Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Democracia directa


"Cualquier debate sobre Europa nos fortalece"




 Otro idioma: 1  Idiomas: 1

Cambio generacional en la cúpula de la Asociación por una Suiza Independiente y Neutral (ASIN). Lukas Reimann, de 31 años, preside desde finales de abril este movimiento de la derecha nacionalista que se opone a un acercamiento a la Unión Europea.

Suiza se halla frente a una decisión importante en lo que se refiere a sus futuras relaciones con la Unión Europea (UE). Según el ministro de Asuntos Exteriores Didier Burkhalter, es posible que de aquí a 2016 se someta a referéndum un acuerdo destinado a reglamentar las cuestiones institucionales con los Veintiocho.

Una votación que Lukas Reimann, diputado de la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora) y nuevo presidente de la ASIN considera extremadamente peligrosa para Suiza. Tanto el partido de derecha como la ASIN se oponen fervientemente a que Suiza adopte de forma automática legislaciones comunitarias y a la propuesta de someter al Tribunal Europeo las divergencias que puedan surgir entre Berna y Bruselas.

Christoph Blocher, el estratega de la UDC anunció a finales de mayo que deja su escaño de diputado federal para dedicarse completamente a organizar la campaña contra el “ingreso sigiloso de Suiza en la UE”.

Lukas Reimann

El jurista originario del cantón de San Gall es miembro de la dirección de la ASIN desde los 17 años.

En 2007 fue elegido diputado por la UDC y se convirtió, con 25 años, en el miembro más joven de la cámara baja.

En el Parlamento, Reimann se alinea con el ala conservadora de la derecha, pero ha defendido posiciones compartidas por otras fuerzas políticas, a las que se oponían los demás representantes de la UDC.

swissinfo.ch: Lukas Reimann, usted representa el cambio generacional en la cúpula de la ASIN y ha adelantado su intención de atraer a mayor número de jóvenes. ¿Cómo piensa hacerlo?

Lukas Reimann: Desde el cambio en la presidencia hemos registrado más de 100 afiliados nuevos, entre ellos muchos jóvenes. Representamos los valores que comparten muchos jóvenes, pero debemos comunicarlos de manera apropiada. Por eso estamos presentes en Twitter y Facebook y vamos a las escuelas.

swissinfo.ch: Usted ha crecido políticamente en la ASIN. ¿Cómo caracteriza a esa organización?

L.R.: Para mí es un movimiento popular que vive y quiere seguir viviendo en el exitoso modelo de Suiza. Se esfuerza al máximo por conservar todos los aspectos que han fortalecido el país: Democracia directa, libertad, independencia y neutralidad.

swissinfo.ch: La ASIN es, junto con la UDC, la gran ganadora de la votación del 9 de febrero de 2014. ¿Se ha traducido esa victoria en las cifras de afiliados?

L.R.: Ya durante la campaña se inscribieron muchos miembros nuevos y tras la victoria incluso más. Esa tendencia muestra un claro ascenso en este año. Eso motiva y refleja nuestro trabajo.

swissinfo.ch: ¿Se ha fijado usted la meta de alcanzar un determinado número de miembros?

L.R.: Uno de cada diez habitantes en Noruega es miembro de ‘Nei til EU’, en cierta forma el equivalente noruego de la ASIN. Si uno de cada diez suizos fuera miembro de la ASIN, seríamos la fuerza política más fuerte del país (ríe).

swissinfo.ch: ¿Qué significa la votación del 9 de febrero? ¿Una señal del electorado al Gobierno para que no vaya muy lejos en el acercamiento a la UE? ¿O un punto de inflexión en la vía bilateral?

L.R.: En primer lugar, es un voto por la autodeterminación, ni más ni menos. El pueblo quiere decidir a quién deja entrar en el país y a quién no. Limitar la inmigración es ahora una estipulación constitucional cuya aplicación tiene alta prioridad, aun cuando esto implique para Suiza consecuencias en política europea.

swissinfo.ch: El ‘sí’ a las restricciones migratorias fue aplaudido por los euroescépticos en el seno de la UE. ¿La ASIN recibió reacciones de ellos?

