Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Secreto bancario y fiscalidad


Colaboración fiscal: EEUU inspira el modelo de la OCDE


Por Mathieu van Berchem, París


Pascal Saint-Amans: "Suiza está liquidando las últimas reliquias del pasado". ()

Pascal Saint-Amans: "Suiza está liquidando las últimas reliquias del pasado".

El sistema de intercambio automático de información que elabora actualmente la OCDE estará basado en la FATCA estadounidense. Para Suiza y los demás países que se han comprometido a cumplir los nuevos estándares es “el precio a pagar para quedar fuera de toda sospecha” fiscal, afirma Pascal Saint-Amans, responsable de los temas fiscales internacionales de la OCDE.

En una entrevista concedida a swissinfo.ch, Pascal Saint-Amans detalla que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) tiene previsto presentar en febrero los nuevos principios para el intercambio automático de información a escala global. El régimen será más exigente que el actual e incompatible con el secreto bancario. Se espera que los ministros de Finanzas del G20 adopten la propuesta de la OCDE en septiembre de 2014.

El director del Centro de Política y Administración Fiscal de la OCDE asistió en noviembre al Foro Mundial sobre la Transparencia Fiscal celebrado en Yakarta. En él Suiza figuró aún entre las legislaciones “no conformes” con los estándares vigentes de la OCDE en materia de intercambio de información sobre demanda.

Suiza avanza paso a paso

En materia de cooperación fiscal, Suiza figura aún en la categoría de las legislaciones que no han sido adaptadas a los estándares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en materia de intercambio de información sobre demanda. El país se sitúa en el mismo plano que países como Botsuana, Brunei o Panamá.

Para aspirar a Fase 2, Suiza debe proceder a la revisión de la Ley sobre Asistencia Administrativa Tributaria. Una primera revisión, que entró en vigor el 1 de febrero pasado, permite -por ejemplo- presentar solicitudes de asistencia en grupo.

Una nueva modificación, abordada durante la sesión parlamentaria en curso, abrirá la posibilidad de que, en casos de urgencia, se informe con posteridad a los clientes extranjeros que sus datos bancarios fueron transmitidos a terceros Estados.  Actualmente, todas las personas que son objeto de una demanda de asistencia administrativa deben ser informadas con antelación a la entrega de datos sensibles.

Y finalmente, el Gobierno transmitirá próximamente al Legislativo una última iniciativa. Atañe a los propietarios de acciones al portador, que en el futuro ya no podrán conservar su anonimato. El Parlamento tratará la propuesta en la primavera de 2014.

swissinfo.ch: ¿Cuál es el balance de la situación de Suiza, que no está considerado siquiera en la Fase 2?

Pascal Saint-Amans: Suiza está liquidando las últimas reliquias del pasado que arrastró durante demasiado tiempo debido a su sistema interno y al vínculo casi ontológico que tiene con el secreto bancario. Suiza atraviesa, pues, una situación poco cómoda en la que se están registrando cambios, pero como no se han hecho evidentes, no se traducen aún en una mejor evaluación…

swissinfo.ch: El Gobierno espera estar en la Fase 2 el próximo otoño…

P.S-A.: Así lo esperamos firmemente.

swissinfo.ch: La OCDE se alista para crear un nuevo estándar que será el referente del intercambio automático de información fiscal en el mundo. ¿Cuáles serán sus características?

P.S-A.: Un estándar es un conjunto de reglas moralmente vinculantes que asumen quienes las suscriben y que indican a un país lo que debe hacer. Para ser concreto, en el intercambio automático se definirá el tipo de información que debe ser intercambiada, con qué frecuencia, quién concentrará la información, a quién podrá ser enviada y cuál será el formato informático que se utilizará.

swissinfo.ch. ¿Quién decidirá el contenido de este nuevo estándar?

P.S-A.: Recordemos que algunos Estados de cierta relevancia desean la instauración del intercambio automático. El G20 confirmó este tipo de intercambio y solicitó a la OCDE desarrollar los principios correspondientes. Esto se ha realizado en el marco de un grupo de trabajo en el que todos los miembros de la OCDE están presentes, Suiza entre ellos. Todos estos países realizan intercambios con la secretaría (de la organización).

Además, estamos consultando a la comunidad empresarial y a la industria bancaria, con objeto de que dicho estándar sea practicable y lo menos oneroso posible para sus operadores. Vamos a proceder en dos etapas. En febrero de 2014 presentaremos las modalidades para la recolección de información. Y en junio se precisarán los criterios técnicos, como el formato y los programas informáticos que se utilizarán. Los estándares serán adoptados en septiembre y presentados ante los ministros de Finanzas del G20 que se reunirán en Australia.

swissinfo.ch: ¿En qué modelo se inspiró la OCDE? ¿Fue en la Ley para el Cumplimiento Fiscal de las Cuentas del Extranjero (FATCA) que propone, o impone, Estados Unidos a todos sus socios?

