Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Nuevo consejero delegado


Un cambio de timón atípico en Credit Suisse




 Otro idioma: 1  Idiomas: 1
Tidjane Thiam, director general de la aseguradora británica Prudential (izqda), sucederá al consejero delegado del Credit Suisse, Brady Dougan. (Keystone)

Tidjane Thiam, director general de la aseguradora británica Prudential (izqda), sucederá al consejero delegado del Credit Suisse, Brady Dougan.

(Keystone)

El estadounidense Brady Dougan luchó por asegurarse el apoyo que necesitaba para mantenerse al frente del Credit Suisse. El franco-marfileño Tidjane Thiam que le sucederá en el cargo a partir de junio no es precisamente el arquetipo de banquero suizo.

Con amplia experiencia dentro de la consultoría de gestión, grandes credenciales en la industria aseguradora y una trayectoria destacada en la política africana, Thiam no lucía a primera vista como un candidato obvio para encabezar la ‘joya de la corona’ de un sector bancario en el que predomina el negocio de la gestión de fortunas.

La sucesión de Dougan evidencia el “profundo cambio cultural” que vive el Credit Suisse, según el ‘Tages Anzeiger’. En un artículo el diario de Zúrich destaca además que Thiam es apenas el segundo directivo de raza negra que hay en las filas internacionales del banco.

La vida que tendrá Thiam como consejero delegado del Credit Suisse se anticipa completamente distinta a la agitación política que vivió en su Costa de Marfil natal. Durante su niñez presenció cómo su padre se convertía en preso político, y el propio Tidjane Thiam fue arrestado (siendo ministro de su país) tras el golpe militar de 1999.

Por ahora, los mercados parecen confiar firmemente en quien aún lidera la aseguradora británica Prudential. Así lo evidenció el repunte que experimentaron las acciones del Credit Suisse en el mercado bursátil tras anunciarse su nombramiento. Durante el discurso que dio para difundir la noticia del relevo, Brady Dougan afirmó: “Tidjane y yo hemos trabajando juntos durante los últimos seis años y siento un inmenso respeto por él”.

El exconsultor de McKinsey y antiguo ministro de Planeación y Desarrollo de Costa de Marfil es reputado por la mente analítica que posee, sus grandes habilidades estratégicas y la influencia que tiene sobre personalidades públicas de primer nivel, especialmente en Asia. De hecho, se le atribuye el éxito de la rápida expansión que han registrado los negocios de Prudential en Asia, una de las cualidades tomadas en cuenta para nombrarlo sucesor de Dougan, expresó el martes el presidente del Credit Suisse, Urs Rohner.

La única ‘mancha negra’ que pesa sobre el historial de Thiam es el fracaso que tuvo al intentar adquirir la división asiática de American International Group Inc en 2010. Tras este tropiezo le llovieron las críticas, ya que la oferta realizada le costó varios cientos de millones de libras esterlinas a los accionistas.

Ascenso y caída de Dougan

Con el nombramiento de Thiam concluyen tres años de especulaciones en el sector financiero y en la prensa sobre los ‘días contados’ que le quedaban a Dougan. Tras asumir el cargo de consejero delegado del Credit Suisse en 2007, el banquero saliente recibió un amplio reconocimiento de los principales directivos del Credit Suisse por haber conducido la entidad con tino y casi sin rasguños durante la crisis global.

Sin embargo, sus ‘bonos personales’ cayeron drásticamente en los últimos años, debido a que UBS, su principal competidor, vivió una importante recuperación dejando atrás al Credit Suisse, que en principio parecía mejor posicionado en el mercado. Esto se sumó a las multas por 2 800 millones de dólares (2 750 millones de francos suizos) que Credit Suisse tuvo que desembolsar en Estados Unidos y a la noticia –dada en febrero– de que el banco deberá constituir nuevas reservas para enfrentar futuros litigios.

Por otra parte, los inversores cuestionan cada vez con mayor insistencia la convicción de Dougan de mantener una sólida banca de inversión (mientras UBS opta por una política cada vez más conservadora en ese frente). Además, la prensa critica que Dougan no domine el alemán, las largas temporadas que pasa en Nueva York, los desorbitados bonos que cobra y se dice también que hay una ruptura ideológica con Urs Rohner, aunque ambos lo hayan negado sistemáticamente.

Pese a la promesa de cambio que se avecina, los inversionistas deberán aguardar aún varios meses antes de que Thiam revele la estrategia que tiene en mente para el Credit Suisse, pero hay consenso en que se necesita un cambio, afirma el analista del Banco J Safra Sarasin, Rainer Skierka.

“Los mercados están esperado una estrategia más afín a la que sigue el UBS, que ha recortado su banca de inversión para concentrarse en la gestión de fortunas”, declara a swissinfo.ch Skierka.

El martes pasado, durante la reunión que sostuvieron en Zúrich los directivos del Credit Suisse con la prensa, tanto Thiam como Rohner enfatizaron que el banco fortalecerá su gestión de fortunas. Pero Rohner expresó también que por el momento tampoco existen planes para realizar reformas medulares a la banca de inversión.

Sobre la cuerda floja

El analista del Banco Vontobel, Andreas Venditti, explica a swissinfo.ch que, más que esperar una revolución con la llegada de Thiam, considera que habrá una evolución en Credit Suisse.

En su opinión, sería un error copiar la estrategia del UBS y compactar la banca de inversión, al ser un negocio en el que Credit Suisse no resultó golpeado durante la crisis financiera. "Yo esperaría más bien cambios menores en la banca de inversión, sobre todo si consideramos que Thiam no está tan ligado emocionalmente a este negocio como Dougan. Pero tampoco creo que veamos un cambio radical de estrategia”, dice.

"La banca de inversión del Credit Suisse es muy diferente en términos de organización, cultura, tamaño y posicionamiento a la que tenía hace algunos años el UBS. Por tanto, no tiene sentido reformarla tanto como lo hizo su rival”, explica.

Según Venditti, Credit Suisse se encontrará con las manos atadas si Thiam quisiera embarcarse en grandes adquisiciones como lo hizo en Prudential. "Una expansión a gran escala en Credit Suisse es imposible si no va acompañada de grandes aumentos de capital”, sostiene.

Los círculos políticos suizos han valorado el nombramiento de un directivo con experiencia en el sector asegurador como factor positivo para afrontar eventuales riesgos.

"Estoy muy satisfecho de que Credit Suisse haya encontrado una persona tan capaz", expresó a la agencia Bloomberg Ruedi Noser, diputado del Partido Liberal Radical. "El hecho de que venga del sector asegurador es una buena señal”.

Ante las primeras críticas sobre las posibles limitantes que pueda tener por su pasado en la industria de los seguros, el futuro consejero delegado del Credit Suisse intentó desterrar temores y desgranó durante la conferencia de prensa la lista de ofertas públicas de adquisición y reorganizaciones bancarias en las que participó como consultor de McKinsey. "Estoy seguro de que puedo entender todo lo relacionado con la banca de inversión", enfatizó.

Durante la rueda de prensa, en la que se expresó en alemán, francés e inglés, Thiam destacó que es más un hombre de hechos que de discursos. Asimismo recalcó que prefiere mantenerse lejos de los focos y centrarse en su trabajo.

En 2012, en una entrevista concedida a la BBC, el marfileño definió de la siguiente manera su concepto de liderazgo: "Es algo parecido a caminar sobre una cuerda floja; sientes todas las expectativas que están puestas sobre ti. Es un poco incómodo. Pero si crees realmente en lo que quieres lograr, te ayudará a seguir de frente con la mirada alta”.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

×