Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

WeCollect, la democracia digital Un año y más de 140 000 firmas

Desde hace un año, se pueden recoger firmas a través de la plataforma digital wecollect para el referéndum y la iniciativa popular, dos herramientas fundamentales de la democracia directa suiza. El fundador de wecollect está satisfecho con el éxito, pero también molesto con la falta de interés por parte de las autoridades.

“Con 100 000, me habría dado por satisfecho, pero 140 000… es un resultado fantástico, incluso si casi la mitad de estas firmas [más de 59 000] son a favor del permiso por paternidad, se felicita Daniel Graf, uno de los fundadores y actual moderador de wecollect.ch.

Para el permiso de paternidad, contra la venta de armas en el extranjero, para la transparencia en la financiación de los partidos: la filosofía de wecollect es apoyar proyectos que considera “progresistas” (izquierda liberal). En ella no vamos a encontrar una recolecta de firmas organizada por la UDC (derecha conservadora), un partido que recurre asiduamente a las herramientas de la democracia directa. “Pero nos han copiado, hasta tal punto que utilizaron la misma frase en la petición de referéndum contra la Estrategia Energética 2050 [aceptada en votación popular el pasado 21 de mayo], anota Daniel Graf. Me imagino que en breve crearán una plataforma similar a wecollect”.

De 10 a 15 años para la ‘landsgemeinde digital’

El activista originario de Zúrich está convencido que dentro de diez a quince años habremos pasado de la “democracia del buzón” a la colecta de firmas por teléfono inteligente. “Ya solo por el hecho de que cada vez hay menos buzones”, dice. En ese sentido, Graf considera un “escándalo” que el Gobierno suizo decidiera recientemente postergar el voto electrónico (e-voting) e interrumpir los trabajos sobre la recogida digital de firmas (e-collecting).

“La democracia es un juego de confianza”, asegura Daniel Graf. “Y en Suiza, la confianza en la democracia directa es alta. Pero esto significa también aceptar que no puede haber siempre una seguridad al 100%. Además, no hay que olvidar que después de una colecta se verifica la validez de cada firma, con lo cual la seguridad es doble”.

Pero esta no es la cuestión de fondo para Daniel Graf: Lo que pretende wecollect es simplificar (y abaratar) el ejercicio de la democracia directa. “Y esto no ha hecho más que empezar”, dice.