Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Plaza de los Suizos en el Extranjero


El ‘Grütli de la Quinta Suiza’ cumple 25 años




 Otro idioma: 1  Idiomas: 1
La Plaza de los Suizos en el Extranjero ofrece una impresionante vista del Lago de Lucerna con el fondo de las montañas donde se encuentra la pradera del Grütli, mítica cuna de la Confederación. (aso)

La Plaza de los Suizos en el Extranjero ofrece una impresionante vista del Lago de Lucerna con el fondo de las montañas donde se encuentra la pradera del Grütli, mítica cuna de la Confederación.

(aso)

La Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE) está de fiesta. Este 2016 celebra su centenario y el 25 aniversario de la Plaza de los Suizos en el Extranjero, un simbólico lugar dedicado a la ciudadanía expatriada y que está situado en la ciudad de Brunnen, a orillas del Lago de Lucerna.

El césped, impecablemente conservado, podría incitar a muchos visitantes a tomar el sol, hacer un pícnic o jugar al fútbol. Pero nadie va a disfrutar de este tipo de actividades en la actualidad. De hecho, la plaza misma es la que ocupa el centro de interés, y más ahora en la celebración de su cuarto de siglo.

El sitio fue creado en 1991, en el marco de los 700 años de la Confederación, como un símbolo de la pertenencia a la patria de los hijos que partieron a otros países. Desde entonces, esta explanada, de más de 5 000 metros cuadrados, se llama Plaza de los Suizos en el Extranjero.

Muchos hablan también de ‘el Grütli de la Quinta Suiza’ en alusión al sitio en el que nació la Confederación y que, por cierto, puede observarse desde la Plaza.

“Visita de Estado”

Hace 25 años, los siete miembros del Gobierno se reunieron en Brunnen para la inauguración de plaza. Al mismo tiempo fue una suerte de ‘visita de Estado’ a esta ‘Quinta Suiza’, que representa ahora a más de 760 000 personas.

El viernes pasado, y con ocasión del aniversario, el presidente Johann Schneider-Ammann acudió al lugar para expresar los parabienes del Gobierno a la comunidad con residencia en un país distinto al que la vio nacer.

La celebración hizo que incluso este año, la reunión de primavera del Consejo de los Suizos en el Extranjero tuviera lugar en Brunnen y no en Berna. Entre algunos de los asistentes había quienes no conocían la Plaza. Y es que, a pesar de sus 5 lustros, el sitio no es muy conocido. Incluso muchos de los habitantes locales no tienen muy claro qué relación hay entre los expatriados y esta plaza situada en el lugar más bello de la comuna.

No hay “trampolín”

La Plaza de los Suizos en el Extranjero es propiedad de una fundación del mismo nombre compuesta por entre 9 y 11 miembros, en su mayoría de las filas de la OSE. La entidad tiene como objetivo mejorar el conocimiento y uso del lugar, así como aumentar los ingresos por alquileres, que actualmente no cubren los costes de mantenimiento.

El sitio es generalmente accesible al público. También se alquila para eventos privados –como regatas o reuniones de vehículos antiguos– o públicos –la fiesta del 1 de agosto, espectáculos y entregas de banderas del ejército.

En 2011, la Fundación organizó un concurso en busca de la mejor idea para el uso más óptimo de la Plaza. El proyecto elegido consistía en construir una estructura llamada ‘trampolín’ con vistas al lago. Además de su aspecto simbólico, esta estructura permitiría ofrecer un lindo panorama a los visitantes. Pero el proyecto se topó con la oposición de las organizaciones de protección del paisaje.

La idea, sin embargo, no fue completamente enterrada y podría emerger nuevamente bajo otra forma, precisa el presidente del Consejo de la Fundación, Alex Hauenstein.Regalo de 700 años

Regalo de 700 años

La Plaza de los Suizos en el Extranjero es uno de los pocos proyectos que subsiste de aquellos que surgieron en el marco de las festividades de los 700 años de la Confederación Suiza, en 1991.

Marca el término de la ‘Vía Suiza’ alrededor del Lago de Uri, a lo largo de la cual está representado cada cantón. El lugar simboliza también la pertenencia de los suizos expatriados a la Confederación y expresa su apego al país.

El lugar es propiedad de la fundación ‘Plaza de los Suizos en el Extranjero Brunnen’. Creada en 1988, la entidad integra a la Confederación Suiza, al cantón y distrito de Schwyz, a la comuna de Ingenbohl, el banco cantonal de Schwyz y a la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE).

El terreno fue adquirido en 1989 a través de una amplia recaudación de fondos, realizada entre los suizos en el extranjero, y el apoyo de la Confederación. A la entrada de la plaza, los nombres de los donantes están inscritos en un bloque de granito.

La Plaza de los Extranjeros atrae a un gran número de visitantes que reciben información sobre la diáspora mediante una exposición inaugurada en 2005. La muestra consta de 20 grandes paneles sobre la diversidad de los expatriados y sus vínculos con la madre patria.

Fuente:  Plaza de los Suizos en el Extranjero


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×