Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Swissair: proceso a la clase ejecutiva


El proceso penal contra la ex dirección de Swissair comenzó este martes en Zúrich, cinco años después de la ruina que dejó en tierra a la compañía nacional orgullo de los suizos.

La acusación evoca delitos de gestión desleal, reducción de activos, información errónea sobre acciones y créditos, falsas certificaciones y un caso de fraude fiscal.

El escándalo se remonta al 6 de julio de 2000, cuando un analista del banco Credit Suisse señalaba que Swissair debía prever una pérdida de por lo menos 500 millones de francos.

La noticia provocó una drástica caída de las acciones de la empresa en la bolsa. El entonces gerente de Swissair, Philippe Bruggisser, elevó su queja a Lukas Mühlemann, a la sazón director general de Credit Suisse y miembro del Consejo de administración de Swissair. El analista fue despedido por "comportamiento no profesional".

En realidad, las pérdidas superaban los 3.000 millones de francos, es decir seis veces más que las previsiones del analista despedido.

La mayor hecatombe en la historia de la economía helvética habría costado 17.000 millones de francos, y la supresión de 5.000 puestos de trabajo en SairGroup.

Proceso criticado

Algunos expertos en derecho penal consideran que las probables penas que se pronuncien no serán severas y que posbiblemente sean saldadas con sentencias condicionales o multas. "Nadie irá a prisión", predice, por ejemplo, el penalista Daniel Jositsch.

A juicio de Karl Hostetter, catedrático de Derecho comercial en la Universidad de Zúrich, el procedimiento penal es inadecuado para tratar un asunto tan complejo como la tragedia de Swissair.

"El derecho penal puede sancionar estafas o fraudes. O infracciones groseras y voluntarias. Pero ese no es el caso de Swissair, donde más bien se trata de negligencia", señala a swissinfo.

No buscarán ganar tiempo

El procurador general del cantón de Zúrich, Andreas Brunner, está consciente de la situación. "Este proceso suscita expectativas muy elevadas, quizás demasiado elevadas. A veces tengo la impresión de que nos piden escribir la historia", señala.

El procurador admite que algunos hechos del asunto prescribirán en 2008. Pero la autoridad judicial no tiene la impresión de que los acusados quieran ganar tiempo. Ellos "saben que la improcedencia por prescripción es sólo una absolución de segunda clase".

swissinfo, Andreas Keiser

Contexto

El proceso se lleva a cabo desde el 16 de enero hasta el 9 de marzo en el distrito de Bülach.

Las audiencias se desarrollarán en la sala comunal de Bülach, con capacidad para 1.500 personas.

Las audiencias con los 19 acusados durarán hasta el 5 de febrero.

Los requistorios del Ministerio Público y los alegatos de la defensa se desarrollarán a partir del 15 de febrero.

El acta de acusasión tiene 100 páginas.

El Ministerio Público de Zúrich totaliza 40.000 horas de trabajo. Ha interrogado a 300 personas, hecho 20 pesquisas y reundio documentos en 4.150 carpetas.

Una primera versión del acta de acusación del 30 de marzo de 2006 fue anulada y reemplazada por una nueva versión presentada el 31 de diciembre.

El Ministerio Público prepara un segundo proceso, civil, que abordará las cuentas de la empresa aérea quebrada.



Enlaces

×