Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Termina el plazo del acuerdo entre Libia y Suiza

(Reuters)

El límite de 60 días para la normalización de las relaciones entre Suiza y Libia finalizó este martes, sin señal alguna de la liberación de los dos rehenes suizos retenidos por Trípoli.

Los expertos advierten que Suiza debe analizar cuidadosamente los pasos a seguir en su disputa con Libia, que se remonta a julio de 2008, cuando un hijo del líder libio Muammar Gaddafi fue detenido en Ginebra.

Una delegación suiza volvió anoche (19.10.) de Trípoli, sin devolver a suelo helvético a los dos hombres de negocios detenidos por el gobierno libio desde hace más de un año.

El Ministerio suizo de Asuntos Exteriores indica en un comunicado emitido la misma noche del lunes que este viaje formó parte del acuerdo de normalización de relaciones alcanzado entre Berna y Trípoli, pero sin dar mayores detalles sobre la situación actual de los ciudadanos suizos retenidos en Libia.

Este martes vence el plazo previsto para normalizar las relaciones entre ambos países, de acuerdo a un documento firmado el pasado 20 de agosto, durante la visita del presidente suizo Hans-Rudolf Merz a Libia.

Una visita que, por cierto, provocó muchas críticas al presidente de turno y ministro de Finanzas. El blanco de las críticas fue la disculpa de Merz ante el gobierno libio por el controvertido arresto del hijo de Muammar Gaddafi.

Suiza y Libia también acordaron designar jueces de un tribunal internacional para examinar las circunstancias en torno a esta detención, ocurrida en julio de 2008.

Cabe recordar que la policía de Ginebra detuvo entonces a Hannibal Gaddafi en un hotel de la ciudad por presunto de maltrato a sus sirvientes. Poco después, los empleados domésticos retiraron los cargos, tras obtener una compensación.

Después del incidente, Libia tomó diversas medidas en detrimento de sus relaciones con Suiza, incluyendo la revocación de visas de salida para los dos hombres de negocios helvéticos.

En un principio, el presidente suizo Rudolf Merz confío en que los dos rehenes serían liberados por Libia antes del pasado 1 de septiembre, como supuestamente se le había asegurado en un principio en Trípoli. No obstante, la liberación de estos hombres sigue sin producirse, pese a los intentos del gobierno de Berna por traerlos de vuelta a su país.

Análisis detallado

Ahora se requiere un análisis cuidadoso de la situación, indica Geri Müller, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la cámara baja. En las últimas semanas "no es que nada hubiese ocurrido", pues se mantuvieron las conversaciones entre Berna y Trípoli, señaló el diputado este martes a la radio pública helvética.

"Es importante conocer con exactitud lo ocurrido durante las últimas negociaciones con Libia", advirtió Müller.

Se debe establecer un "plan bien meditado" para los pasos a seguir en el futuro y evitar la ruptura de relaciones diplomáticas entre Berna y Trípoli, pues sin esta condición no habrá nuevas señales de avance.

Sobre el proceder del presidente Merz en su intento por liberar a los dos empresarios, Müller defiende la actuación del político. Fue importante para Suiza que se viera que habla con una sola voz, señaló.

Y en cuanto a la posibilidad de que un tercer país pudiera representar los intereses de Suiza para interceder en el asunto, Helen Keller, experta en Derecho Internacional y derechos humanos, dijo que considera inapropiado por ahora que los Estados Unidos –el único país que pareciera dispuesto a desempeñar ese papel- intercedan.

"Ante las tensas relaciones entre Washington y Trípoli, esta no sería la solución adecuada", agregó la profesora de la Universidad de Zúrich, en una entrevista con la radio helvética.

swissinfo.ch

Caso Gaddafi

Hannibal Gaddafi y su esposa fueron detenidos en Ginebra el 15 de julio de 2008 tras ser acusados de maltrato por dos de sus empleados domésticos.

Tras el pago de una caución fueron liberados dos días más tarde (la mujer, embarazada, permaneció ese tiempo en un hospital).

En septiembre del mismo año, los empleados recibieron una indemnización y retiraron la denuncia, lo que no contuvo la andanada de contramedidas por parte de Libia:

La retención en ese país de dos ciudadanos helvéticos, el impedimento a la libre operación de empresas suizas, el cierre de oficinas de ABB y Nestlé y la supresión de la conexión aérea entre los dos países.

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes