Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Prensa Suiza


Un ataque que alimenta miedo y fatalismo




Las reacciones en una Europa en duelo. (Keystone)

Las reacciones en una Europa en duelo.

(Keystone)

Será muy difícil contener esta ola de terror, opinan la mayoría de los editorialistas de los diarios helvéticos, al día siguiente de los ataques terroristas en Bélgica.

Muchas cuestiones abiertas pero, sobre todo, un gran sentimiento de impotencia. Es el tono que predomina en los editoriales de la prensa helvética. “El Estado Islámico tiene siempre los medios para esparcir el terror en Europa, bajo el mismo esquema que en París. La mano de obra de la multinacional del terrorismo esta vez atacó al corazón de la casa europea”, constata La Liberté de Friburgo.

"Nadie hoy está en la medida de detener a esos soldados fanáticos"

Le Temps

“¿Y si los terroristas estuvieran ganando la guerra?”, se cuestiona Le Temps, de Ginebra, que constata dese hace un año el fracaso de las fuerzas de seguridad europeas, luego del ataque contra las oficinas de la revista Charlie Hebdo. Y todo esto, pese al estado de alerta y a una cooperación interpolicial creciente. “Nadie hoy está en la medida de detener a esos soldados fanáticos”.

En el mismo sentido, 24heures de Lausana estima que “el cáncer de la desviación islamista está allí para perdurar; y sus estallidos de odio, sus bombas, sus fusiladas, sus matanzas se reproducirán afuera”.

“Bruselas y Molenbeek, en todas partes”

Le Courrier, de Ginebra: “Si estas acciones requieren de un mínimo de conocimientos, de acceso a ciertas armas, sin olvidar una buena dosis de pulsiones suicidarías, no implican un gran grado de competencia o inteligencia. El día en el que un comando bien entrenado y dotado de armas modernas ataque, por azar, al estadio de Francia en pleno partido, el resultado será más devastador”.

"Los terroristas quieren reforzar la desconfianza entre los europeos y sus inmigrantes en las zonas conurbadas"

Tages-Anzeiger

El Tages-Anzeiger de Zúrich: “Bruselas y Molenbeek están en todas partes. Prácticamente cada país tiene su escena islamista, sus retornados sirios y una enorme necesidad de recuperación en ese ámbito. Antes de Bruselas, hubo dos veces París, Londres, Madrid, y varias veces Ankara y Estambul. Los islamistas atacan los denominados blancos suaves. No será posible proteger cada estación de metro, cada lugar público o cada cine. Los europeos deberán acostumbrarse a más presencia policial y a los controles de bolsos. El terror se instala en cada ataque un poco más en la vida cotidiana, se vuelve una triste normalidad”.

El diario zuriqués añade que estos atentados en el corazón de Europa hacen que “la amalgama entre amenaza terrorista y refugiado se produzca con más frecuencia que antes. Los terroristas quieren expandir histeria y pánico en los europeos. Quieren reforzar la desconfianza entre los europeos y sus inmigrantes en las zonas conurbadas. Una radicalización es del interés de los islamistas, para poder así hacerse de nuevos reclutas en las periferias de Bruselas, parís o Londres.

Pero el Blick subraya, que si bien los expertos profetizan una Europa que deberá vivir años con el terrorismo, “nosotros no nos habituaremos jamás a estas imágenes de muertos, heridos y destrucción. Y no debemos habituarnos a esto”.

"Evitar sociedades paralelas"

El problema solo será resuelto a largo plazo privando a los islamistas de sus terrenos fértiles en Europa y en el mundo, avanza el Neue Zürcher Zeitung (NZZ). “En Occidente, hay que evitar la construcción de sociedades paralelas y la formación de nuevos guetos. Esto únicamente podrá lograrse rebasando el principio de dejar hacer que predomina en la política de integración. (…) Una tarea que tomará su tiempo.

Para el Corriere del Ticino, del cantón Tesino, “el terrorismo no se ha combatido con la indispensable firmeza”.

Balance oficial

Los ataques de ayer en Bruselas provocaron 31 muertos y 270 heridos. (23.03. 14:00 horas)


Adaptación: Patricia Islas, swissinfo.ch

×