Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Tipo de cambio franco-euro


El banco central suizo toma al mundo por sorpresa


Por Andrea Ornelas


Christine Lagarde, directora del Fondo Moneterio International, confirmó que no había sido informada de las intenciones del banco central suizo. (Reuters)

Christine Lagarde, directora del Fondo Moneterio International, confirmó que no había sido informada de las intenciones del banco central suizo.

(Reuters)

La abolición del tipo de cambio mínimo que anunció ayer el Banco Nacional Suizo provocó reacciones contrastadas en los mercados financieros internacionales. La Bolsa suiza sufrió un descalabro del 8,7% con estragos acentuados para firmas como UBS o Swatch. En Europa y América el anuncio se tradujo en ganancias. Suiza despierta hoy con una paridad de 1,01 francos por euro.

“Una decisión así debe tomar a los mercados por sorpresa”, afirmó el Banco Nacional Suizo (BNS) al anunciar la eliminación del tipo de cambio mínimo de 1,20 francos suizos por euro que operaba desde septiembre de 2011. Y su objetivo se cumplió a cabalidad. Asombrada, Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional(FMI), confirmó que no fue informada en absoluto sobre las intenciones del BNS, a pesar de que este organismo ha fungido históricamente como árbitro de las principales variaciones cambiarias mundiales.

Mientras Suiza dormía, los mercados internacionales seguían su curso. El tipo de cambio se estabilizo en alrededor de 1,01 francos el euro durante la madrugada del viernes.

Suiza está reaccionando, según Lagarde, a las “políticas monetarias asincrónicas” del mundo. Los principales bancos centrales del planeta caminan en sentidos distintos. Con esta afirmación, la directora del FMI hace referencia tácita a que – según diversos analistas – la Fed prevé un repunte de tipos de interés en las próximas semanas, mientras el Banco Central Europeo (BCE) apostará en breve por un programa de recompra masiva de deuda que depreciaría nuevamente el euro y provocaría aún más presión sobre el franco. A ello se suman los temores sobre el futuro de Grecia y la zona euro.

Mercados, a río revuelto…

En Suiza, los mercados castigaron la intempestiva decisión del BNS. La Bolsa de valores helvética (SIX) cerró la jornada del jueves con una caída del 8,7% y algunas de las firmas más emblemáticas y globales acusaron retrocesos aún mayores. Los títulos de los bancos UBS y Credit Suisse cayeron más del 11%, los de Swatch un 16,4% y los del grupo de artículos de lujo Richemont, un 15,5%.

Crónica de un franco fuerte

2008: Estalla una crisis económica global. Suiza aún está a salvo de los especuladores. Sus reservas suman 47 064 millones de francos.

2009-2010: El franco se convierte en ‘moneda refugio’, apreciándose aceleradamente. El BNS compra divisas extranjeras para preservar la estabilidad del franco. Las reservas aumentan a 94 080 millones de francos a finales de 2009. Un año más tarde han escalado hasta los 202 742 millones.

2011: En agosto, el franco roza la paridad con el euro (1,04). En septiembre, el BNS anuncia un nuevo tipo de cambio mínimo de 1,20 francos por euro y afirma que comprará divisas ilimitadamente, si es necesario, para garantizar el cumplimiento de ese objetivo. Las reservas aumentan a 254 254 millones.

2012: El BNS compra grandes cantidades de bonos en euros, fundamentalmente de Francia y Alemania. Las reservas alcanzan los 427 196 millones.

2013: Ceden las presiones especulativas. En junio, las reservas suman 434 764 millones. Algunos expertos estiman que ha llegado el momento de abandonar el tipo de cambio mínimo.

2014: El BNS defiende en foros diversos la validez de su estrategia y confirma que mantendrá el control cambiario.

Enero 2015: El BNS anuncia la abolición del tipo de cambio mínimo, que en la hora posterior alcanza los 0,85 centavos de franco por euro, un nivel histórico jamás observado desde que existe la divisa europea.

En contrapartida, las principales bolsas europeas cerraron al alza, en gran medida, debido al efecto que tuvo la depreciación del euro – que promete un abaratamiento de las exportaciones europeas hacia Suiza. Madrid clausuró la jornada con una ganancia del 1,39%; París avanzó un 2,73%; Londres, 1,73%; y Fráncfort repuntó 2,2%.

América Latina, por su parte, siguió a las bolsas europeas y cerró con ganancias marginales en sus tres principales mercados. Brasil avanzó 0,8%; México, 0,04%; y Buenos Aires, 0,56%.

Polonia, Hungría y Croacia expresaron abiertamente su inquietud sobre la decisión el BNS, ya que más de 760.000 familias –la suma de los tres países– tienen créditos inmobiliarios denominados en francos suizos que se han encarecido súbitamente con la apreciación del franco.

Políticos a favor y en contra

En mundo político las reacciones fueron contrastadas. El presidente del Partido Socialista, Christian Levrat, expresó su molestia al afirmar que el BNS “está jugando con fuego y cometiendo un grave error de política monetaria”.

Más moderado, el vicepresidente del Partido Liberal Radical, Christian Lüscher, destacó que el banco central tomó esta decisión en total independencia y consideró que aunque habrá perdedores, “las empresas sabían bien que el tipo de cambio mínimo era una medida puntual y con una duración limitada. Y tuvieron tiempo para adaptarse a un nuevo entorno”. 

En la derecha conservadora de la Unión Democrática del Centro (UDC) las posiciones fueron dispares. Según Christoph Blocher, aún no es posible saber si la decisón del BNS es acertada o equivocada. Lukas Reiman, en cambio, la consideró una decisón “excelente, pero tardía”.

Riesgo exportador

Para memoria, las reservas internacionales suizas alcanzaron un nivel histórico de 495 000 millones de francos suizos el pasado 31 de diciembre. Las reservas sumadas de Francia y Alemania están por debajo de esta cifra.

En 2011, cuando inició el tipo de cambio mínimo del BNS, las reservas helvéticas sumaban de 254 254 millones de francos. Pero el repunte de dichos activos fue constante debido a la promesa de mantener un tipo de cambio mínimo de 1,20 francos por euro.

La determinación del BNS tendrá un claro impacto sobre la relación comercial entre Suiza y la Unión Europea (UE).

El 55% de las exportaciones helvéticas se dirigen a la UE, según la Secretaría de Estado de Economía (Seco). Y el 73% de las importaciones provienen del mercado común europeo, según datos al cierre del 2013.

Los tres principales mercados de Suiza en Europa son Alemania, Italia y Francia, en ese orden. Y los sectores que más ser verán afectados son los que tienen una mayor vocaciones exportadora, como la relojería o la maquinaria. Y también el sector turístico, ya que Suiza se volverá un destino aún más caro.

Las primeras estimaciones sobre los efectos que tendrá la medida han fluido ya. El banco UBS estima que la depreciación del euro frente al franco implicará para Suiza una pérdida de exportaciones de 5.000 millones de francos en 2015 y una “amputación” en el crecimiento económico de 0,7% este año. 

swissinfo.ch y agencias

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×