Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Votación en la prensa


Los suizos quieren dar la espalda al átomo, pero sin prisa




 Otros idiomas: 4  Idiomas: 4
Pese al resultado de la votación del domingo, contrario al abandono expedito de la energía nuclear, el rechazo a la construcción de nuevas plantas es generalizado.   (Ex-press)

Pese al resultado de la votación del domingo, contrario al abandono expedito de la energía nuclear, el rechazo a la construcción de nuevas plantas es generalizado.  

(Ex-press)

El NO en las urnas a la iniciativa de los Verdes, por un rápido abandono nuclear, no es un voto de apoyo al átomo, sino que refleja la preferencia de la mayoría de la población por la propuesta de sus autoridades para una transición energética ordenada y bien planificada, analiza la prensa suiza este lunes.

“Los partidarios de una salida pragmática del átomo han ganado”, estima el ‘Tages-Anzeiger’ de Zúrich, tras el rechazo este domingo en las urnas (54% de los votos en contra) de una iniciativa de los Verdes que pedía prohibir la construcción de nuevas centrales nucleares y limitar a 45 años la vida útil de las existentes.

Con la estrategia energética aprobada este año por el Parlamento, Suiza dispone de un plan más allá de esta votación popular para un futuro sin centrales nucleares de aquí a 2050, subraya el cotidiano de Zúrich. “Esto permite contar con más tiempo para desarrollar energías renovables y garantizar el abastecimiento eléctrico en un sistema descentralizado. Este enfoque proporciona además seguridad jurídica, puesto que el desmantelamiento de las centrales podrá efectuarse gradualmente en concierto con los operadores, y evitará así las demandas de indemnización por varios miles de millones de francos”.

El otro gran diario de Zúrich, el ‘Neue Zürcher Zeitung’ (NZZ), por su parte, insiste en el voto de confianza que emanó de las urnas. “Es evidente que los votantes mantienen su confianza en la tecnología nuclear y en sus operadores, pese a que las plantas han alcanzado una cierta edad. También confían en la autoridad de control y en su firme adhesión a su doctrina de seguridad, a pesar de la presión económica de los operadores. El pueblo también confía en el Consejo Federal (Gobierno) y en el Parlamento, que prometió un retiro ordenado de la energía nuclear en el contexto de la Estrategia Energética 2050”.

La victoria de Doris Leuthard

El ‘Corriere del Ticino’ recuerda que la del domingo fue la quinta vez en que los suizos confirman el apoyo a las centrales nucleares en el marco de una votación popular. “El átomo es una fuente de energía en la cual siguen confiando y que consideran indispensable, a pesar de Fukushima y de la avanzada edad de algunas centrales”.

El espíritu con el que tuvo lugar esta votación fue muy diferente al de ocasiones precedentes, considera el ‘Südostschweiz’. “Ahora es ampliamente aceptado, incluido en el campo de la burguesía [partidos de la derecha], que ya no se construirán más plantas en el país”.

La mayoría de la gente está a favor del abandono de la energía nuclear, “pero no al ritmo que quería imponer la iniciativa y con las incertidumbres que se derivaban”, señala, por su parte, el ‘Aargauer Zeitung’. Se puede muy bien estar en contra de la energía nuclear y rechazar una salida apresurada del átomo, continúa el 'Südostschweiz'. “Esto no es una contradicción en los términos de la política energética, sino la línea oficial”.

Una línea oficial encarnada por la ministra del ramo, Doris Leuthard, quien sale fortalecida de este combate, según estima la mayoría de los editoriales de la prensa de este lunes. “Con su Estrategia Energética para 2050, aprobada por las cámaras, Leuthard puede avanzar en su retirada organizada de la participación de Suiza en el concierto de los países que se calientan con la energía nuclear”, subraya ‘Le Temps’.

El mismo tono se expresa el ‘Blick’: “El NO a la iniciativa de los Verdes sobre la salida de la energía es un SI a la estrategia energética de la Confederación”, escribe el diario en alemán, al insistir en la victoria personal de Doris Leuthard en la votación del domingo.

La UDC, señalada

En la Suiza de expresión francesa, región que votó en favor de la iniciativa, los editorialistas son más críticos que sus colegas germanohablantes. “El temor de 'depender de las importaciones’, los plazos impuestos por la iniciativa y los riesgos para el empleo pesaron mucho”, anota la ‘Tribune de Genève’ y se interroga: “¿Tras el NO de ayer, estamos condenados a décadas de retoques atómicos pidiendo al cielo que nuestros viejas trastos aguanten y nos eviten una segunda Fukushima?

“Este retraso al día del juicio final es un problema importante para Suiza y de lo más preocupante”, denuncia ‘Le Matin’. Para el cotidiano editado en Lausana, la situación pone de relieve “una forma de irresponsabilidad de los políticos (as) actuales sobre el tema, que ceden ante beneficios a corto plazo y sectoriales”.

En cuanto al ‘Courier’, advierte que la industria nuclear, por superada que esté, no va a dejarse enterrar sin más. “Es probable que una parte del sector económico trate de ganar tiempo con la esperanza de una resurrección del átomo a nivel internacional”, enfatiza el diario de izquierda editado en Ginebra.

Las miradas se vuelven ahora hacia la derecha conservadora, que lanzó un referéndum contra la Estrategia Energética de 2050 del Consejo Federal. “La UDC, que sigue creyendo en la energía nuclear, denuncia el costo de la transición energética. Es cierto que no será gratuita. No podemos desarrollar de manera significativa las energías renovables sin medidas necesariamente onerosas. Pero seamos serios, ¿cuál es la alternativa? El cambio climático exige el cambio a energías limpias. Tenemos que invertir en el futuro en lugar de tratar de preservar una tecnología del pasado”, concluye ‘La Liberté’ de Friburgo.


Traducido del francés por Marcela aguila Rubín

×