P.S-A.: La respuesta es sí. Se tratará de una forma de reproducción multilateral de la FATCA estadounidense.

La OCDE califica

El Foro Mundial sobre la Transparencia y el Intercambio de Información con Fines Fiscales -conocido como Foro Mundial-, que pertenece a la OCDE y cuenta actualmente con 122 países miembros, ha evaluado si los Estados han reformado las legislaciones que les impedían colaborar con otros gobiernos en el intercambio de información (Fase 1). Y si las buenas intenciones se tradujeron en hechos (Fase 2).

De los 50 países examinados en la Fase 2, 18 -Francia entre ellos- son considerados, sin reserva, como “conformes” con los principios de transparencia fiscal emitidos por el Foro. Muchos otros, como Alemania y EEUU, son “conformes en gran medida”. Austria y Turquía solo "parcialmente conformes”  y cuatro países más están “no conformes”: Chipre, Luxemburgo, Seychelles y las Islas Vírgenes Británicas, que cuentan con el marco reglamentario, pero que no lo aplican.

Para esta revisión se han estudiado criterios como la colaboración entre administraciones para permitir que otros Estados identifiquen a los titulares reales de actividades financieras, que es un punto problemático. También se han evaluado que las contabilidades estén al día y la capacidad del fisco de un país para procesar e intercambiar información con otros Estados en un plazo razonable.

Suiza no figura aún en la Fase 2, porque la OCDE estima que no ha terminado de cumplir los criterios de la Fase 1.

Fuentes: AFP y swissinfo.ch

swissinfo.ch: Varios Estados no parecen tener una muy buena opinión sobre el acuerdo FATCA…

P.S-A.: El mérito de las organizaciones internaciones es civilizar las relaciones entre las naciones y las diferencias que existen entre los Estados. Nosotros buscaremos que esta multilateralización de la FATCA se apoye en una base de reciprocidad y que se tomen en cuenta los intereses de todos.

Evidentemente, es posible que ciertos países reciban más información de que la que entreguen, lo que responde a la geoeconomía actual…

swissinfo.ch: Algunos Estados temen la complejidad y el costo financiero que implicará poner en marcha un intercambio automático de información.

P.S-A: Es verdad que habrá costos, que no debemos ni subestimar ni sobrestimar. Al aplicar un solo estándar, intentamos reducirlos al máximo. Bien hubiéramos podido encontrarnos en una situación en la que la Unión Europea aplicara una serie de criterios; Estados Unidos, la FATCA; India, sus propios índices, etcétera. Lo que estamos haciendo es desarrollar estándares únicos, compatibles con los sistemas nacionales o regionales, así que solo habrá una forma de recopilar e intercambiar la información. No hay un costo cero, pero es el precio a pagar por quedar fuera de toda sospecha de complicidad en el fraude fiscal.

swissinfo.ch En el régimen actual, basado en el intercambio de información sobre demanda, la OCDE distribuye calificaciones a los Estados. ¿Por qué?

P.S-A: En 2009, todos los países del mundo se comprometieron a aplicar estos estándares. El Foro Mundial, que se reunió en noviembre en Yakarta, revisó si el compromiso de los Estados se ha traducido en reformas legislativas y si dichas prácticas están en marcha. Si lo hacemos en un marco transparente y lo comunicamos al público es para identificar a quienes no respetan las reglas del juego o no avanzan con la suficiente rapidez. Cuatro Estados (Luxemburgo, Chipre, Seychelles y las Islas Vírgenes) están aún fuera de la norma, y se exponen a poner en riesgo su reputación.

swissinfo.ch: Los detractores de la OCDE dirán que es mejor ser un gran Estado con un enclave fiscalmente atractivo –como China con Hong Kong y Macao, o Estados Unidos con Delaware- que un pequeño Estado con un secreto bancario…

P.S-A.: Hong Kong y Macao son objeto de una examinación independiente y han sido evaluados con mayor detalle. Estados Unidos es un país que no se considera totalmente compatible, sino solo ampliamente compatible, lo que se debe al Estado de Delaware. El  Foro Mundial (ver recuadro) está constituido por 120 países sobre bases de igualdad. Si Suiza no está satisfecha con la nota de Estados Unidos, puede objetarla.


(Traducción del francés: Andrea Ornelas), swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×