Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

En Chile, sólida institucionalidad

El embajador André Regli concluirá en breve la representación suiza ante Chile.

(swissinfo.ch)

El embajador André Regli concluye sus funciones en Chile y antes de tomar sus últimas vacaciones, analiza los avances y ‘pendientes’ en las relaciones entre ambos países y aborda temas como el conflicto mapuche y el cambio presidencial.

"Cuando llegué me sorprendió encontrar, tan lejos de Suiza, un país bastante desarrollado, con una infraestructura muy buena e instituciones jurídicas y económicas que funcionan bien", comenta el diplomático helvético a swissinfo.ch

André Regli permaneció cuatro años y medio en el país andino y asistirá -en forma extraordinaria- al cambio de mando, en marzo de 2010. Entrevista.

swissinfo: Chile cambia de presidente a inicios del 2010, y hay posibilidades de que la derecha ocupe el poder, tras 20 años de gobierno de la coalición de partidos de centro-izquierda. ¿Cree que podrán trabajando de la misma forma, cualquiera sea el nuevo gobierno?

André Regli: Pienso que sí, porque hemos construido una base muy fuerte, además Chile posee actualmente una institucionalidad muy sólida, que no depende de quién es el próximo presidente.

swissinfo: Extraordinariamente, Ud. presenciará dos cambios de mando presidencial en Chile y, coincidentemente, dejará su cargo en la misma fecha que Bachelet.

A.R.: Yo llegué cuando estaba el Presidente Ricardo Lagos, pero hice todo mi periodo con Bachelet. El hecho de quedarme hasta el final de su mandato tiene más que ver con trámites administrativos, de gestión interna, pues para asistir el cambio de mando se requieren credenciales que tienen que estar hechos con mucha anterioridad. Así es que ésta es una total coincidencia.

swissinfo: ¿Qué avances destacaría en su período, en el ámbito de las relaciones bilaterales?

A. R.: Durante estos años tuvimos la oportunidad de intensificar muchísimo las relaciones entre ambos países, pues hemos tenido visitas de parlamentarios, del presidente Pascal Couchepine, en diciembre de 2008, de ministros y de delegaciones del área de la ciencia y la tecnología, además del viaje de la presidenta Bachelet a Suiza. Todas, instancias que nos han permitido acercarnos y conocernos mejor. Desde 1997 (cuando el frentista Patricio Ortiz solicitó asilo político a la Confederación) no hemos tenido problemas bilaterales con Chile. Luego, las relaciones fueron más bien mesuradas y, a partir del 2005, se han incrementado en una dirección muy positiva.

swissinfo: ¿Algunos hitos en particular?

A.R.: En primer lugar, en lo económico, porque firmamos un tratado de libre comercio a inicios del 2005 y desde entonces el comercio se ha incrementado en un 50%. Asimismo, reanudamos las negociaciones para conseguir un tratado que evite la doble tributación, que fue firmado en 2007. Suiza ya lo ratificó y estamos esperando que Chile lo haga. Éste es un gran avance para estimular a que las empresas vengan e inviertan más acá. Eso, además del Tratado de Libre Comercio con EFTA, que entró en vigencia en 2006.

En ciencia y tecnología, firmamos una carta de intención para intensificar las relaciones en esta área, cuando la presidenta visitó la Confederación, y luego vino una delegación para determinar qué ámbitos eran interesantes para trabajar en común, definiéndose principalmente dos: energía y cambio climático. Posteriormente firmamos un plan de acción para aumentar la posibilidad de becas suizas para chilenos y dinero para proyectos en conjunto.

En derechos humanos también hemos tenido una colaboración muy estrecha, organizando diversos seminarios, varios de ellos sobre violencia intrafamiliar. Y, finalmente, hemos preparado una serie de actividades para saludar a Chile en el Bicentenario de su independencia, entre ellos, el ‘metro suizo’, (un vagón del metro pintado con los colores de la Confederación y abundante información sobre el país alpino y sus relaciones con Chile).

swissinfo: Hace unos años, Ud. mencionó en la prensa local que las relaciones suizo chilenas eran buenas, pero había que dinamizarlas. ¿Estima que eso ocurrió?

