Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Transporte marítimo


Suiza, el discreto gigante del shipping


Por Andrea Ornelas


El portacontenedor Beatrice, de la empresa MSC, entra en el puerto de Amberes. (Keystone)

El portacontenedor Beatrice, de la empresa MSC, entra en el puerto de Amberes.

(Keystone)

El 90% del comercio global de mercancías se realiza por vía marítima. Y Suiza -un país sin costa-, es la segunda potencia mundial de un sector -reacio a facilitar información-, gracias a Mediterranean Shipping Company (MSC), basada en Ginebra.

Silenciosa, casi de puntillas, Suiza se convirtió en el siglo XXI en un centro neurálgico para el comercio internacional de materias primas.

La explicación lleva por nombre Ginebra, que “ha sido capaz de ofrecer una red que integra simultáneamente sociedades de trading, banca, seguros, shipping y de control de calidad”. Es lo que señala a swissinfo.ch Bernard Morard, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Ginebra (Unige).

Dentro de la red de servicios que describe Morard, el shipping tiene un papel fundamental, ya que el 90% del volumen del comercio mundial se desplaza por la vía marítima. Y la pequeña Suiza, situada en el corazón de Europa, es una de las principales potencias.

Shipping marítimo suizo

El shipping es la industria que se ocupa del transporte de mercancías. Actualmente, el 90% de los bienes que se comercian en el mundo por su volumen (toneladas) y el 80% en términos de valor nominal (dólares) lo hacen por vía marítima.

La GTSA estima que Ginebra gestiona el 22% del shipping marítimo internacional de materias primas.

Mediterranean Shipping Company (MSC), fundada en 1970, es el pilar del shipping suizo.

En 1985 tenía alrededor de 20 buques; en 2000 contaba con 125; hoy su flotilla comprende 462 navíos (40 más de lo que contabilizaba la UNCTAD a principios de 2011).

La mayoría de las mercancías que negocian y transportan las empresas ginebrinas jamás pasan por territorio helvético.

“La ubicación de la sede de las compañías está mucho menos relacionada con el movimiento físico de los bienes que con el clima general de negocios y la cercanía con los clientes”, explica Jan Hoffmann, de la UNCTAD.

Ningún experto se aventura a dar una cifra sobre cuánto vale actualmente este negocio en Suiza.

La danesa Maersk Line, que controla el 11,2% del mercado global, facturó 25.821 millones de dólares en 2011 (CHF 25.332 millones).

Por extrapolación y respetando las proporciones asignadas por la UNCTAD a los distintos jugadores del mercado, la facturación de MSC rondaría los 24.900 millones de dólares anuales (CHF 24.429 millones).

Número dos

Dinamarca, Suiza y Francia son los tres países con mayor capacidad de operación de buques portacontenedores en el mundo, según la edición 2011 de la Revista de Transporte Marítimo (RTM) que publica la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

“Una gran parte de la presencia suiza se debe a la compañía MSC, que tiene sede en Ginebra”, afirma Jan Hoffmann, jefe de la sección de Facilitación del Comercio de la UNCTAD.

En enero de 2011 –con una flotilla de 422 buques– MSC concentraba el 10,8% de la capacidad mundial de carga marítima vía portacontenedores (equivalente a 1,76 millones de teu -twenty-foot equivalent units-, referencia que mide la capacidad de carga de cada contenedor de 20 pies).

Un dato que solo supera la danesa Maersk Line (11,2% del mercado global) y seguido por la francesa CMA CGM Group (6,6%).

En su Revista 2011, la UNCTAD revela que el shipping es una actividad en la que solo 20 empresas concentran el 70% del mercado internacional.

El gigante MSC

MSC declinó conceder a swissinfo.ch una entrevista: “Como empresa privada (que somos), no revelamos resultados financieros”.

El Financial Times ha escrito que se trata de un grupo “que jamás ha publicado cifras financieras y cuyos ejecutivos rechazan rutinariamente las entrevistas”.

El diario ha destacado también que es una empresa que prefiere el crecimiento “orgánico”, esto es, la expansión alcanzada internamente, y no vía fusiones o adquisiciones. Una característica que la propia MSC reconoce en el escueto perfil empresarial que publica en su página web.

El fundador de MSC es el italiano Gianluigi Aponte, cuya fortuna estimada en 2.800 millones de dólares (2.747 millones de francos), figuraba en el puesto 412 de la lista de Forbes de 2008.

Sobre los primeros años de la empresa, un directivo helvético jubilado que dedicó al shipping los últimos 30 años de su vida productiva, acepta esbozar el perfil de la compañía, a cambio de que se preserve su anonimato.