L.R.: No directamente. Pero estamos conectados en Europa desde hace muchos años. Durante un largo tiempo formé parte de la directiva de la TEAM, la alianza europea de movimientos euroescépticos, a la que también pertenecen las agrupaciones el Movimiento Ciudadano contra la UE danés y , de Dinamarca, y la el Partido de la Independencia de Gran Bretaña (UKIP). En cualquier caso quiero puntualizar que ningún grupúsculo de extrema derecha está ahí.

swissinfo.ch: Usted insiste en distinguir la ASIN de los movimientos antieuropeístas de extrema derecha. ¿En qué se diferencian?

L.R.: La ASIN es un movimiento democrático que respalda los derechos fundamentales que garantiza la Constitución federal. Las fuerzas de extrema derecha que pretenden abolir estos derechos nada tienen que ver con la ASIN.

La ASIN

Fundada en 1986, tras la votación sobre la adhesión de Suiza a la ONU, la Asociación por una Suiza Independiente y Neutral (ASIN) aboga por la conservación de la democracia directa, la autonomía y la neutralidad amplia e irrestricta.

Lucha contra toda tentativa de acercamiento de Suiza a la Unión Europea.

En 2004, tenía cerca de 45.000 afiliados, pero en los últimos años el número de miembros se ha reducido a los 30.100 actualmente.

En el 2012 perdió la votación sobre la iniciativa que pedía someter a referéndum todos los tratados internacionales y no consiguió exigir una votación nacional sobre los acuerdos fiscales con Alemania, Austria y Gran Bretaña.

swissinfo.ch: La ASIN ya no tiene el monopolio en las campañas antieuropeístas. Será el nuevo Comité contra el ingreso sigiloso en la UE, fundado bajo la iniciativa de Christoph Blocher, el que encabezará la campaña contra el previsto acuerdo institucional con Bruselas. ¿Habrá competitividad entre estas dos fuerzas?

L.R.: Ninguna. La ASIN figura entre los cofundadores del comité y forma parte de la dirección. Además, tendrá un papel importante en la campaña previa a la votación, porque queremos impedir una mayor integración de Suiza en la UE. El comité será disuelto después de la votación.

swissinfo.ch: Blocher habló de cuatro o cinco millones de francos para alimentar la campaña y se ha declarado dispuesto a desembolsarlos de su bolsillo. ¿Ya saben cuánto de esa suma se destinará a la ASIN y cómo se va a utilizar?

L.R.: Aún no hay un presupuesto para la campaña. Antes debemos concluir los trabajos preliminares y, luego, decidirá la dirección de la ASIN.

swissinfo.ch: El presidente y ministro de Asuntos Exteriores Didier Burkhalter ha señalado que la votación sobre el futuro acuerdo marco con Bruselas será una “súpervotación” sobre el conjunto de las relaciones bilaterales con la UE que deberá celebrarse a más tardar en 2016. ¿Ya se frota las manos la ASIN?

L.R.: No nos gusta para nada esa votación, porque es muy peligrosa para Suiza. Si el país se acerca demasiado a la UE tendrá que aceptar los veredictos de jueces extranjeros. Y está claro cuál será su fallo en caso de divergencias entre Berna y Bruselas. Por eso hablamos de un ingreso sigiloso a la UE. Estamos preparando con esmero la campaña, puesto que no podemos perder esa votación.

swissinfo.ch: ¿No se alegra la ASIN? Al fin y al cabo, tras la votación contra la adhesión al Espacio Económico Europeo de 1992 la ASIN se convirtió en una organización multitudinaria, con entonces 16.000 afiliados.

L.R.: Cualquier debate sobre Europa nos fortalece en la medida en que podamos participar. Pero no lo hacemos por voluntad personal ni por aumentar nuestra base. Lo hacemos por Suiza, por preservar la independencia, neutralidad y democracia del país. Yo preferiría disolver la ASIN por innecesaria. Y ese sería el caso si todos los políticos sustentaran los valores esenciales para que Suiza no se acerque demasiado a la UE. Pero lamentablemente no es así, sino todo lo contrario: la ASIN es más necesaria que nunca.


Traducción del alemán: Juan Espinoza, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×