A.R.: Hemos dinamizado las relaciones en varios ámbitos, y en ese sentido, la visita de la presidenta Bachelet y la de Couchepine a Chile ayudaron mucho. Pero aún hay cosas pendientes, por ejemplo, aún estamos esperando la ratificación en el Parlamento del tratado para evitar la doble tributación, al igual que la aprobación de un acuerdo de readmisión de personas ilegales al país, uno de ayuda mutua en cuestiones políticas y otro acuerdo sobre pasantes. Lamento que todavía no podamos concluir estos trámites, pero después de 4 años y medio aquí, entiendo que las cosas van un poco más lento que en Suiza.

swissinfo: ¿Qué otros aspectos quedaron pendientes, a su juicio?

A.R.: Algo que me hubiese gustado hacer y no logré, fue traer a Chile al secretario de Economía con una delegación empresarial, porque con todos estos acuerdos firmados entre ambas naciones, éste sería el momento adecuado para que una delegación así viera in situ cómo Chile ha cambiado, convirtiéndose en una verdadera plataforma de negocios en Latinoamérica.

swissinfo: ¿Cómo ha sido la relación con la colonia residente?

A.R.: Por primera vez estoy en un país donde la colonia suiza aumenta, no sólo por los nacimientos, sino también por la nueva ley, promulgada en 2007, que permite reintegrarse a la nacionalidad helvética, y ya hay muchos chilenos descendientes de suizos que han optado por ella. Entre Santiago y Punta Arenas (extremo sur), hay unos 10 clubes suizos y para nosotros el contacto con ellos es muy importante, porque tienen que sentir que la embajada está aquí también para ellos. He conocido suizos muy interesantes, que han contribuido con el desarrollo de este país, en todo ámbito. Estuve en Isla de Pascua y me sorprendió encontrarme con 14 miembros de la comunidad suiza; hasta en la pequeña y alejada isla Juan Fernández hay suizos.

swissinfo: Un tema conflictivo, desde hace muchos años, es el de las relaciones entre las comunidades mapuche de la IX región y los dueños de estas tierras, varios de los cuales son descendientes de suizos. Ud. se ha reunido con ambos sectores. ¿Cuál es su impresión al respecto?

A.R.: Efectivamente, es un tema que he seguido de cerca desde un comienzo, pues a pocos meses de mi llegada se produjo un ataque bastante extremo al fundo de la familia Luchsinger. Yo viajé para conversar con ellos y comprender de qué se trataba este tema, y todo este tiempo hemos hecho varias intervenciones frente al gobierno chileno, como visitar a políticos locales y manifestar ante diversas autoridades nuestra preocupación e interés por encontrar una solución.

Del mismo modo, hemos promovido la ratificación del artículo 169 de la OIT y propusimos abrir la discusión respecto de un nuevo artículo en la Constitución sobre la multiculturalidad de Chile, instancias que, afortunadamente, el gobierno ha acogido bien.

También he tenido varios contactos con gente mapuche y hace algunos meses me visitaron cuatro loncos (jefes de la comunidad), entre ellos, la abuela de una niña (Relmutray Cadin) que pidió asilo político en Suiza. De hecho, este conflicto fue una de las razones para abrir un consulado en la IX región…Pero, bueno, en el ámbito político no es tan fácil resolver este tema.

swissinfo: ¿Cree que este conflicto encontrará una pronta solución?

