Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza logra el 'ábrete sésamo' de Rusia a la OMC

El presidente ruso D. Medvedev y su homóloga suiza M. Calmy-Rey inauguraron en julio pasado una planta de Holcim cerca de Moscú.

(AFP)

Con la mediación de Berna, Rusia y Georgia llegaron este jueves a un acuerdo que permitirá desbloquear la entrada de Moscú a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Eric Hoesli, experto en geopolítica del Cáucaso y autor de un libro sobre la región, explica a swissinfo.ch la trascendencia del acuerdo para los dos países concernidos, para Occidente y para la propia Suiza como mediadora.

swissinfo.ch: Moscú aceptó finalmente las condiciones de Georgia para retirar el veto contra el ingreso de Rusia a la OMC, lo que permitirá formalizar su adhesión en diciembre próximo. ¿Qué importancia tiene este pacto y cuáles son sus implicaciones inmediatas?

Eric Hoesli: Desde el punto de vista occidental, este acuerdo es muy importante porque Rusia es la única potencia económica que está fuera de la OMC. Su adhesión entrañará un efecto positivo para la integración comercial del mundo dada la talla de esta economía.

Por otra parte, es otra forma de avanzar en la política de acercamiento entre Rusia y Occidente, concretamente, con respecto a países como Estados Unidos, con cuyo las relaciones se habían distanciado desde que el presidente Barack Obama llegó al poder.

Cabe recordar que Rusia y EEUU firmaron -en 2010- el acuerdo que sustituye al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START) -que implica que cada una de las partes debe reducir en un tercio sus arsenales nucleares-,  y ya consiguieron regresar al diálogo en este tema. Y la entrada de Rusia a la OMC refuerza este camino de aproximación porque, sin restar méritos a la mediación suiza, es un hecho que este desenlace se debe también en gran medida a la presión que Estados Unidos ejerció sobre Georgia.

swissinfo.ch: Georgia ha hecho una concesión a Rusia que era indispensable para el ingreso a la OMC. Pero Georgia también necesita el apoyo de Moscú para una eventual incorporación a la OTAN. ¿Un intercambio de favores? ¿Cómo cambia la relación bilateral a partir de este acuerdo?

E.H.: Creo que las relaciones no cambiarán porque el problema esencial sigue ahí.

Si tuviéramos que resumirlo o incluso caricaturizarlo, tenderíamos que decir que Rusia lo tiene cuesta arriba para aceptar que un estado vecino, Georgia, pueda ejercer una soberanía absoluta. Más aún, que ose buscar protagonismo e intente sumarse a una alianza militar (como la OTAN).

Por otro lado, Georgia tiene problemas para aceptar que es un estado pequeño que coexiste al lado de una superpotencia militar y económica, por lo que sencillamente no puede permitirse una política de permanente agresión con respecto a Rusia. Esta es una premisa que Suiza tiene muy clara con respecto a Alemania.

El conflicto difícilmente avanzará hacia la conciliación porque las dos posiciones siguen siendo fundamentalmente las mismas. Pero la entrada de Rusia a la OMC también traerá grandes beneficios a Georgia. No es solo un favor o una concesión que le hace a Moscú.

A mi juicio, no implicará pedir favores con respecto a la OTAN, un tema que requeriría una negociación completamente independiente.

swissinfo.ch: ¿Qué beneficios comerciales inmediatos verá Georgia?

E.H.: Hace dos años que Rusia boicotea la comercialización de productos georgianos en su territorio, el agua mineral o los vinos entre otros. Terminar con el boqueo que impuso a la candidatura de Moscú a la OMC tendrá una repercusión comercial positiva para Tiflis, cuyo principal mercado consumidor es justamente Rusia.

swissinfo.ch: Maxim Medvedkov, jefe negociador de Rusia, reveló este jueves las demandas del gobierno georgiano. Esencialmente, se prevé que una empresa privada independiente controle la entrada y salida de bienes comerciales entre ambos países, una suerte de ‘mediador aduanero’ entre rusos y georgianos. ¿Qué posibilidades de éxito tiene esta nueva figura?

E.H. Tendríamos que hablar antes del fondo de la disputa bilateral en la arista vinculada a la OMC: las dos regiones de Georgia –Abjasia y Osetia del Sur- declararon una independencia que Rusia reconoce, pero no Georgia. Por lo tanto, la frontera para los dos gobiernos en conflicto no está ubicada en el mismo sitio.

¿Cómo conseguir pues que el comercio fluya correctamente si los agentes aduaneros deben ser georgianos o rusos? Es difícil.

Un mediador es una buena solución porque tendría un carácter neutro. Y asignar esta misión a un tercer estado también es delicado. Así, dejar esta tarea a una empresa privada facilitará las cosas. Una estructura como la de la Société Genérale de Surveillance podría ser una buena opción.

swissinfo.ch: ¿Cuál será la recompensa de Suiza, en el ámbito político y diplomático, por esta mediación?

E.H.: Estoy admirado por la capacidad que han demostrado los diplomáticos suizos en esta ocasión. Su resultado es innovador y eficaz, y demuestra la imaginación y la capacidad de Suiza para mediar en conflictos internacionales.

Dicho en breve, regresamos al mercado de la negociación internacional, un terreno en el que habíamos quedado desplazados frente a países como Noruega.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son las ventajas para Rusia y Georgia de que el mediador fuera Suiza y no otro país?

E.H.: Que Suiza preserva su neutralidad. Para los rusos, concretamente, es muy útil que Berna no forme parte de ninguna alianza militar ni política, como la Unión Europea (UE), porque esto facilita el diálogo y la conciliación.

Contexto

El aval georgiano era el último requisito que debía cumplir Moscú para ser aceptada por la totalidad de los 153 países miembros de la OMC. Este anuncio garantiza que su adhesión se formalice el próximo 15 de diciembre durante la reunión ministerial del organismo en Ginebra.

Suiza ha jugado un papel clave en la relación entre estos dos países durante los últimos años. Desde 2008, cuando Moscú y Tiflis rompieron relaciones diplomáticas, Berna representa los interesesde uno frente al otro.

En 2011, Suiza timoneó una negociación diplomática cuyo desenlace positivo atañe a los dos países concernidos, pero acerca también posiciones entre Rusia y Occidente. Pero además devuelve a Suiza a la escena internacional como mediador eficaz de conflictos internacionales.

Fin del recuadro

Acuerdo Rusia-Georgia

Rusia confirmó este jueves (03.11) que acepta las condiciones que le presentó Georgia, bajo la mediación de Suiza, para retirar el veto que imponía a la entrada de Rusia a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El anunció de la cercanía del acuerdo fue realizado por Tiflis al inicio de esta semana. Pero fue Moscú, en voz de su jefe de negociación, Maxim Medvedkov, quien confirmó a la agencia rusa Interfax que “Moscú estaba satisfecha por el apoyo de Georgia a su candidatura a la OMC”.

Medvedkov afirmó que el gobierno georgiano pidió a Moscú aceptar que una “empresa privada independiente controle el comercio bilateral entre los dos países”.

Fin del recuadro

Eric Hoesli

Nació en 1957 en el cantón de Vaud.

Estudió Derecho en la Universidad de Lausana y cursó estudios de postgrado en Desarrollo en Ginebra. Trabajó para varios diarios suizos de lengua francesa.

Actualmente es director de Publicaciones en el grupo Edipresse. 

Hoesli cubrió la guerra en Chechenia y publicó un estudio geopolítico sobre el Cáucaso en 2006 bajo el título 'À la conquête du Caucase' (A la conquista del Cáucaso).

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes