Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Salarios de los diputados


¿Cuánto ganan los miembros del Parlamento?




“Tenemos uno de los Parlamentos menos caros del mundo”. Es una frase recurrente en Suiza. ¿Pero cuánto ganan realmente los legisladores respecto a sus homólogos en otros países? ¿Y cuáles son los mejor pagados? 

En Suiza, un parlamentario dedica en promedio media jornada laboral a su mandato. El Legislativo helvético está formado por políticos milicianos. (Keystone)

En Suiza, un parlamentario dedica en promedio media jornada laboral a su mandato. El Legislativo helvético está formado por políticos milicianos.

(Keystone)

La cuestión de los salarios de los parlamentarios suele ser regularmente tema de debate. Recientemente, el senador por el cantón de Zug Joachim Eder exigió que no se concedieran más dietas de pernoctación a los parlamentarios si no pasaban la noche fuera de casa.

Unos meses antes, el diputado Hans Grunder interpuso una iniciativa parlamentaria –que aún no se ha tratado en el pleno– que pide limitar el mandato de los diputados y senadores para que el Legislativo no se transforme de “modo latente en un Parlamento profesional”.

Formado por políticos ‘milicianos’–o sea, que compaginan una profesión con el mandato político– el Parlamento suizo se ha profesionalizado progresivamente en las últimas décadas. En promedio, un mandato en el Consejo Nacional (cámara baja) corresponde al 50% y en el Consejo de los Estados (cámara alta) al 70% de una jornada laboral.

Italia encabeza la lista

De hecho, el sistema de retribución permite que un parlamentario, si lo desea, pueda dedicarse exclusivamente a la política, sin tener problemas para llegar a fin de mes. Cada representante elegido por el pueblo percibe un salario anual de 26 000 francos. A estos ingresos se suman una dieta diaria de 440 francos por cada jornada de trabajo durante las sesiones de las cámaras, las comisiones o los grupos parlamentarios. La media de esta dieta representa algo menos de 40 000 francos anuales por diputado*. En otras palabras, sin contar el reembolso de los gastos, la remuneración anual de un legislador en Suiza ronda los 66 000 francos (60 000 euros).

¿Es mucho o poco? Respecto al sueldo medio en el país alpino –50 300 euros en 2014, según datos de la OCDE–, la diferencia es mínima. En relación a sus homólogos en el extranjero, sin embargo, en algunos casos la diferencia es enorme. En Italia, un miembro de la Cámara de Diputados percibe un salario fijo casi tres veces superior al de colega helvético. Entre sueldo y dietas, un diputado italiano puede ganar más de 165 000 euros brutos al año, una suma que quintuplica el salario medio de un ciudadano común y corriente (30 600 euros). Si comparamos un sueldo medio con el de los parlamentarios, los más privilegiados son los diputados brasileños, que ganan diez veces más que un ciudadano de a pie.

Menos privilegios tienen los diputados españoles, cuya retribución fija es prácticamente idéntica al salario medio de sus compatriotas y, además, la más baja de los países de Europa Occidental. Un diputado recibe una asignación mensual de 2 813,87 euros, más 1 823,86 euros (879,56 para los electos por Madrid) al mes en concepto de indemnización por gastos derivados de su función.

Además, los ciudadanos pueden acceder al portal de transparencia donde aparecen desglosados en varias partidas de gastos los presupuestos del Congreso.  

 (swissinfo.ch)
(swissinfo.ch)

El salario puede duplicarse

No obstante, la retribución parlamentaria es solamente un componente del salario de sus señorías. Teniendo en cuenta los diferentes tipos de reembolso de gastos –imposibles de resumir en un gráfico, ya que los sistemas varían de un país a otro– la remuneración anual puede ser el doble o casi.

Es el caso de Suiza. Gracias a las dietas por comida, pernoctación, viajes (abono general para el transporte público), así como un importe anual de 33 000 francos como asignación por los gastos de personal y material, un diputado gana 50 000 euros adicionales al año, por lo que sus ingresos suman cerca de 110 000 euros. Y esto incluso si decide prescindir de un colaborador personal, al tratarse de una retribución a forfait que el legislador recibe sin necesidad de presentar un justificante, como exigen otros países.

¿Y los eurodiputados? 

Todos los miembros del Parlamento Europeo perciben una retribución idéntica, en virtud del estatuto único que entró en vigor en 2009. Un eurodiputado búlgaro recibe, por tanto, el mismo sueldo que un británico, pese a que el coste de vida varía mucho entre los dos países.

Desde el 1 de julio de 2015, cada eurodiputado recibe 8 213 euros brutos al mes (98 556 euros al año).

Al sueldo se suma una indemnización mensual de 4 230 euros por los gastos corrientes (50 760 al año).

Todo sumado, un eurodiputado gana al menos 149 316 euros anuales. 

Además el Parlamento Europeo paga una tarifa a forfait de 306 euros por día de presencia y reembolsa los gastos de viaje tras presentar el correspondiente justificante.

En Italia, cada parlamentario tiene a disposición hasta 62 000 euros anuales para cubrir sus gastos. Además del reembolso de los gastos de personal (el 50% de los cuales tiene que justificar), teléfono o desplazamientos, los diputados disponen de un billete para viajar gratuitamente en tren, barco y avión en el territorio nacional y otros privilegios, como un peluquero gratuito (o mejor dicho peluqueros, porque hay cuatro) en el Palacio Montecitorio, sede del Legislativo.

Los alemanes, franceses y británicos no se quedan atrás. En Alemania, por ejemplo, cada miembro del ‘Bundestag’ recibe 52 000 euros como compensación de los gastos y otros 250 000 para los sueldos de sus colaboradores. A diferencia de Italia, es la administración del ‘Bundestag’ y no el diputado quien paga directamente los sueldos. En Francia, la denominada ‘compensación de representación por los gastos de mandato’ asciende a casi 70 000 euros anuales, mientras para los colaboradores hay a disposición unos 114 000 euros. Y, evidentemente, los parlamentarios tienen derecho a viajar gratuitamente en avión (hasta 80 vuelos internos) y en tren (en primera clase y en todo el territorio nacional).

Reembolsos millonarios en EE UU

En Gran Bretaña, además de una tarifa a forfait de 14 500 euros anuales, cada diputado puede solicitar el reembolso de los gastos derivados de su actividad legislativa. Unos 115 000 euros anuales de media. Gran Bretaña es uno de los países más transparentes: los ciudadanos pueden consultar los gastos de los parlamentarios en un sitio web. Londres tuvo que hacerlos públicos en 2009, después de que un artículo revelara que una parte de los miembros de la Cámara de los Comunes no utilizaban debidamente el dinero de los contribuyentes.

Esta transparencia reina también en Estados Unidos, lo cual no impide que sus parlamentarios sean campeones a la hora de solicitar el reembolso de gastos de personal, viajes y material. Además de un salario anual de 153 000 euros, los representantes del Congreso pueden gastar sin grandes miramientos: en 2012, cada diputado recibió en promedio 1,15 millones de euros. En comparación con sus homólogos en otros países, los 246 miembros del Parlamento helvético disponen aún de bastante margen para poder ser tachados de manirrotos.

 

*Para este análisis nos hemos concentrado solo en los miembros de las cámaras bajas de los diferentes países y no del Senado. Además no hemos tomado en consideración la posición de los legisladores: en algunos países, por ejemplo, el jefe de un grupo parlamentario percibe una retribución más elevada que un ‘simple’ diputado.

Solo un clic en la página Facebook de swissinfo en español, para estar en comunicación:

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


Traducción del italiano: Belén Couceiro, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×