A.R.: No creo que vaya a tener un final tan rápido, las ideas de ambos sectores son muy opuestas y en las últimas semanas se ha producido una articulación bastante fuerte, más violenta, en contra de los dueños de las tierras, y ésa -normalmente- no es la mejor condición para resolver conflictos. Pero hay algunas iniciativas en esa dirección, como la del sector económico de la región, que se reunió con los mapuche para ver cómo solucionar su situación y ayudar a su desarrollo. Hace algunas semanas, el señor Luchsinger vendió 270 hectáreas de su propiedad a un organismo público para traspasarlas a algunas comunidades mapuche. Ahí vemos un ejemplo de que el gobierno chileno quiere y hace cosas. Pero pienso también, que un futuro gobierno debería concentrarse aún más en este conflicto. En ese sentido, tal vez es verdad que durante algunos años, el esfuerzo no fue suficiente para ayudar a que este problema no fuera tan agudo. En todo caso, como embajada, somos observadores neutros, no podemos intervenir, y lo más importante para nosotros era mostrar a la autoridad que estamos preocupados por los suizos o descendientes de suizos que están allá y que son atacados por extremistas, que no siempre son mapuche tampoco.

swissinfo: ¿Cómo ha evolucionado la imagen que tenía del país cuando llegó?

A.R.: La verdad es que no tenía ninguna imagen, porque no conocía Chile. Pero cuando llegué me sorprendió encontrar, tan lejos de Suiza, un país bastante desarrollado, con una infraestructura muy buena e instituciones jurídicas y económicas que funcionan bien. Tengo que destacar, eso sí, que en los últimos cuatro años, el país se ha desarrollado mucho, en especial desde el punto de vista de la infraestructura; ahora hay muchas más autopistas, edificios… es impresionante como esta ciudad creció. El panorama en regiones es un poco diferente, si bien noté un cambio positivo, veo que todavía hay algunos pueblos con muchas necesidades, donde se ve una diferencia social bastante grande.

swissinfo: ¿Alguna anécdota?

A.R.: Tuve la suerte de contar con un fondo para financiar proyectos de minorías y, personalmente, me impactó cuando fui a inaugurar una de las 6 sedes para mujeres mapuche que apoyamos en el sur. Allí, me encontré con una señora mapuche, muy fuerte, que me contó que se levantó a la una de la madrugada -pues vivía muy arriba, en la montaña- y comenzó a caminar desde esa hora para poder estar a las 11:00 de la mañana a la inauguración. La verdad es que me sorprendió la fuerza de estas mujeres y su voluntad de hacer cosas.

Mariel Jara, Santiago de Chile, swissinfo.ch

Elecciones

El multimillonario opositor de derecha Sebastián Piñera venció por un amplio margen en las elecciones presidenciales del domingo en Chile, pero deberá competir en una segunda vuelta que podría marcar el fin de casi dos décadas de gobiernos de la centroizquierda.
Piñera, un empresario de 60 años con una fortuna de 1.000 millones de dólares según Forbes y que quiere más incentivos a los privados, obtuvo un 44,03 por ciento de los votos, escrutado un 98,3 por ciento de las mesas de votación.
El ex presidente Eduardo Frei, candidato de la coalición Concertación en el poder y que ha prometido seguir con las políticas de la popular mandataria Michelle Bachelet, logró el segundo lugar con un 29,62 por ciento de los sufragios.
Fuente: Reuters

Fin del recuadro

Suiza Chile

En Chile, viven más 4500 suizos y 60.000 descendientes, principalmente en la Región Metropolitana de Santiago, en la IX Región de la Araucanía, zona histórica mapuche, y en la XII Región, donde arribaron los primeros colonos helvéticos, hace más de 125 años.

Fin del recuadro

André Regli

André Regli, es abogado, tiene 52 años y es oriundo del cantón de Uri. Antes de llegar a Chile, trabajó en el área de Recursos Humanos, (como jefe de personal) en Suiza. Entre 1997 y 2001 fue ministro consejero responsable del área económica en Brasil.

En Chile deberá permanecer hasta marzo de 2010, para poder asistir al cambio de mando presidencial, ya que la institucionalidad chilena exige con mucha anterioridad los nombres de las autoridades asistentes a este evento.
Después de eso partirá a su próximo destino, República Checa.

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes