Visita embarazosa de un ministro Cuando la política turca se da cita en Suiza




El jefe de la diplomacia suiza, Mevlüt Çavuşoğlu (izquierda), saluda a su homólogo suizio Didier Burkhalter en Ginebra en enero de 2017.

El jefe de la diplomacia suiza, Mevlüt Çavuşoğlu (izquierda), saluda a su homólogo suizio Didier Burkhalter en Ginebra en enero de 2017.

(Keystone)

Este domingo se espera la llegada a Suiza del ministro turco de Asuntos Exteriores, pero no para una visita de Estado. Mevlüt Çavuşoğlu realiza una gira de propaganda con vistas al referéndum del 16 de abril que prevé dar más poder al presidente Recep Tayyip Erdogan.  

Inicialmente, el jefe de la diplomacia turca debía entrevistarse el domingo con los cónsules de Turquía en Suiza y Austria, así como con los miembros de la diáspora turca (150 000 personas) en el Hotel Hilton del aeropuerto de Zúrich. Con un objetivo: convencer a la colonia turca para que vote a favor del referéndum del 16 de abril.

Ante las manifestaciones y los enfrentamientos que podrían producirse, las autoridades de Zúrich consideraron que no estaban en condiciones de garantizar la seguridad de una reunión de esta índole y se dirigieron al Ministerio suizo de Asuntos Exteriores. En un comunicado emitido el jueves, el Ministro afirma que las amenazas a la seguridad no son “tan excepcionales como para justificar una restricción de la libertad de expresión”.

Así, Mevlüt Çavuşoğlu podrá reunirse con la colonia turca en Suiza, pero no lo hará en el Hotel Hilton. La dirección del establecimiento anunció el jueves que había anulado el evento por no estar en capacidad de “garantizar la seguridad de los huéspedes, los participantes y los empleados del hotel”.

Cabe señalar que en los últimos días se han anulado varios encuentros públicos con ministros turcos en Alemania. Y en Holanda también ha sido cancelada una comparecencia pública de Mevlüt Çavuşoğlu prevista para el miércoles.

Dos preguntas a Vincent Chetail, profesor de Derecho Internacional Público en el Graduate Institute de Ginebra.

swissinfo.ch: Es poco habitual que un ministro de tan alto rango salga al extranjero para hacer campaña en vísperas de una votación. ¿Qué dice el derecho internacional en estos casos?

Vincent Chetail: En efecto, es bastante inhabitual, por no decir excepcional. El derecho internacional establece reglas específicas para este tipo de situaciones. Pero cada Estado es soberano y libre de rechazar la visita de un ministro extranjero en su territorio. Evidentemente, una decisión así genera tensiones diplomáticas, pero jurídicamente es posible.

swissinfo.ch: En noviembre pasado, la entonces ministra italiana para la Reforma Constitucional Maria Elena Boschi vino a Zúrich para defender el referéndum que convocó Matteo Renzi. Pero su visita no generó polémica. ¿Por qué causa tanto revuelo la del ministro turco?

V.C.: Lo que está en juego, el contexto político, es completamente diferente. Este referéndum constituye una pequeña revolución constitucional para Turquía. El país ha tenido tradicionalmente un régimen parlamentario y fue una de las primeras democracias en la región. Con la reforma del 16 de abril pasaría a un régimen presidencial que amplía los poderes del jefe del Estado. Esto genera mucha tensión y polariza el debate político. Y aún más cuando no está claro que el resultado del referéndum sea afín al poder turco, cuya política se ha endurecido considerablemente desde el fallido golpe de Estado.


Traducción del francés: Belén Couceiro, swissinfo.ch/sm

×