Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Suiza congela eventuales fondos de clan Gaddafi


Manifestación en Berna contra Gaddafi. (Keystone)

Manifestación en Berna contra Gaddafi.

(Keystone)

Berna bloquea los eventuales fondos de Muammar Gaddafi y de su familia en Suiza. El gobierno tomó la decisión la víspera con efecto inmediato. Por otra parte, la Confederación condena la violencia contra la población libia.

Trípoli rechaza que los Gaddafi tengan fondos en bancos suizos o de algún otro país y amenaza a Berna con tomar medidas por esas "afirmaciones sin fundamento".


































El Minsiterio suizo de Exteriores precisó que el bloqueo de los bienes tendría efecto inmediato y estaría un vigor por un período de tres años.

El objetivo de la medida, destacó la dependencia, es evitar cualquier riesgo de desvío de haberes pertenecientes al Estado libio y que hayan podido ser depositados en Suiza. 

Además de Muammar Gaddafi, otras 28 personas están concernidas por la decisión, incluida su esposa, hijos y otros parientes. 

Al reaccionar al anuncio, el Ministerio libio de Exteriores rechazó que Muammar Gaddafi tuviera fondos en bancos suizos o de algún otro país y amenazó a Berna con iniciar un proceso legal por "afirmaciones sin fundamento".

Exigimos que Suiza compruebe que el hermano dirigente tiene fondos o cuentas en esos bancos o en cualquier otro banco del mundo", anotó el ministerio libio en una declaración.

"El Ministerio de Asuntos Exteriores va a interponer todos los procedimientos legales a fin de perseguir al Gobierno suizo por tales afirmaciones sin fundamento", señaló.

Un monto impreciso

El monto de los bienes que los Gaddafi tendrían en Suiza es un misterio, luego de los retiros masivos durante la crisis diplomática entre los dos países tras la detención en 2008, en Ginebra, de Hannibal Gaddafi, hijo del líder, por acusaciones de maltrato a sus empleados.

El Banco Nacional Suizo (BNS) estima que 630 millones de francos se encuentran aún en instituciones helvéticas, de los 5.700 millones censados inicialmente.

En Estados Unidos, de acuerdo con informaciones difundidas por Wikileaks, habrían sido depositados miles de millones de dólares.

Los fondos soberanos libios incluirían 32 mil millones de dólares y "diversos bancos estadounidenses administran cada uno entre 300 y 500 millones de dólares", según un mensaje que habría redactado la embajada en Trípoli del del país americano.

Solicitides previas

Al condenar el recurso a la violencia del régimen libio, el Partido Socialista suizo había solicitado el jueves (24.02) a Berna  reaccionar con el bloqueo inmediato de los eventuales fondos del clan Gaddafi en Suiza.

Asimismo, había invitado al Gobierno suizo a intervenir ante la ONU y ante el Tribunal Penal Internacional para denunciar los "crímenes contra la humanidad" en Libia.

"Suiza debe comprometerse más que nunca en favor de las poblaciones en lucha para liberarse del yugo de dictadores y tiranos", subrayó el Partido Socialista en un comunicado.

Asimismo, en un pronunciamiemnto conjunto, la Acción Plaza financiera Suiza y la Declaración de Berna exigieron también el jueves el bloqueo de los eventuales haberes de los Gaddafi en Suiza.

Cabe recordar igualmente que el abogado friburgués Ridha Ajmi había solicitado  formalmente al gobierno suizo (21.02), al Ministerio Público de la Confederación Helvética (MPCO) y a la Dirección de Derecho Internacional Público del Ministerio de Asuntos Extranjeros (DFAE) una “investigación urgente para congelar los fondos que pertenecen al clan del dictador Muammar Gaddafi y su familia”.

La petición, presentada por escrito, representa la posición de la “asociación Arabic Transparency Organisation (ATO)”, que afirma que el capital depositado en Suiza podría derivarse de un desvío de fondos públicos pertenecientes a Libia.

