy presente las características personales de Yvan, un ser muy humano, fraterno, desbordante de vida, amante de la fiesta y lo social”, insiste.

La página de dolor de los ochenta no logra arrebatar la convicción de los más de 200 campesinos que participaron en la conmemoración este 28 de julio en La Dalia. Ni del centenar de personas que junto con los brigadistas suizos, invadieron el cementerio de Matagalpa, la tarde del mismo día, para homenajear a las víctimas de La Zompopera, en el segundo homenaje del día, organizado en esta ocasión por la alcaldía de Matagalpa, la organización coparte ODESAR y la misma brigada helvética.

¿Cómo expresar la solidaridad con todo un pueblo herido por esa guerra de los 80? preguntamos al sociólogo ginebrino Gerald Fioretta, otro de los responsables de la brigada y, durante años, cooperante en esa región cafetalera del norte del país.

Simbólicamente, “recordando a las 16 víctimas de la cooperativa de Yale”, en la cercanía de La Dalia, en el mismo departamento. “Esta cooperativa, sostenida-construida por la solidaridad suiza, fue atacada por la contrarrevolución y destruida el 31 de mayo del 1986. Nuestro homenaje arranca en los internacionalistas; continúa con los amigos nicas caídos con ellos; se extiende a las miles de víctimas que perecieron en esos duros años. Y se hace rostro en los campesinos de Yale que dieron lo mejor que tenían, su propia sangre, por una patria digna, justa y en libertad”, concluye.

Brigada suiza 2016

La Brigada suiza participó el 27 de julio en el Polo de Yale, en el acto de inauguración del puente sobre el río Yale, afluente del muy cercano río Tuma.

Esta obra, que facilitará la comunicación vial entre diversas localidades rurales del municipio de La Dalia, fue cofinanciada por la cooperación suiza (COSUDE), en el marco de sus proyectos dirigidos al desarrollo económico con inclusión social.

Presente en el lugar junto con las autoridades locales, Edita Vokral, coordinadora regional de la cooperación helvética.

Vokral saludó a los brigadistas, subrayando el aporte de los mismos no solo al desarrollo de Nicaragua sino también en la tarea de información y sensibilización sobre Centroamérica en Suiza.

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


×