“El eslogan del grupo en el año 2001 era: La tierra cubre un tercio de la Tierra… nosotros cubrimos el resto. Creo que esto dice mucho sobre la filosofía de MSC”, revela.

“Aponte fundó su empresa con un préstamo que le permitió comprar un buque alemán de segunda mano llamado Patricia. Un año después, adquirió otro barco llamado Rafaela, el nombre de su esposa. Y los primeros negocios importantes de MSC se desarrollaron entre el Mediterráneo y Somalia”, apunta.

Un hermético clan

Emmanuel Fragnière, profesor del Departamento de Economía Empresarial de la Escuela Superior de Gestión (HEC) de Ginebra, considera que el comercio internacional ha sido importante para Suiza desde hace muchos años (ver recuadro derecho).

Suiza entró de lleno en el negocio de las materias primas después de la Segunda Guerra Mundial con la negociación de granos en Ginebra. “Pero fue la caída del bloque soviético la que impulsó a Ginebra como hub comercial y es China la que ha provocado el actual boom con sus gigantescas importaciones”.

Pese a su importancia estratégica, la industria helvética del shipping marítimo lleva mal los reflectores. Swiss Marine, Riverlake y Shipping Assets Management (SAM), entre otros jugadores del mercado, también declinaron dar entrevistas a swissinfo.ch.

“Esto tiene que ver con la cultura del mercader, es decir, con la discreción; un mercader de antaño jamás debía dar información sobre precios si quería conservar su capacidad competitiva”, explica  Fragnière.

Este hermetismo hace imposible saber incluso el número exacto de empresas que ejercen esta actividad en Ginebra, reconoce el profesor de la Universidad de Ginebra, ya que hay grupos que ofrecen múltiples servicios, entre ellos el del shipping.

“Tampoco existen estadísticas oficiales en Suiza sobre esta actividad, pese a la necesidad que hay de ellas. El HEC intenta conducir investigaciones para cerrar esta brecha”, refiere.

Tiempos de cambio

A escala mundial, las cifras disponibles confirman la bonanza del sector hasta el estallido de la crisis. El comercio marítimo mundial en contenedores pasó de 2 a 4 billones de dólares entre 2001 y 2008, según la UNCTAD. 

El negocio retrocedió un 4% en 2009, y a partir de ahí inició un periodo de ajuste que aún está vigente.

Bernard Morard afirma que el comercio mundial, en general, registra una menor actividad y mayores problemas de financiación. Por otra parte, la geografía de los negocios se transforma.

En mayo pasado, el gigante de las materias primas Trafigura anunció que desplazará a Singapur parte de sus operaciones ginebrinas.

Victoria Dix, portavoz del grupo, confirmó a swissinfo.ch la noticia y explicó que la empresa ha estado muy centralizada en Europa, y como el centro del consumo se desplaza a Asia, Trafigura busca una mayor cercanía con sus clientes.

Una decisión estratégica que podría ser replicada por otros grupos. Los tiempos por venir serán pues menos generosos.

“Si se confirma una temida recesión del hemisferio norte con efectos sobre los próximos 20 años, el shipping podría verse afectado”, precisa a swissinfo.ch Jan Hoffmann.

Pero el experto de la UNCTAD destaca también que el cambio climático podría ser un aliado de este sector, ya que el “shipping marítimo es un medio de transporte menos contaminante que el terrestre o el aéreo”.

‘Hub’ ginebrino – cronología

1915. La Société Généralé de Surveillance (SGS) se establece en Suiza, país atractivo por su neutralidad política, su generoso acceso al financiamiento e inigualables beneficios fiscales para empresas.

1950-1955. Los productores estadounidenses de cereales Cargill y Ned Cook deciden abrir oficinas y fortalecer su operación internacional desde Ginebra.

1974-1975Crisis del petróleo. La banca ginebrina crea el llamado crédito transaccional, que permite seguir financiando operaciones de comercio internacional en medio del caos. Ginebra gana adeptos.

1970. Mediterranean Shipping Company (MSC) se establece en Ginebra.

1989-1990. Tras la caída de la URSS surgen un sinfín de agentes comerciales de materias primas que se instalan en Ginebra.

2003China inicia una importación masiva de todo tipo de bienes. Y Ginebra se dibuja como una plaza lista para ofrecer toda la red de servicios que exige el comercio de materias primas rumbo a Asia.

2006. Ginebra se ve en déficit de recursos humanos especializados. Su universidad y la Asociación de Comercio y Shipping de Ginebra (GTSA) crean un máster en comercio internacional. Dada la alta demanda, los estudiantes son remunerados por tomar esta formación.

swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×