Por ello, explicaba Ajmi, un bloqueo de eventuales haberes y bienes en Suiza debe ser ordenado de forma inmediata sin esperar la caída del régimen de Trípoli. De lo contrario, los fondos podrían ser transferidos a destinos (paraísos fiscales) en donde no podrían rastrearse.

Y la firma jurídica confirmó, de hecho, que entregó al gobierno helvético una lista de presuntos sospechosos de poseer cuentas suizas que están ligados a Kaddafi  y a su clan. Se trata de 12 nombres y razones sociales de personajes ligados al mandatario.

A la solicitud de ATO se sumó la de la ONG “Derechos para todos”, cuyo presidente Anouar Gharbi pide también el congelamiento de fondos en nombre de su organización y de una más llamada Libyan Human Rights Solidarity.

Congelamiento de cuentas

El Ministerio de Finanzas (DFF) había explicado los pasos que debe seguir Suiza para bloquear cuentas cuestionables por su origen.

Es el gobierno suizo quien debe decidir el congelamiento de fondos pertenecientes a las llamadas“personas políticamente expuestas”, y para ello se requiere que exista un proceso judicial internacional en curso, una demanda expresa del gobierno de origen, o sospechas bien fundamentadas de que los depósitos tienen un origen opaco.

 “Los fondos quedan congelados hasta que se manifiesta la decisión expresa u orden de confiscación de los mismos; un procedimiento que ha de presentarse en un periodo máximo de cinco años, o los fondos tendrían que ser liberados de nuevo”, refiere el DFF.

Tras la puesta en marcha de la nueva Ley Duvalier (Ley Federal para la Restitución de Valores Patrimoniales de Origen Ilícito), que entró en vigor el 1 de febrero pasado, el DFAE se ocuparía del paso siguiente que sería averiguar posibles soluciones transaccionales para transferir (parcial o completamente) los fondos presuntamente sustraídos.

Si se prueba un origen ilícito, el DFF iniciaría el proceso formal de confiscación (ante el Tribunal Administrativo Federal de Suiza).

Al cuestionarles los criterios que considera Suiza para la restitución de fondos, el Ministerio precisó que los gobiernos que recibirán los fondos de las personas políticamente expuestas deben probar “que los utilizarán para mejorar las condiciones de vida de la población del Estado en cuestión”.

Y existe un control de seguimiento sobre la utilización de los valores patrimoniales restituidos, en asociación con el gobierno implicado. 

Libia

Libia se proclamó en 1977 como estado Árabe Libio Popular y socialista, bajo una estructura que carece de partidos políticos y en donde el Estado, encabezado por Muammar Gaddafi desde hace cuatro décadas, controla la economía, las finanzas y la política.

Producto de la revuelta social que vive, la producción de petróleo libio se ha reducido 25% durante la última semana. Las operaciones de Total Repsol, YPF, Eni y BASF también han disminuido porque sus abastecimiento de energéticos se encuentro mermado.

En materia de bloqueo de cuentas, Suiza congeló en enero los haberes de Ben Ali (Túnez) y de Lurent Gbagbo (Costa de Marfil) para facilitar la restitución de fondos a sus gobiernos.

Libia ha dejado de producir entre 300.000 y 400.000 barriles de crudo diarios desde que iniciaron las protestas en contra del régimen de Gaddafi.

Suiza ha restituido a gobiernos de dictadores o con experiencia de políticos corruptos un total de 1.700 millones de francos suizos entre 1995 y 2010.

Fondos restituidos

El pasado 1 de febrero entró en vigor la nueva Ley Federal para la Restitución de Valores Patrimoniales de Origen Ilícito, conocida como Ley Duvalier.

Durante los 15 años previos, Suiza congeló y devolvió, mediante procedimientos legales largos y con frecuencia accidentados, fondos de dictadores y/o políticos a los siguientes gobiernos:

Marcos (Filipinas): 684 millones de dólares.

Abacha (Nigeria): 700 millones de dólares.

Montesinos (Perú): 92 millones de dólares

Angolagate (Angola): 21 millones de dólares.

Salinas (México): 74 millones de dólares.

Mobutu (Congo): 7 millones de dólares

swissinfo.ch y agencias



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×